Horacio Rodríguez Larreta y Axel Kicillof hablarán mañana, pero el Ayuntamiento ya no evalúa restricciones

Como en los peores momentos del año pasado, pero sin la solidez política de 2020, Alberto Fernández quiere presentar una nueva acción mediadora entre Horacio Rodríguez Larreta y Axel Kicillof ante el vertiginoso aumento de casos de coronavirus en la Región Metropolitana, y el estrategias opuestas de ambas administraciones.

Horas después de confirmar su prueba positiva de COVID, y aislarse en Olivos, el mandatario habló durante quince minutos por videollamada con el mandatario porteño el sábado por la tarde. “Durante la semana, hablamos nuevamente para definir un política de salud coordinada para AMBAFernández resumió la conversación en sus redes sociales. Lo presentó como el “Jefe de Gobierno de CABA”. El año pasado, en los momentos más complejos de la pandemia, empezó a llamarlo “mi amigo Horacio Rodríguez Larreta”.

Este domingo, el jefe de Estado volvió a levantar el teléfono pero para hablar con Kicillof: el gobernador dijo que había hablado con Fernández sobre la situación de salud en Buenos Aires, y que habían acordado coordinar con el jefe de Gobierno “las gestiones”. ser tomado para detener el aumento alarmante de infecciones en la región AMBA

Rodríguez Larreta está tan preocupado como Kicillof por el aumento de casos. Este domingo, por cierto, los números encendieron las alertas: 5.274 positivos en la provincia y 1.944 en la ciudad, dos cifras altísimas para ser fin de semana. Pero la prisa del gobierno provincial por restringir las actividades no tiene eco en el gobierno de Buenos Aires.

En las últimas horas, incluso ha trascendido que el Presidente y Rodríguez Larreta se habían vuelto a comunicar para intentar tramitar la convocatoria tripartita, dadas las muy distintas declaraciones públicas de funcionarios de ambas administraciones sobre la hoja de ruta a seguir en AMBA. Portavoces del Ayuntamiento y Casa Rosada aseguraron, sin embargo, que la única conversación que existió entre ambos fue el sábado.

Este domingo, el cacique porteño aprovechó la travesía para viajar a la Exaltación de la Cruz, a la casa de Elisa Carrió, quien organizó un almuerzo de Semana Santa con Rodríguez Larreta, algunos amigos cercanos, el diputado Maximiliano Ferraro y legisladores porteños de la Coalición Cívica.

Alberto Fernández, Axel Kicillof y Horacio Rodríguez Larreta, en Olivos, a finales del año pasado.

Según fuentes oficiales, el titular de la Alcaldía y el gobernador deben comunicar este lunes para empezar a discutir los pasos a seguir ante la escalada exponencial de casos. “El año pasado avanzamos con fuertes restricciones con el 60% de camas ocupadas. Ahora no llegamos ni al 40% ”, explica la mesa de Rodríguez Larreta.

Kicillof está dispuesto a seguir adelante con las restricciones. Pero los objetivos de los responsables de salud en la provincia en ocasiones no guardan relación con los del propio gobernador, consciente, como su homólogo en el Ayuntamiento, de que el humor social no es apto para avanzar en restricciones como el año pasado. .

“Analizamos tres ejes: vida nocturna, transporte público y actividades recreativas“, resumen de La Plata. En la sede de Buenos Aires, en la calle Uspallata, aseguran, por el momento, que la única posibilidad de acción es por la noche: bajar, por ejemplo, el cierre de la gastronomía de 2 am a medianoche.

El plan de seguir adelante con la implementación de cuatro semanas “muy duras”, según revelaron fuentes del Ministerio de Salud de Buenos Aires, no tendría, a priori, ninguna respuesta exitosa por parte del gobierno porteño. “Sería útil que el plan de vacunación avanzara rápidamente y en esas semanas se vacunara a toda la población en riesgo. Pero hoy no lo parece ”, abundó este diario de Uspallata.

Según el último informe oficial, el domingo se distribuyeron 5.893.445 dosis en todo el país bajo el plan de vacunación.

Noticia de Argentina