La Champions League 2023 comenzó a jugarse en un escenario inhóspito y con gol de un argentino en su jornada inicial

Más allá de que el verano está presente en el Hemisferio Norte. Los cuatro equipos que dieron el pistoletazo de salida este martes a la Champions League, en su ronda preliminar, tenían un rival extra en Reykjavik, la capital de Islandia: el frío. Allí estaban programados los tres partidos (las dos semifinales disputadas este martes y la final el viernes) entre el cuatro equipos campeones de las cuatro Ligas con peor coeficiente UEFA al cierre de 2022: esta es La Fiorita, de San Marino; Inter Club d’Escaldes, de Andorra; el Vikingur, de Islandia; y el Levadia, de Estonia.

Vikingur tuvo ventaja: prestó su estadio y fue local. Pese a no tener el ambiente de Anfield o el Bernabéu, el equipo de la casa no falló y goleó por 6-1 al Levadia. La final será ante el Inter Club d’Escaldes, que venció por 2-1 a La Fiorita. ¿Una peculiaridad? El primer gol de los centros (y de la Champions) lo marcó el argentino, ex Chacarita, daniel rinaldiquien juega en San Marino desde hace años y defiende los colores de la selección nacional de ese pequeño estado.

Pero volvamos a la escena del partido, en Víkingsvöllur (también conocido como Víkin o Keppnisvöllur) Entran 1.449 personas todos sentados y bajo techo. En ocasiones festivas o excepcionales, se permiten otros 300 aficionados de pie. Un detalle único (aunque no tanto en el norte de Europa): se juega sobre hierba sintética.

El ganador de esta fase ya tiene rival en la siguiente, que es la primera eliminatoria. Y el sorteo determinó que fuera un equipo con tradición y trayectoria: Malmö, de SueciaSubcampeón de Europa (perdió ante Nottingham Forest por 1-0) y subcampeón de la Intercontinental (perdió ante Olimpia por 3-1 en el global), en 1979. Más cerca en el tiempo, allí dio sus primeros pasos como profesional como Zlatan Ibrahimović.


El jugador con mayor valor de mercado en este minitorneo de Islandia, según el sitio especializado Transfermarkt, es Oleksiy Khoblenko, con 500 mil euros. Nació en Ekaterimburgo, Rusia, pero se convirtió en ciudadano ucraniano. Viene del Kryvbas Kryvyi Rih y ahora juega en el Levadia. Llegó como jugador libre en marzo, tras la guerra que azota la región.

Levadia, campeón de Estonia, uno de los cuatro integrantes de la jornada inaugural de la Champions League 22/23. (Foto AP/Hendrik Osula)

San Marino, el tercer estado más pequeño de Europa, es también la república más antigua. Según la tradición, fue fundada en el año 301 cuando un cantero cristiano llamado Marino el Dálmata abandonó la isla de Arbe para escapar de la política anticristiana del emperador romano Diocleciano. En cuanto al fútbol, ​​tiene uno de los peores equipos de la historia.

Deberías leer:   La encrucijada del Atlético de Simeone: el tobogán económico contrasta con su necesidad de incorporar futbolistas

Casi siempre último en el ranking FIFA (no debe ser fácil armar un equipo entre 33.938 habitantes; por eso la mayoría de sus futbolistas son italianos e incluso cuenta con los argentinos Ramiro Lago y el mencionado Danilo Rinaldi, capitán de La Fiorita ). Y, por supuesto, sus equipos en el coeficiente UEFA también quedan en un segundo plano. Servir un dato: su única victoria fue ante Liechtenstein (1-0), en 2004. Dos años después en su estadio de Serravalle, Alemania le ganó por 13-0.

De ese fútbol sale La Fiorita. No tiene mucho que ofrecer en general. Sus figuras, el centrocampista Damiano Errico y el marcador central Andrea Breghi (ambos de origen italiano)se cotizan a 100.000 euros.

Igual que ocurre con los italianos en San Marino, ocurre con los españoles (sobre todo catalanes) en Andorra: los equipos y en ocasiones los seleccionados se alimentan de sus poderosos vecinos. De hecho, en el Inter Club d’Escaldes hay más españoles que locales.

Este Inter, que, como el de Italia, viste habitualmente de negro y azul y su escudo luce esos colores, ha con cuatro jugadores valorado en 200.000 euros: Pau Bosch y Adriá Gallego -ambos españoles que fueron campeones la temporada pasada con el equipo- y dos refuerzos, Jesús Rubio y el marroquí nacionalizado español Ahmed Belhadji.

Las semifinales entre estos cuatro desconocidos para la élite del fútbol se jugaban de forma continuada. En el primer turno, Inter venció 2-1 a La Fiorita, tras irse al descanso en desventaja por gol del argentino Rinaldi. Pero en el minuto 21, ya en la segunda parte, con dos goles del catalán Genís Soldevilla Solduga, que llegó al Inter en 2018, tras haber abandonado el fútbol.

En la segunda vuelta, en casa, Vikingur goleó 6-1 al Levadia y se quedó con el otro puesto en el partido decisivo del viernes ante el Inter Andorra. También dio la vuelta al partido. Perdía desde los cinco minutos por un gol de penalti de Beglarishvil. Pero ya con 27 años ganaba 2-1. Y desde entonces no ha parado. Convirtió un gol sobre la hora del primer tiempo y otros tres en el segundo. Los autores: McLagan, Ingason, Sigurdsson, Hansen, Gudjonsson y Magnusson.

Este viernes será el momento de esta suerte de primera final de Champions. Para sus participantes no es poco. Significa subir a Europa o volver a competir en casa.

Sin el brillo de las fases finales, la Champions League comenzó a jugarse en Reykjavík, la capital de Islandia.  Foto: Instagram.

Sin el brillo de las fases finales, la Champions League comenzó a jugarse en Reykjavík, la capital de Islandia. Foto: Instagram.