la batalla de los migrantes de Haití para sobrevivir en México

Duermen hacinados, muchos en el suelo. Los privilegiados, sobre colchones. Llegaron hace meses con la idea de continuar su viaje a Estados Unidos y comenzar una nueva vida. Pero quedaron varados en México. Ahora luchan contra la barrera del idioma y la discriminación y tratan de conseguir trabajo. La vida no es fácil para los migrantes que han huido de Haití.

Un grupo de haitianos que llegaron hace meses a Ciudad Juárez, en el norte de México, salen todos los días a buscar trabajo, sin hablar español ni tener sus papeles en regla, mientras continúan con su sueño de cruzar a Estados Unidos y huir de la crisis de su país natal.


Al norte de esta ciudad del estado de Chihuahua, una de las más industrializadas y también peligrosas de la frontera norte, una iglesia evangélica fue convertida en un albergue que ahora alberga a migrantes haitianos, quienes encontraron allí un techo que los cobija, un refugio .

“Este lugar sería una iglesia evangélica, pero buscamos beneficiar a los migrantes. Desde hace casi tres años hemos recibido extranjeros de diferentes países, principalmente de Centro y Sudamérica. Y hoy hay haitianos”, dijo el director a la agencia EFE. y el encargado de este albergue, Francisco Espino.

En este humilde lugar, con muebles gastados, paredes sin pintar y varias sillas escolares como mobiliario, viven 22 adultos y seis pequeños haitianos.


Entre sus principales carencias destaca la falta de camas, ya que algunos duermen sobre colchones o sobre simples frazadas.

Pero aunque precaria, esta vivienda permite a los caribeños resguardarse del frío de esta ciudad fronteriza, que en esta época puede llegar a varios grados bajo cero.

Carrera de obstáculos

La crisis haitiana, desencadenada hace más de una década por un devastador terremoto, ha llevado a cientos de miles de ellos a emigrar durante años.

Después de un largo viaje, muchos terminaron en México, donde muchas veces buscan regularizar su situación mientras esperan la oportunidad de cruzar a Estados Unidos. Aunque el año pasado muchos de ellos chocaron con la guardia fronteriza, que los echó violentamente.

Según explicó Espino, los principales problemas de este grupo de extranjeros para establecerse es que no cuentan con papeles en regla como el Registro Federal de Contribuyentes (RFC), que les permite trabajar formalmente, y no dominan el idioma español.

“Por el problema de comunicación que de estos haitianos solo han encontrado trabajo seis hombres y una mujer. Eso les crea un conflicto. Llegan sin nada, solo una mochila y tratamos de apoyarlos en lo posible porque tienen sueños apenas igual que nosotros”, subrayó la activista.

La odisea de encontrar trabajo

Sergo Gelin, uno de los refugiados haitianos en este lugar, explicó a EFE su situación: “Llevo un mes en Juárez y estoy buscando trabajo. Se me hace difícil porque soy extranjero. Soy carretillero. , soy maestro y vengo aquí a vivir, yo me quedo aquí si encuentro trabajo”, dijo el hombre, que apenas habla español.

Deberías leer:   Willow, la secuela de Willow, obtiene un tráiler con Willow

Sergo dice que todos los días emprende la búsqueda de empleo en esta ciudad conocida por sus maquilas y su poderosa industria. Pero no es fácil, los documentos están en regla.

“Somos extranjeros y por eso no nos dan trabajo. Me falta el RFC y no hay ayuda”, lamentó un hombre, de unos 40 años, y explicó con tristeza que “unas veces se come y otras no”. .”

Migrantes haitianos esperan cruzar la frontera de México a Estados Unidos.  Foto: EFE

Migrantes haitianos esperan cruzar la frontera de México a Estados Unidos. Foto: EFE

Otro caso es el de Falone Saint Charles, una mujer que llegó a esta ciudad con su hijo de un año. “Quería dejar a mi hijo en una guardería para ir a trabajar y me dijeron que tengo que tener seguridad social. Entonces no tengo dónde dejar a mi hijo”, dijo a Efe.

Cargando a su hijo pequeño, dijo que quiere quedarse en Juárez, pero necesita un trabajo para poder tener una vida mejor.

“Aquí el dinero no sirve, todo es caro”, dijo.

crisis migratoria

La realidad de este grupo de haitianos en Ciudad Juárez es un reflejo más de la crisis migratoria.

Deberías leer:   Putin dijo estar dispuesto a destrabar la exportación de cereales pero lanzó una advertencia

La región está experimentando un flujo récord hacia Estados Unidos, cuya oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) detectó más de 1.7 millones de inmigrantes indocumentados en la frontera con México en el año fiscal 2021, que finalizó el 30 de septiembre.

Mientras que México interceptó a más de 252.000 migrantes indocumentados de enero a noviembre y deportó a más de 100.000 en el mismo período, según la Unidad de Política Migratoria de la Secretaría de Gobernación del país.

Además, la Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados (Comar) recibió un récord de 131,448 solicitudes de refugio en 2021. De estos, más de 51,000 son haitianos.

Para hacer más difícil la situación, en diciembre de 2021 se restableció el programa estadounidense “Quédate en México”, que obliga a los extranjeros a esperar en ese país mientras un tribunal estadounidense evalúa su solicitud de asilo, que agregó aún más presión migratoria a la región

Aunque ahora, según ambos gobiernos, el tiempo máximo de espera será de seis meses y se garantizará el bienestar de los extranjeros.

Este programa, conocido formalmente como Protocolos de Protección al Migrante (MPP) e impulsado por el expresidente estadounidense Donald Trump (2017-2021), dejó a más de 70.000 personas varadas en la peligrosa frontera norte de México durante meses. .

El autor es periodista de la agencia EFE

CB