Jean Breeze, la primera mujer de la poesía Dub, muere a los 65 años

Jean Breeze, un apasionado poeta jamaicano que se deleitaba con la interpretación de poesía doblada, un estilo de narración a medias hablado y a medio cantar, a menudo respaldado por los ritmos del reggae, murió el 4 de agosto en un hospital de Kingston. Ella tenía 65 años.

Su muerte fue anunciada en las redes sociales por su agencia británica, Renaissance One Writers and Events. No se dio ninguna causa, pero había estado sufriendo una enfermedad pulmonar crónica durante años.

La Sra. Breeze, conocida como Binta, fue ampliamente reconocida como la primera mujer en hacerse un nombre en el género de la poesía dub, dominado por los hombres. (Dub es un término de grabación que se refiere al proceso de agregar o eliminar sonidos). El género se originó en Kingston en la década de 1970 y se amplificó en Londres y Toronto, ambas ciudades con grandes poblaciones de inmigrantes caribeños, y fue en Inglaterra donde la Sra. Breeze saltó a la fama.

Se destacó por la pasión de sus actuaciones, la cruda honestidad de sus historias personales y su uso de la lírica vernácula de Jamaica. A fines de la década de 1990, la poeta Maya Angelou le pidió a la Sra. Breeze que actuara en su fiesta de cumpleaños número 70, donde la Sra. Breeze recitó, acompañada por un coro de gospel, de manera tan conmovedora que la Sra. Angelou inmediatamente cruzó el escenario y la abrazó.

En su poema “The Garden Path” (2000), la Sra. Breeze describió su visión poética. “Quiero convertir las palabras en música, ir más allá del lenguaje y convertirme en sonido”, escribió. Se le atribuyó la combinación del patois jamaicano con el inglés estándar para crear formas y ritmos poéticos innovadores.

“Para mí, una característica clave de su legado como poeta caribeña es cómo encarnó maravillosamente la intersección entre el rigor literario y el poder de la interpretación”, dijo Owen Blakka Ellis, un viejo amigo, al sitio web de Global Voices.

Deberías leer:   Un año después, la decapitación de un maestro de escuela todavía persigue a Francia

Uno de los recuerdos más vívidos de la infancia de la Sra. Breeze fue el de su abuela sentada en su dormitorio y recitándole poesía de memoria todas las noches.

“Así que vino de una voz, no de una página”, dijo a Marxism Today en 1988. “La voz es tan importante como el poema porque le da vida a la palabra”, dijo. Ésta, agregó, fue la razón por la que puso tanto énfasis en el desempeño.

“Es difícil saber de antemano cómo será una lectura”, dijo. “A veces es muy doloroso y, a veces, es muy liberador. Pero siempre es una comunicación “.

Su trabajo se basó en diversas influencias, lo que Marxism Today llamó “el crisol reacio que es Londres, su infancia rural en Jamaica y la angustia urbana de Kingston”. Sus temas principales incluyeron las luchas y la explotación de las mujeres, la opresión política y las enfermedades mentales.

A la Sra. Breeze le diagnosticaron esquizofrenia cuando tenía poco más de 20 años y su trabajo estaba repleto de referencias a lo que ella llamaba “locura”. En “Riddym Ravings and Other Poems” (1988), uno de sus primeros trabajos, los “desvaríos” del título son los de una mujer sin hogar sentada en un banco del parque. También se conocía como “El poema de la loca”.

Al mismo tiempo, gran parte de su trabajo fue alegre. Otras colecciones incluyeron: “Al borde de una isla” (1997); “La llegada de Brighteye y otros poemas” (2000), que incluía una versión del cuento de Chaucer’s Wife of Bath; “The Fifth Figure” (2006), sobre cinco generaciones de mujeres negras británicas; y “La niña del tercer mundo: poemas seleccionados” (2011). También realizó varias grabaciones, incluida “Riding on de Riddym” (1996), y colaboró ​​con el grupo afroamericano a capella Sweet Honey in the Rock.

Deberías leer:   La agencia del Reino Unido emite una advertencia sobre el cambio climático antes de la cumbre de la ONU

La Sra. Breeze dividió su tiempo entre Jamaica e Inglaterra y actuó regularmente en festivales literarios. También fue directora de teatro, coreógrafa, actriz y profesora, y escribió para televisión y cine. Se instaló por un tiempo en la ciudad de Leicester, en Midlands, donde enseñó escritura creativa como miembro honorario en la Escuela de Inglés de la Universidad de Leicester.

Crédito…Libros Bloodaxe

Nació como Jean Lumsden el 11 de marzo de 1956 en una zona rural de Jamaica. Su padre era inspector de salud pública y su madre estudiaba para partera. Jean fue criada principalmente por sus abuelos, que eran agricultores, en Patty Hill, un pequeño pueblo en las colinas de Hannover.

Surgió como una poeta de doblaje por casualidad.

Después de la secundaria, enseñó y practicó el rastafarianismo. Un día, escuchó en la radio, de la que solía recibir orientación, la canción de Otis Redding “Sentado en el muelle de la bahía”. La inspiró a tomar un autobús a Montego Bay, a unas 15 millas de distancia, y sentarse en un muelle allí mientras esperaba a ver quién podía venir.

Finalmente, un hombre rasta la vio escribir y le preguntó si era poeta. Ella dijo que sí. Le dijo que esa noche había una fiesta en honor a Haile Selassie, el último emperador de Etiopía, a quien los rastafaris veneran. El hombre le preguntó si quería leer un poema allí y la invitó a un ensayo con una banda.

Deberías leer:   La apatía y la cautela del Kremlin deja a los rusos sin vacunar

Cuando apareció, Mutabaruka, el renombrado poeta de doblaje jamaicano, estaba en el ensayo y le dijo a la banda que la respaldara con un ritmo particular. Luego recitó su poema “Resbalón, tonto”. A Muta, como lo llamaban, le encantó su actuación y la llevó a un estudio para grabar el trabajo.

“Y en un mes”, dijo en una entrevista de 2018 con la revista Contemporary Women’s Writing, “tuve la primera grabación en la radio en Jamaica como la primera poeta de doblaje”.

Luego se matriculó en la Escuela de Teatro de Jamaica en Kingston.

Para entonces, había terminado un breve matrimonio con Brian Breese, uno de sus antiguos maestros. (Cambió su apellido a Breeze.) Sus sobrevivientes incluyen un hijo, Gareth Breese, un destacado jugador de críquet de las Indias Occidentales, y dos hijas, Imega y Caribe.

Un punto de inflexión llegó cuando conoció a Linton Kwesi Johnson, un destacado poeta de doblaje jamaicano que la invitó a actuar en la Feria Internacional del Libro de Libros Radicales Negros y del Tercer Mundo en 1985. Pronto estuvo de gira y actuando por todo el mundo.

La Sra. Breeze fue especialmente popular en Inglaterra y fue nombrada miembro de la Orden del Imperio Británico en 2012 por la reina Isabel II por sus servicios a la literatura. Antes había pensado que si alguna vez ganaba tal honor, lo rechazaría porque se oponía a la noción de imperio y colonización. Pero cuando llegó el momento, estuvo encantada de aceptar.

“Siempre he tenido una especie de debilidad por la reina porque la veo como una figura materna en una gran familia que hace todo lo posible para mantener a los niños a raya”, dijo la Sra. Breeze a The Jamaica Observer en 2012. “Y dije para mí mismo, ‘Ahí va mi madre’ “.