Inicio California Isleños del Pacífico golpeados por el coronavirus

Isleños del Pacífico golpeados por el coronavirus

Todavía era temprano en el brote de coronavirus de California cuando Lina Ili comenzó a sentir los síntomas que pronto cambiarían la vida de su familia.

Tosiendo y con fiebre, se escondió en el dormitorio de su casa de Long Beach durante semanas. Pero la respiración se hizo cada vez más difícil, dijo Ili, de 46 años. “Ni siquiera podía acostarse porque se sentía como una pesadez en el pecho”.

El 5 de abril, su esposo, Aoga Ili Jr., decidió que era hora de llevarla al hospital, donde dio positivo por COVID-19.

Al día siguiente, su hijo de 22 años, Taylor, fue hospitalizado. Unos días después, su esposo también. En cuestión de días, tres de los cinco miembros de su hogar fueron ingresados ​​en la unidad de cuidados intensivos. A Lina le fue peor y pasó cuatro días en un ventilador.

“No le desearía a mi peor enemigo”, dijo. “Tan simple como respirar, ya no lo doy por sentado”.

Los Ilis, cuyos padres vinieron de Samoa hace más de 40 años, se encuentran entre los cerca de 1,400 californianos con ascendencia en Hawai, Samoa, Fiji, Tonga y otras islas del Pacífico que han sido infectados con el coronavirus, que está enfermando y matando a los miembros del pequeño pero comunidad muy unida en números desproporcionados.

En el condado de Los Ángeles, los isleños del Pacífico sufren la tasa de infección más alta de cualquier grupo racial o étnico, más de 2,500 por 100,000 residentes. Eso es seis veces mayor que para los blancos, cinco veces mayor que para los negros y tres veces mayor que para los latinos, según los datos demográficos de salud del condado que excluyen a Long Beach y Pasadena, que tienen sus propios departamentos de salud.

Los expertos en salud dicen las razones son similares a por qué los negros y los latinos se enferman y mueren a tasas más altas: acceso reducido a la atención médica; niveles más altos de pobreza; vivienda abarrotada; hogares multigeneracionales que dificultan la distancia física o la cuarentena; y tasas más altas de afecciones de salud subyacentes que aumentan el riesgo de enfermedad grave por COVID-19, como enfermedad cardíaca y pulmonar, asma y diabetes. Muchos isleños del Pacífico también trabajan en trabajos de primera línea, como servicio de alimentos, hospitalidad y atención médica, donde tienen más probabilidades de contraer el virus y traerlo a casa.

Pero los líderes de la comunidad dicen que hay otros factores que son exclusivos de la cultura de los isleños del Pacífico, y dicen que los funcionarios de salud pública no han logrado abordarlos adecuadamente.

Entre estos factores se encuentran las tradiciones culturales que se centran en grandes reuniones familiares, servicios religiosos en persona, funerales y celebraciones de cumpleaños que, en algunos casos, han continuado a pesar de las órdenes de mantener la distancia social. Los líderes de la comunidad de las islas del Pacífico dicen también que un estigma cultural asociado con un diagnóstico positivo puede estar facilitando la propagación del virus.

“El factor de la vergüenza es real”, dijo el Dr. Raynald Samoa, endocrinólogo de City of Hope en Duarte que luchó contra COVID-19. “La gente no está evaluando a sus familias. No hablan, no se identifican porque temen tener que quedarse en casa y no tener un impacto negativo en su familia ”.

Deberías leer:   California desesperada por signos de cambio de coronavirus

Samoa ha ayudado a crear conciencia al hablar sobre su experiencia en los videos de Facebook y otras apariencias e instando a los isleños del Pacífico a tomarse el virus en serio y prestar atención a las pautas de salud.

Samoa criticó a los funcionarios de salud por no tomar medidas proactivas para reducir las tasas de transmisión e infección en las comunidades de las islas del Pacífico.

Deberías leer:   LA vota para reanudar limpiezas importantes cerca de refugios para personas sin hogar

“Desearía que hubiera cosas en su lugar, pero no había nada”, dijo Samoa. Eso dejó a los grupos de las islas del Pacífico reunir su propio equipo de respuesta COVID-19, diseñar su propia estrategia y mensajes basados ​​en el trabajo anterior con enfermedades crónicas como la diabetes y el cáncer, y presionar al condado para que lo use.

California alberga a casi 317,000 isleños del Pacífico y más de 55,000 de ellos residen en el condado de Los Ángeles, según datos del censo que incluyen a personas que se identifican como multirraciales, lo cual es común en la comunidad.

A nivel estatal, los isleños del Pacífico han experimentado infecciones y muertes a tasas más altas que la mayoría de los otros grupos, pero las disparidades no son tan pronunciadas como en el condado de Los Ángeles. Su tasa de infección en todo el estado es tres veces mayor que la de los californianos blancos, y un 20% más alta que la de los latinos, mientras que su tasa de mortalidad es casi un 60% más alta que la de las personas blancas, pero menor que la de los residentes negros.

