La Comisión promociona la importancia de los «datos para el bien común» en medio de las preocupaciones de privacidad de COVID-19 – EURACTIV.com


La Comisión Europea encomendará a los gobiernos de la UE el establecimiento de estructuras que faciliten el uso de datos para el «bien común» antes de fin de año. El ejecutivo espera que la respuesta a la crisis de Coronavirus pueda demostrar el poder del análisis de datos.

La medida es parte de la política de datos abiertos más amplia de la Comisión.

Sin embargo, los activistas de la privacidad han expresado su preocupación por el uso de aplicaciones temporales de «seguimiento de síntomas» utilizadas en la lucha contra el brote, así como por el reciente anuncio de la Comisión de implorar a las empresas de telecomunicaciones de la UE que entreguen flujos de datos como un medio para rastrear el propagación del virus.

En declaraciones a EURACTIV en el Foro Europeo de Ciberseguridad, CYBERSEC, el martes (24 de marzo), Yvo Vollman, Jefe de la Unidad de Política e Innovación de Datos de la DG Connect, dijo que «la crisis actual muestra el enorme potencial de los datos y el impacto del análisis de datos en la toma de decisiones ha sido enorme «.

Vollman agregó que a nivel de la UE como parte de la política de datos abiertos del bloque, la Comisión quiere asegurarse de que los datos relevantes del sector estén disponibles para todos «de la manera más fácil de encontrar».

«Los datos están haciendo una gran diferencia en la crisis», dijo, y agregó que habrá «llamados a acelerar» la Estrategia Europea de Datos, pero que la Comisión quiere garantizar un despliegue proporcional de las medidas incluidas en el plan anunciado en febrero.

Privacidad vs uso de datos

La estrategia incluye medidas para crear nueve espacios de datos comunes de la UE en todos los sectores, incluidos el cuidado de la salud, la agricultura y la energía, así como el establecimiento de una Ley de Datos en 2021, que podría «fomentar el intercambio de datos entre empresas y gobiernos para el interés público».

La presidenta de la Comisión, Ursula von der Leyen, dijo en febrero que el plan busca explotar el «potencial sin explotar» de vastos tesoros de datos industriales, permitiendo a los actores públicos y privados el «fácil acceso» a enormes reservas de información.

Sobre el tema del intercambio de datos de salud, Vollman dijo que no era correcto «poner privacidad contra el uso de datos», en las circunstancias actuales. “Se trata de una forma consciente y proactiva de tratar con datos. No es uno contra el otro «, dijo.

Intercambio de datos de telecomunicaciones de la UE

Mientras tanto, el martes, el Comisionado del Mercado Interior Thierry Breton realizó una videoconferencia con los CEO de European telecomunicación empresas y GSMA, la asociación de móviles telecomunicaciones operadores.

Una declaración de la Comisión señaló que la discusión «cubrió la necesidad de recopilar metadatos móviles anónimos para ayudar a analizar los patrones de difusión del coronavirus», que podrían ser utilizados por la UE para rastrear la propagación del virus. No obstante, el proceso debería ser «totalmente compatible» con el Reglamento General de Protección de Datos de la UE y la legislación de privacidad electrónica, según el comunicado.

La solicitud provocó la preocupación de otros en el ciclo institucional de la UE, con la Renovación del eurodiputado Sophie in’t Veld escribiendo una carta a Breton, en la que el político holandés destacó cuestiones relacionadas con la forma en que la UE podría garantizar que los datos recibidos de las empresas de telecomunicaciones sigan siendo anónimos. así como la utilidad general de «agregar cantidades muy grandes» de datos de ubicación, cuando millones de europeos están bajo llave.

Los que trabajan en el campo de la privacidad también han planteado críticas en este sentido. Edin Omanovic, Director de Defensa de Privacy International, dijo a EURACTIV que este era el tipo de medida que «temía que Breton proponga».

