Inauguran el Museo del Meteorito, un mausoleo a los dinosaurios en Yucatán

Progreso, Yucatán.- Hace 66 millones de años cayó en Chicxulub un meteorito que causó la quinta gran extinción en la Tierra que acabó con los dinosaurios. Hoy se ha levantado un mausoleo dedicado a estos animales, justo en esa zona de impacto, en el municipio yucateco de Progreso.

se trata de la muso del meteorito que recientemente abrió sus puertas tanto para visitantes locales como para turistas de todo el mundo, que ofrece una experiencia inmersiva para conocer la historia del planeta y de aquellos seres que vivieron hace más de 200 millones de años.

los paleontólogo Arturo González González, quien formó parte del equipo a cargo de la museografía y el concepto de este sitio, afirmó que la idea era crear un espacio que cuente lo que sucedió en Chicxulub cuando una gran bola de fuego chocó contra la Tierra.

“El meteorito tenía 12 kilómetros de diámetro y generó un cráter de más de 150 kilómetros, es decir, dentro de él vive casi toda la población de Yucatán. Claro que en ese momento este lugar era mar y ahora el cráter tiene un kilómetro de profundidad, por eso podemos ver las huellas en los anillos de los cenotes”, recordó la especialista.

Aunque en esta región no habitaron dinosaurios, sino reptiles marinos que habrían muerto instantáneamente al impactar, las investigaciones demuestran que fue precisamente en Chicxulub donde comenzó el cataclismo que los extinguió. Toda esa historia se cuenta en el Museo, desde todo lo relacionado con la teoría del Big Bang hasta los primeros descubrimientos de fósiles de dinosaurios en el desierto del norte de México.

Arturo González explicó que el objetivo es que dicho museo se convierta en un homenaje, monumento o mausoleo de estos animales que habitaron el planeta, por eso también se exhiben en sus áreas al aire libre cinco grandes esculturas de fósiles mexicanos descubiertos por científicos y que pocas personas conocen. . .

El investigador, quien también es director del Museo del Desierto en Coahuila, destacó que este nuevo espacio exhibe una réplica del Monstruo Aramberri, un reptil marino de 18 metros de largo que fue descubierto en Monterrey en la década de 1980; así como la del Quetzalcoatlus Nortrophi, uno de los animales voladores más antiguos de la Tierra que medía 12 metros de ala a ala.

El Museo, que fue construido sobre el Malecón de Progreso y frente al mar del Golfo de México, también cuenta con evidencia fósil real del planeta de más de 4500 años de antigüedad que los visitantes pueden tocar. Además, cuenta con un túnel del tiempo que transporta 80 millones de años atrás para conocer la grandeza y diversidad de los dinosaurios.

El concepto es totalmente inmersivo y por eso se utiliza tecnología de última generación, por lo que la historia se cuenta a través de mappings y realidad aumentada, como en la sala Minuto Cero, donde se recrea el momento del impacto del meteorito. Y para animar a los niños y niñas a acercarse a la ciencia, cuenta con un campamento paleontológico y un laboratorio de genética.

También hay tabletas digitales para que los huéspedes diseñen su propio dinosaurio, y figuras con sonido y movimientos robóticos de especies como tiranosaurios, espinosaurios, dilofosaurios, triceratops y triceratops, cada uno con información sobre sus características.

“La idea es que puedas interactuar con todo lo que hay adentro y tocar con responsabilidad, que sea una nueva versión de un museo donde no haya vitrinas aburridas ni certificados, sino un espacio dinámico que te muestre la historia de una manera única. increíble y en los cinco sentidos. Tiene la calidad educativa, la tecnología y la experiencia que puede sorprender a cualquier persona a nivel mundial”, dijo Arturo González.

La construcción del edificio estuvo a cargo de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu) y el Gobierno de Yucatán estuvo a cargo de la museografía y la instalación, además de operarlo a través del Patronato Cultur.

Muy rápidamente se está convirtiendo en un espacio para mostrar lo sucedido en Chicxulub, el impacto que cambió la vida del planeta, así como el trabajo que se está realizando en torno al patrimonio fósil de México.

“Y no es solo un museo para conocer las primeras páginas de la historia de la Tierra, sino que los recorridos se cierran con una experiencia en 3D en la que los visitantes pueden reflexionar sobre la sexta extinción, la que hoy estamos provocando los humanos. . Es una reflexión para empezar a tomar medidas que nos permitan dejar un futuro digno a las próximas generaciones”, concluyó el paleontólogo.

MAAZ

Continuar leyendo: Inauguran el Museo del Meteorito, un mausoleo a los dinosaurios en Yucatán