Si bien las cifras siguen siendo pequeñas en general (California reportó 35 muertes y 1,389 casos confirmados entre los isleños del Pacífico al 15 de julio), revelan una cifra enorme en una comunidad que ya experimenta tasas más altas de afecciones de salud subyacentes. Dieciséis residentes de las islas del Pacífico en el condado de Los Ángeles han muerto, a razón de 83 por cada 100,000 personas, el doble que los residentes del condado blancos y latinos.

Los funcionarios de salud dicen que no están sorprendidos por las altas tasas de enfermedad.

“Lamentablemente, estas disparidades son consistentes con otras disparidades de salud que vemos y reflejan inequidades profundamente arraigadas y generalizadas en nuestra sociedad que en parte están alimentadas por el racismo, la xenofobia y la falta de oportunidades y recursos para apoyar una salud óptima”, Natalie Jiménez, una portavoz del Departamento de Salud Pública del condado de Los Ángeles, dijo en un correo electrónico.

El departamento de salud del condado ha examinado las estadísticas sobre nativos hawaianos e isleños del Pacífico “desde el comienzo de la epidemia de COVID”, pero inicialmente no los informó para proteger la confidencialidad “debido al bajo número de casos y muertes reportados”, dijo Jiménez.

Los funcionarios de salud locales comenzaron a divulgar datos sobre infecciones y muertes entre los isleños del Pacífico a instancias de grupos comunitarios que vieron una falta de respuesta específica. Los líderes de las islas del Pacífico comenzaron a presionar a los funcionarios, condado por condado, para que publicaran datos sobre su comunidad en lugar de agruparlos con los asiáticos.

Deberías leer:   Brote de COVID-19 en la fila de la fraternidad de la USC; al menos 40 infectados

En el condado de Los Ángeles, los funcionarios de salud comenzaron a publicar esos números a fines de abril, dos días después de que los grupos de las islas del Pacífico lo solicitaron en una reunión de Zoom.

Jiménez, la portavoz del departamento, dijo que “la razón por la que comenzamos a publicar los datos desglosados ​​fue que, en base a los aportes de la comunidad y la amenaza sin precedentes planteada por la epidemia de COVID, sentimos que los beneficios superaban los riesgos de publicar las estadísticas”.

Esas estadísticas han sido cruciales para que las personas de la comunidad tomen en serio la amenaza, dijo ‘Alisi Tulua, gerente de programa de la Alianza de la Comunidad Asiática y de las Islas del Pacífico del Condado de Orange, que presionó por su liberación. “Hemos estado utilizando los datos como nuestro punto de conversación más grande y convincente”.

Sin embargo, con la reapertura parcial y el reciente aumento en los casos, los grupos comunitarios y los líderes religiosos temen que solo vean la tendencia agravada a medida que las olas del virus se propaguen a través de sus familias e iglesias.

Deberías leer:   Extrañaba DACA con Obama. Trump arruinó su segunda oportunidad

“Nuestra comunidad ha vuelto al trabajo y está más expuesta. Por lo tanto, será el doble de difícil poner en cuarentena e intentar hacerse la prueba ”, dijo Tulua. “Si bien se está aplanando para otras personas, todavía está escalando en nuestra comunidad. Si lo traemos a casa, tal vez estemos bien, pero nuestros padres sufrirán. Y si no tenemos cuidado, vamos a matar a toda una generación de nuestra gente “.

El pastor Kitione Tuitupou, a la izquierda, transmite en vivo los servicios desde el interior de la Primera Iglesia Metodista Unida de Bellflower.

El pastor Kitione Tuitupou, a la izquierda, transmite en vivo los servicios desde el interior de la Primera Iglesia Metodista Unida de Bellflower, cuya congregación de unos 100 es mayoritariamente tongana.

(Christina House / Los Angeles Times)

Jiménez dijo que el departamento de salud del condado de Los Ángeles ha estado trabajando con grupos de las islas del Pacífico durante unos meses para crear “materiales sensibles y culturalmente relevantes” que resuenen en la comunidad. Eso incluye “alcance personalizado” con gráficos educativos que se compartirán en las redes sociales en los idiomas tongano, samoano, chamorro y marshalles, videos de anuncios de servicio público con líderes de la comunidad tongana, samoana y chamorro y fotos de familias de las islas del Pacífico con máscaras. Esos materiales se están distribuyendo a los líderes de la comunidad, dijo.

Debido a que los funcionarios de salud aún no habían publicado datos sobre los isleños del Pacífico, el Ilis no sabía que su comunidad estaba viendo tasas más altas de infección por coronavirus cuando comenzaron a enfermarse.

El hijo mayor, Pelé Ili, de 26 años, se convirtió rápidamente en el único adulto sano en su hogar, y de repente se convirtió en el cuidador de toda su familia, atendiendo a sus padres y hermano enfermos mientras trataba de proteger a su hermano de 12 años, Solo, de enfermarse también.

El domingo de Pascua, Pelé, gerente de servicio de una empresa de nómina que también blogs, publicó sobre la experiencia de su familia en Instagram en un esfuerzo por lograr que otros tomen en serio las órdenes de quedarse en casa.