«Los datos de ubicación de las telecomunicaciones no son precisos, es increíblemente difícil de anonimizar, y en un momento en que grandes partes de Europa ya están en un bloqueo total, es difícil ver cómo esto sería significativamente útil».

“Si la Comisión quiere saber cómo se está propagando el virus, simplemente podría preguntar a las autoridades nacionales. Es difícil ver quién en la Comisión está capacitado y es capaz de procesar un conjunto de datos tan sensible de las ubicaciones de millones de personas, y cómo se les hará responsables «, agregó.

Las aplicaciones de coronavirus plantean preocupaciones

En otras partes de la lucha contra la propagación del coronavirus, el uso de aplicaciones de seguimiento de síntomas también ha causado preocupación entre los activistas de la privacidad.

Investigadores del King’s College de Londres y los hospitales de Guy y St Thomas en colaboración con la empresa de ciencia de datos de salud ZOE han desarrollado el Aplicación de seguimiento de síntomas Covid, que permite a los pacientes con coronavirus enviar datos sobre sí mismos y su condición, como un medio para analizar el desarrollo y la propagación del virus.

La plataforma ZOE dice que cumple con el RGPD, y que los datos solo se comparten con «personas que realizan investigaciones de salud», incluidas aquellas que trabajan en el Servicio Nacional de Salud del Reino Unido, así como con organizaciones benéficas de salud e instituciones de investigación.

Sin embargo, la compañía también declara que utilizan a terceros para procesar datos personales en su nombre. ZOE declara que «tienen en vigencia con cada procesador, un contrato que requiere que solo procesen los datos en nuestras instrucciones y que tengan el cuidado adecuado al usarlos». Las empresas de terceros con las que se compartirán los datos incluyen Amazon Web Services y Google.

Además, la Cruz Roja de Austria ha desarrollado una aplicación llamada ‘Parada corona, «Que funciona como un» diario de contactos «, que registra encuentros personales mediante el uso de un» apretón de manos digital «.

«Si los síntomas de una enfermedad de la corona aparecen en una persona, se le notifica automáticamente como contacto y se le pide que se aísle», se lee en un comunicado de la Cruz Roja de Austria. Si bien la aplicación afirma ser ‘anónima’, el activista austríaco de privacidad Max Schrems cuestionó este reclamo el miércoles, diciendo que el seguimiento de datos es bastante ‘seudónimo’ porque si bien no hay un nombre o información determinante específica guardada del paciente, un número de identificación es emitido.

EURACTIV escuchó a Diego Naranjo, Jefe de Política de European Digital Rights, acerca de los riesgos potenciales para la privacidad derivados del uso de tales aplicaciones.

“Aparecen nuevas aplicaciones locales por minutos y no está claro si todas están en línea con GDPR y ePrivacy. Por lo tanto, las DPA deben actuar como perros guardianes y hacer cumplir rápidamente ”, dijo.

«La necesidad, la proporcionalidad, la limitación del propósito (solo por razones de salud pública) y la limitación del almacenamiento son principios clave al pensar en soluciones tecnológicas que involucren el uso de datos personales».

«Todos los datos personales recopilados deben divulgarse directamente solo a las autoridades de salud y, bajo ninguna circunstancia, compartirse con otras autoridades (fuerzas del orden, servicios de inteligencia, autoridades de inmigración)», agregó Naranjo.

Sobre el tema de los ciudadanos que presentan sus propios datos para la investigación medial, Vollman de la DG Connect tenía la esperanza de que los estados miembros pudieran establecer un marco más coherente para lo que él denominó «donaciones de datos» en el futuro.

«Si quiero dar mi cuerpo por la ciencia, sé cómo hacerlo», dijo. «Pero si quiero dar mis datos de salud para combatir COVID-19, por ejemplo, no sé cómo hacerlo. No hay estructuras en su lugar «, dijo a EURACTIV, y agregó que los ciudadanos deben estar informados sobre cómo pueden utilizar los datos que generan para el bien público.

(Editado por Benjamin Fox)