24.6 C
Usa River
sábado, mayo 15, 2021

La agricultura de China enfrenta una productividad débil

- Advertisement -
- Advertisement -

El punto débil de la producción agrícola china es su baja productividad. El Banco Mundial señala que la intersección del valor agregado agrícola de la República Popular con la fuerza laboral de la actividad está ligeramente por encima del promedio mundial, pero un 22,2% por debajo del nivel de los países de ingresos medios, y es solo el 12,1% de la pauta de países avanzados, en 1er. Estados Unidos, que es el líder mundial en productividad agrícola.

Esto se manifiesta claramente en el porcentaje de la fuerza laboral – que en China alcanza los 900 millones de trabajadores – que emplea la producción agrícola: es el 25,4% del total, aproximadamente 250 millones de trabajadores.

En EE.UU., en cambio, alcanza el 2,8% de la población activa, y “agricultores” son poco menos de 900.000Por eso son los productores con mayor productividad del sistema global.

La agricultura de América del Norte se caracteriza por el uso intensivo de inversiones de capital; y esto hace que la relación capital / trabajo sea la más alta del mundo, lo que plantea problemas de coherencia y sostenibilidad a largo plazo, especialmente en relación con el medio ambiente.

Al ritmo actual de aumento de la productividad, con la consiguiente reducción de la población activa, China alcanzaría los niveles de Estados Unidos en 2040.

Los cambios en la agricultura china se han notado durante los últimos 10 años; y el resultado es que la ciencia y la tecnología representaron el 59,2% del aumento del PIB agrícola en 2019, mientras que la República Popular lidera la investigación y desarrollo del genoma en arroz, tomate y legumbres en general, además de jugar un papel protagónico en la implantación de todas las posibilidades de semillas de maíz y soja modificadas genéticamente (GM).

A 2015, el uso de fertilizantes y plaguicidas por unidad de producto tuvo un crecimiento negativo, con una disminución de más del 70% en ese período.

El objetivo de la República Popular es claro: lograr producción agrícola sostenible, con trazabilidad de sus productos y respeto por el medio ambiente, que se guiaría por las leyes de la vida.

Al mismo tiempo, las mejores prácticas agrícolas se han generalizado, incluida la labranza cero; y para eso, cerca de 2 millones de hectáreas fueron reservadas como zona piloto en la cuenca del río Yantse, que es la cuna de la agricultura china y mundial.

Deberías leer:   Polémico penalti de Vigliano en el clásico de Avellaneda desató una nueva batalla en la AFA

El eje de la nueva política agrícola lanzada por el presidente Xi Jinping en los últimos 10 años pone el énfasis no tanto en aumentar la producción o aumentar la productividad, sino en el mejorar las condiciones de vida y los niveles de ingresos en todas las zonas rurales.

Deberías leer:   Polémico penalti de Vigliano en el clásico de Avellaneda desató una nueva batalla en la AFA

Para ello, el desarrollo de las infraestructuras, incluidas las telecomunicaciones e Internet, a través del cableado de fibra óptica en todo el territorio nacional es una prioridad absoluta, ya que es – o más bien ha sido – la eliminación de la pobreza extrema en las zonas rurales.

Este es un proceso histórico que comenzó en 1978, cuando había más de 800 millones de pobres en la República Popular, y concluyó el año pasado con su total eliminación.

Esto significa que el nivel de los servicios públicos, en primer lugar la educación, es prácticamente el mismo en las zonas rurales y urbanas, mientras que la diferencia en el nivel de ingresos entre uno y otro, que hoy es más del 30%, definitivamente se cerraría en 10 años.

La producción de cereales en China fue 650 millones de toneladas en 2020, lo que la convierte en la primera del mundo.

De esta manera, garantiza la seguridad alimentaria de su población de 1.440 millones de habitantes, con un ingreso per cápita de US $ 10.000 por año, que se duplica cada 8/10 años.

China depende del exterior solo de 2 granos: uno es la soja –Importó más de 100 millones de toneladas en 2020-, y el otro maiz, en el que compraría 22 millones de toneladas este año, cuando solo había 7 millones en 2020; y, en ambos casos, sus proveedores son Estados Unidos, Brasil -el principal, en soja, vendió más del 70% del total importado el año pasado- y Argentina.

Este último, por primera vez en la historia, comienza a vender a la República Popular harina de soja, principal producto agroindustrial del mundo, de los cuales Argentina es el 1er. productor global, con más del 60% de la producción del sistema internacional

Noticia de Argentina

- Advertisement -
- Advertisement -
ultimas noticias
Notas relacionadas
- Advertisement -