Jornada de tímida calma en Haití tras una semana de violencia | Las noticias y análisis más importantes de América Latina |

Una tímida reanudación de actividades se produjo este sábado (17.09.2022) en el área metropolitana de la capital haitiana, tras una semana de violentas manifestaciones para exigir la renuncia del primer ministro, Ariel Henry, y el rechazo al aumento de el precio de los combustibles.

Varios vehículos de transporte público fueron vistos cubriendo sus rutas, mientras que los mercados públicos y los supermercados estaban abarrotados de personas que buscaban abastecerse de agua y alimentos en una ciudad que sufre una grave escasez de líquido y combustible desde hace tres meses.

Se observaron largas colas de personas en quioscos de venta de agua potable y supermercados. En muchas zonas, la Policía Nacional retiró las barricadas levantadas por los manifestantes la noche del viernes para facilitar la reanudación de las actividades.

Problemas de distribución de agua

El titular de la Dirección Nacional de Agua Potable y Saneamiento, Guito Edouard, consideró «imprescindible» el establecimiento de un «corredor humanitario especial para el paso de personal o empleados» de su institución.

“Actualmente hay un problema con la distribución de agua potable en todo el país, y en particular en la región metropolitana de Port-au-Prince”, dijo el funcionario en un comunicado, en referencia al control de amplias zonas de la capital por parte de pandillas armado.

En un mensaje a la nación este sábado, el presidente del Senado, Joseph Lambert, afirmó que los «gritos del pueblo» han llegado a sus oídos admitiendo que la situación es crítica, por lo que pidió un diálogo con las fuerzas políticas. El legislador denunció los hechos de violencia perpetrados en las manifestaciones.

Policía pide calma

En una nota publicada este sábado, la Policía Nacional de Haití llamó a la calma a la población, mientras sigue «tomando el control de la situación de malestar general que reina en varias ciudades del país».

Barricadas, piedras, postes eléctricos rotos, llantas quemadas, botellas y fierros esparcidos en grandes extensiones complican aún más la labor de la Policía para llevar auxilio a las personas que lo necesitan, señaló la dependencia en su cuenta de Facebook.

“La gente quiere ir al hospital, la gente quiere que el agua y la comida lleguen a su barrio o al menos la gente necesita que la policía intervenga rápidamente para evitar que otros individuos vengan a atacar o destruir su negocio”, agregó la institución.

Esta semana, miles de manifestantes tomaron las calles de Port-au-Prince y ciudades provinciales como Gonaïves, Les Cayes, Jérémie y St-Marc exigiendo la salida de Henry y provocando la paralización de comercios, oficinas, empresas y bancos. Las manifestaciones se intensificaron tras el anuncio de la subida de los precios de los combustibles.

jc (EFE, Reuters)

Read More: Jornada de tímida calma en Haití tras una semana de violencia | Las noticias y análisis más importantes de América Latina |