La adquisición de Arm por parte de Nvidia se enfrenta a una investigación en profundidad en Europa

El CEO de Nvidia, Jensen Huang, habla durante una conferencia de prensa en The MGM durante el CES 2018 en Las Vegas el 7 de enero de 2018.

Mandel Ngan | AFP | imágenes falsas

La Comisión Europea, el brazo ejecutivo de la UE, ha lanzado una “investigación en profundidad” sobre la adquisición por parte de Nvidia del diseñador de chips británico Arm, que actualmente es propiedad de SoftBank. Nvidia anunció hace más de un año que quiere comprar Arm por 40.000 millones de dólares.

La investigación, anunciada por la Comisión el miércoles, es el último revés para las empresas de chips que ya han dicho que es poco probable que el acuerdo se complete antes de la fecha límite inicial de marzo de 2022.

La Comisión dijo que le preocupa que la fusión pueda restringir el acceso a los diseños de chips “neutrales” de Arm y que podría conducir a precios más altos, menos opciones y menor innovación en la industria de los semiconductores.

Deberías leer:   Elon Musk necesita a China. China lo necesita. La relación es complicada.

“Si bien Arm y Nvidia no compiten directamente, Arm’s IP es un insumo importante en productos que compiten con los de Nvidia, por ejemplo, en centros de datos, automoción e Internet de las cosas”, dijo la vicepresidenta ejecutiva Margrethe Vestager en un comunicado.

“Nuestro análisis muestra que la adquisición de Arm por parte de Nvidia podría conducir a un acceso restringido o degradado a la propiedad intelectual de Arm, con efectos distorsionantes en muchos mercados donde se utilizan semiconductores”, agregó.

La adquisición también está siendo examinada por los reguladores de EE. UU., Reino Unido y China.

“Estamos trabajando en estrecha colaboración con la Comisión Europea a través del proceso regulatorio”, dijo un portavoz de Nvidia a CNBC.

“Esperamos tener la oportunidad de abordar sus preocupaciones iniciales y seguir demostrando que la transacción ayudará a acelerar Arm e impulsar la competencia y la innovación, incluso en la UE”.