Igualito que en Dinamarca | El Heraldo de México

estoy en Dinamarca; viaje de negocios y placer. A veces, por tergiversación y casi sin querer, me he dedicado a comprobar si México es como Dinamarca. Es decir, es culpa de López Obrador, ya que nos ha prometido acercarnos a ese país en varias ocasiones en los últimos cuatro años.

Bueno, temo informarte que no. Que nada de eso.

Sé que me dirán que para concluir lo anterior no fue necesario venir aquí. Sin embargo, valió la pena demostrar y buscar otras NO similitudes, algunas que comparto a continuación.

Comienzo estableciendo que el PIB per cápita de Dinamarca supera los 67.000 dólares al año y, bueno, se nota. Copenhague es una ciudad muy limpia, con poco grafiti y poca propaganda política, del tipo que hoy inunda las calles de la CDMX. Mientras observaba a la guardia real, la reina Margarita entró en su palacio conduciendo una camioneta, seguida solo por un vehículo de escolta con dos guardias. Los daneses de la plaza la aplaudieron (nada fuerte) y señalaron a su monarca, destacando lo poco que les cuesta y lo mucho que hace por el país. Vaya, idéntico al nuevo Jetta de López Obrador y toda la caravana que lo acompaña…

Y hablando de gobernantes, uno de los animales que componen el escudo de armas danés es el ganso. No uno cansado, sino uno de la realeza y uno que realmente ayuda a impulsar la economía de su país.

Es un país que cree y apuesta por las energías limpias, y donde el medio de transporte más utilizado es la bicicleta (hay cinco veces más bicicletas que coches). Incluso cuando hace frío, puedes ver a la gente rodando en ellos. El sistema de vías de comunicación de éstas es extenso. Los taxis, por su parte, cuentan con un sistema integrado que al finalizar el viaje informa al pasajero cuánto CO2 se generó durante el trayecto.

Caminar tarde en la noche no es peligroso porque el crimen es casi cero. Daba vergüenza decir que en México este año ya ha habido más de 27,000 muertes producto de la violencia. Evidentemente no entienden cómo, sin estar en guerra, tenemos más asesinatos que en la guerra de Ucrania hasta ahora (poco más de 6.900). Para ponerlo en perspectiva, en Dinamarca hay menos de un homicidio por cada 100.000 habitantes; en nuestro país hay 28. Casi lo mismo…

La limpieza se da por sentada. Aunque está plagada de canales, el agua no apesta a la ciudad como en casi cualquier puerto de México. Además, en «Kobenhavn» mantienen una relación simbiótica con el agua (¿se le puede llamar de otra manera?), entendiendo que no solo la utilizan para transportar mercancías, hacer deporte (muchos kayaks) o vivir en un barco, sino que depender de ella y vivir gracias a ella. La política pública prioritaria de la capital danesa es cuidarla y mantenerla limpia. Ningún otro tema de infraestructura recibe más recursos presupuestarios.

Al decir que nuestro actual presidente quiere tener un sistema de salud como el danés, la primera pregunta que quiero saber aquí es qué porcentaje del PIB se dedica al sistema de salud en México. En Dinamarca es casi el 12%. Los ojos de mis interlocutores se abrieron como platos cuando señalé que López Obrador y la 4T han mantenido desabastecimiento de medicamentos, quimioterapia, vacunas y hasta en el tamizaje neonatal. No entienden cómo se gasta el 6% del PIB en México con esas prioridades y esos paupérrimos resultados.

El sistema de salud danés se financia principalmente con un impuesto especial que pagan todos los ciudadanos (y los que viven aquí) sin excepción. No hay economía informal, por supuesto (en México es el 70% de la PEA). Y la atención es, realmente, universal (cobertura global, incluidos los dentistas). Por cierto, Dinamarca no solo sirve a su población con ese presupuesto, también realiza importantes investigaciones contra el cáncer.

Durante mi estancia en este país, descubro lo seria que es la educación para los daneses y lo despreciable que es el populismo fantasioso. Son conscientes de que una educación de vanguardia ES la piedra angular del desarrollo como persona y el progreso como país. Para terminar pronto: como en México.

POR VERÓNICA MALO GUZMÁN
[email protected]
@MALOGUZMANVERO

MBL

Continuar leyendo: Igualito que en Dinamarca | El Heraldo de México