¡Humanismo mexicano! | El Heraldo de México

Desde principios del siglo XX se habla del humanismo mexicano. Por ejemplo, el escritor Gabriel Méndez Plancarte, en su libro «Humanistas del siglo XVI», publicado en 1946 por la Universidad Nacional Autónoma de México, ya analizaba y comentaba «sobre los fundadores del humanismo mexicano, sobre aquellos hombres ilustres que con su vida o con su enseñanza, sembraron entre nosotros esa semilla fértil, destinada a convertirse en una frondosa rama del árbol de nuestra cultura”.

Otros ejemplos son los libros «Historia del humanismo mexicano: sus textos neolatinos y contextos en cinco siglos», escritos por Tarcisio Herrera Zapien editados por Porrúa o el libro «Herencias del humanismo en la filosofia mexicana» de la UAM.

Estos ejemplos demuestran el profundo análisis y comprensión del presidente AMLO de la historia de México, así como del momento que vive nuestro país en el contexto internacional y nacional. Tiene sentido actuar en su gobierno, con sus decisiones, y subraya su eje principal: ¡el ser humano!

El humanismo fue un movimiento filosófico y cultural que surgió en Europa durante el siglo XIV. Inspirado en la filosofía y la cultura grecorromana, dio prioridad a la razón sobre la fe y se interesó por el concepto del hombre como centro del universo.

El humanismo es una filosofía de vida democrática y ética, que afirma que el ser humano tiene el derecho y la responsabilidad de dar sentido y forma a su propia vida.

Es muy importante lo que ha logrado este gobierno federal al devolver la ideología y la filosofía al debate nacional a favor o en contra, fue muy lamentable lo que habían hecho gobiernos anteriores que querían eliminar, por ejemplo, la ética o el análisis a fondo de las decisiones de gobierno. para aislar a la gente de ellos.

Twitter político:

Felicito el concepto “humanismo mexicano” y los invito a investigarlo para comprenderlo y valorarlo. Ahora podemos ver una dirección clara para un gobierno, esperamos que otros sigan el ejemplo, especialmente en las áreas de educación y cultura, así como en la investigación en ciencias políticas.

* Poner nombre a una calle, parque, avenida o paseo tiene una alta responsabilidad y requiere investigación, no debe ser solo una idea o una ocurrencia, debe ser una certeza. Propongo debatir y socializar el nombre Paseo esmeralda que se pretende poner en la vía Guadalupe / Avenida Juárez, en la capital de San Luis Potosí.

Desde San Luis de la Patria

POR ARCO. JUAN CARLOS MACHINENA MORALES
[email protected]
@JCMACHINENA

MBL

Continuar leyendo: ¡Humanismo mexicano! | El Heraldo de México