Deberías leer:   Muerte del hermano de Frank Ocean, de 18 años, confirmada por forense

“Fui ingenuo al pensar que esto no podía tocar a mi familia. Era ignorante al pensar que sentirme saludable significaba que estaba bien para asistir a algunas reuniones pequeñas, pero poco sabía que mi casa estaba comprometida “. Pelé escribió el 12 de abril.. “… Esto podría suceder en cualquier lugar, en cualquier momento y a cualquier persona cuando no esté en casa. Nadie está por encima de esto “.

Ser abierto fue importante para combatir el estigma, dijo más tarde Pelé. “Los isleños del Pacífico tienen este sentido de orgullo, donde pueden cuidarse a sí mismos y quieren mantener todo en casa, ya sabes, solo para no llamar tanto la atención sobre nuestra familia”.

Documentó la terrible experiencia de su familia, filmando un extenso video y publicarlo en YouTube, y ahora lo recuerda como uno de los momentos más abrumadores y emotivos de su vida.

“Hubo momentos en que no sabía si alguna vez volverían a salir”, dijo. “Apenas podían hablar. Y creo que la parte más difícil fue no saber lo que iba a suceder “.

El Dr. Samoa y otros líderes temen que, además del lugar de trabajo, las personas estén expuestas al virus en las iglesias que son el corazón de muchas comunidades de las islas del Pacífico.

Si bien algunos han tomado precauciones de salud, otros aparentemente los han ignorado, incluida una iglesia que realizó una recaudación de fondos en persona el mes pasado que también se transmitió en línea, dijo Samoa. “No vi una máscara en ese lugar y el distanciamiento social fue mínimo”.

“Las iglesias son donde las personas se congregan, es el centro del pueblo”, dijo Samoa. “Entonces, si el liderazgo de la aldea no promueve comportamientos seguros, entonces la comunidad sufre”.

Pastor Kitione Tuitupou i

Debido a la pandemia de COVID-19, el Primer Pastor de la Iglesia Metodista Unida de Bellflower, Kitione Tuitupou, ahora transmite en vivo los servicios dominicales.

(Christina House / Los Angeles Times)

El reverendo Kitione Tuitupou, pastor de la Primera Iglesia Metodista Unida de Bellflower, una congregación multiétnica de unas 100 personas que es mayoritariamente tongana, ha estado actuando de manera segura, transmitiendo en vivo los servicios dominicales desde que se emitieron las órdenes de quedarse en casa en marzo.

Deberías leer:   El condado de Los Ángeles cierra negocios por casos COVID-19 no reportados

Si bien las personas están ansiosas por regresar, también tienen miedo, dijo. “La fe de la gente realmente los sostiene en este momento. Entonces, aunque realmente quieran regresar a la iglesia, les recordamos que sean pacientes ”.

Para los Ilis, la suspensión repentina de las reuniones en persona ha sido difícil y aislada.

Tuvieron que detener su asistencia semanal a la Iglesia de San Cornelio y las comidas que comparten con la familia extendida después en favor de una Misa en vivo. Sin embargo, han adoptado nuevas tradiciones para mantenerse conectados, como una hora de oración Zoom a las 5:30 p.m. miembros de la familia del estado.

“Estamos aprendiendo a ser creativos”, dijo Pelé.

Lina Ili, ahora recuperada, hasta el día de hoy no sabe dónde contrajo el virus, pero todavía está lidiando con el estigma.

“La gente todavía tiene miedo de estar en la misma área que nosotros”, dijo. Pero en este punto, dijo que solo lamenta haber luchado contra la enfermedad en casa durante demasiado tiempo.

Ella, como su hijo mayor, ahora habla en seminarios web instando a otros isleños del Pacífico que pueden estar sintiendo síntomas a hacerse la prueba y buscar ayuda médica.

“La parte más difícil para nuestra cultura es admitir que necesitas ayuda”, dijo Lina. “Podrías ayudar a alguien más o salvar una vida”.

California Corresponsal
Las ultimas noticias de California, editadas por los corresponsales en California. Si quieres sumarte no dudes en contactarnos.

Most Popular

Muerte del hermano de Frank Ocean, de 18 años, confirmada por forense

Los dolientes dejaron ramos de flores, velas encendidas y una pelota de fútbol donde el Tesla se había estrellado. Algunos se abrazaron, incapaces...

Clare Crawley “comenzó a comunicarse” con la concursante de soltera que se enamoró antes de la filmación

El mismo mes en que Clare comenzó a filmar, habló sobre los concursantes en su temporada en una sincera entrevista en el Hora...

Aurora, el Departamento de Policía de Colorado se disculpa después de esposar a una familia negra, incluido un niño de 6 años, porque pensaban...

#Roommates, un video viral inquietante de una familia negra (incluidos niños menores) esposados ​​por la policía con armas desenfundadas ha dado lugar a...

Oppo Reno 4 Pro saldrá a la venta en India hoy: precio, especificaciones, ofertas

Oppo Reno 4 Pro está listo para salir a la venta hoy en India. El teléfono estará disponible a través de varios...