La batalla por el grupo empresarial más poderoso de Colombia

Camine por Medellín, la segunda ciudad de Colombia, y nunca estará lejos de un banco, una oficina o una tienda controlada de una forma u otra por el Grupo Empresarial Antioqueño, la alianza de empresas más poderosa del país.

En las esquinas de las calles hay sucursales de Bancolombia, el banco más grande del país. Dentro de relucientes torres de vidrio se encuentra la sede del Grupo de Inversiones Suramericana, el conglomerado financiero más grande de Colombia, que tiene participaciones en banca, seguros, pensiones y administración de activos. Compre alimentos en los supermercados de la ciudad y lo más probable es que sean producidos por Grupo Nutresa, que comenzó como fabricante de chocolates en Medellín hace más de un siglo y ahora es una de las empresas de alimentos procesados ​​más grandes de América Latina.

Todas estas empresas, y más de 100 más, forman parte de GEA, una red de firmas en Medellín y el departamento de Antioquia aledaño, vinculadas entre sí a través de una compleja red de participaciones cruzadas y lazos familiares. Entre ambos representan más de la mitad del valor del Colcap, el principal índice de la bolsa de valores de Colombia.

La estructura del grupo, similar al keiretsu de Japón, en el que las empresas forman estrechas afiliaciones entre sí, ha hecho que estas empresas sean casi inexpugnables a las adquisiciones externas. De hecho, esa es la razón por la que el grupo se creó en primer lugar, para proteger a las empresas con sede en Medellín de las adquisiciones de Bogotá en la década de 1970.

Pero ahora, como nunca antes, la GEA está bajo ataque.

A fines del año pasado, el empresario colombiano Jaime Gilinski, en sociedad con la familia real de Abu Dhabi, lanzó una serie de ofertas públicas hostiles para romper la estructura unida de GEA. Gilinski dice que las empresas les han fallado a sus inversores.

Conservas producidas por Nutresa en un supermercado de Cartagena © Jeffrey Isaac Greenberg/Alamy

“La gerencia no estaba prestando atención a los accionistas”, dijo al Financial Times en una entrevista reciente en Londres. “Las participaciones cruzadas fueron excelentes para que los gerentes mantuvieran el control, pero ¿qué estaban obteniendo los accionistas?”

Las ofertas de Gilinski han sacudido la moribunda bolsa de valores de Colombia y han generado ondas en toda la región, donde las ofertas de adquisición hostiles son relativamente raras.

“Hemos tenido adquisiciones antes en Colombia, pero la diferencia esta vez es que son hostiles y son grandes”, dijo Juan Camilo Jiménez, jefe de acciones de Credicorp Capital en Bogotá. “Son empresas poderosas, no solo por su peso en la bolsa, sino también por su importancia a nivel nacional y regional”.

Las seis ofertas sucesivas de Gilinski se han dirigido a las tres principales empresas de GEA: Sura, Nutresa y el conglomerado industrial Grupo Argos. Gilinski y sus socios han gastado alrededor de 2800 millones de dólares, más de la mitad de su patrimonio neto personal, según Forbes, y han señalado su intención de seguir adelante.

Ahora poseen el 38 por ciento de Sura y el 31 por ciento de Nutresa. Eso les da participaciones indirectas en Bancolombia y otras importantes empresas de GEA.

Pero la GEA está contraatacando. Sus empresas han hecho nombramientos estratégicos en sus directorios para eliminar los conflictos de interés entre los miembros del directorio, permitiéndoles maximizar su capacidad de voto frente al ataque de Gilinski.

“Eso ha hecho que la intención de Gilinski de desentrañar el GEA desde dentro sea una propuesta mucho más difícil”, dijo Luis Ramos, analista senior de Colombia de la firma regional de gestión de activos LarrainVial.

Multimillonario Jaime Gilinski asiste a junta de accionistas de Grupo Sura en junio El multimillonario Jaime Gilinski, centro, asiste a una asamblea de accionistas de Grupo Sura en junio © Edinson Ivan Arroyo Mora/Bloomberg

Quienes trabajan en las empresas de GEA con las que habló el FT —en Sura, Argos y la empresa de energía Celsia— rechazan las críticas de Gilinski de que les han fallado a los inversionistas.

“El valor del patrimonio total de Grupo Sura ha crecido 36 veces en tamaño en los últimos 20 años”, dijo el presidente ejecutivo, Gonzalo Pérez, al FT en una entrevista en Medellín. “Nuestros dividendos durante el mismo período han crecido a una tasa de crecimiento anual compuesta del 10 por ciento anual”.

También argumentan que deben ser juzgados no solo por los precios de sus acciones y el retorno de la inversión, sino también por su contribución a las comunidades locales. Sura ha invertido alrededor de $70 millones durante la última década en proyectos sociales, educativos y culturales en Colombia y en otras partes de América Latina.

“Estas empresas han aportado valor social y económico en los momentos más complejos tanto en Medellín como en el país”, dijo María Bibiana Botero, directora ejecutiva de Proantioquia, fundación que promueve el desarrollo de la región. “Se mantuvieron firmes durante la narcoviolencia, y recientemente durante la [coronavirus] pandemia sus aportes fueron decisivos para enfrentar la emergencia médica en la región. Salvaron vidas”.

Pero el grupo tiene sus críticos incluso en su bastión de Medellín, entre ellos el extrovertido alcalde de izquierda Daniel Quintero, quien, en una entrevista este año con Semana, una revista de noticias que compró Gilinski en 2020, nombró a la GEA entre un grupo de entidades que él Las reclamaciones han saqueado las finanzas de la ciudad.

Sin embargo, Quintero no ha proporcionado pruebas de sus afirmaciones y se negó a hablar con el FT para este artículo. Algunas de las firmas de GEA han amenazado con demandar a Quintero por difamación.

El desenlace de la batalla se sentirá más allá de las fronteras de Colombia. Entre ellas, las empresas de GEA llegan mucho más allá del país. Grupo Sura opera en 11 países de América Latina. Nutresa exporta a más de 70 países en todo el mundo.

Los GEA generan aproximadamente el 6 por ciento del PIB colombiano, según Proantioquia.

“Las firmas GEA han sido uno de los motores de desarrollo de la región y han microgestionado cada parte de la política pública en Medellín y Antioquia durante décadas”, dijo Javier Mejía, economista colombiano que ha investigado a fondo al grupo. “Durante mucho tiempo fueron realmente el único canal por el cual las personas podían acceder a la economía formal en Antioquia”.

Por ahora, parece que las ofertas de Gilinski pueden haberse estancado. Su aumento de participación más reciente en Nutresa en mayo y Argos en julio no alcanzó el nivel que buscaba.

Ramos de LarrainVial predijo que esto podría provocar “una pausa en la saga Gilinski versus GEA” en las próximas semanas y meses. Sin embargo, agregó: “pero la fuerte inversión de Gilinski en las empresas de GEA sugiere que esta no es la última entrega”.

Read More: La batalla por el grupo empresarial más poderoso de Colombia