La defensa de Alex Saab considera “ilegal” su extradición a Estados Unidos

La defensa del empresario colombiano Álex Saab, el hombre designado como testaferro del presidente venezolano, Nicolás Maduro y que fue extraditado por Cabo Verde a Estados Unidos este sábado, por considerar “ilegal” la decisión del país africano.

“Esta acción se llevó a cabo sin que se notificara previamente a ningún miembro del equipo de la defensa, que tampoco contaba con la documentación o resolución pertinente al respecto”, denunció la defensa de Saab en un comunicado difundido este domingo.

Según revelaron a la agencia EFE fuentes del gobierno caboverdiano, ayer se hizo efectiva la extradición del empresario colombiano tras más de un año de travesía judicial cuando Saab salió de Cabo Verde en un avión con destino a Estados Unidos, que lo reclamaba por presunto blanqueo de capitales.

El Tribunal Constitucional (TC) del país consideró constitucional la extradición el 7 de septiembre – dando motivo a dos tribunales inferiores, el Tribunal de Apelaciones de Barlavento y el Tribunal Supremo, además del propio Gobierno caboverdiano – decisión contra la cual la defensa presentó una solicitud de nulidad que el tribunal rechazó el 13 de octubre, dicen los abogados.

Deberías leer:   España registró su primer caso de la variante Ómicron

Al día siguiente, jueves 14 de octubre, el TC envió la orden judicial definitiva a la Procuraduría General de la República para que se hiciera efectiva la extradición.

Pero la defensa de Saab alega que, según la ley caboverdiana, esta decisión del TC no se convirtió en definitiva hasta “cinco días hábiles después de la fecha de su emisión”, período durante el cual podría estar sujeto a apelaciones.

Un graffiti del régimen chavista en las calles de Caracas. (EFE)

El 12 de octubre, los abogados del empresario también presentaron una solicitud a la Corte de Apelaciones de Barlavento, en la isla norteña de San Vicente, para revisar y archivar la causa de su extradición.

Los abogados alegaron una violación del principio “ne bis in idem”, que estipula que nadie puede ser juzgado más de una vez por el mismo delito, después de que la Fiscalía de Ginebra concluyera Luego de una investigación de tres años, no hubo evidencia para respaldar las acusaciones de lavado de dinero contra Saab.

Deberías leer:   la OMS criticó las restricciones de viaje y pidió apoyo para África

En el comunicado difundido hoy, la defensa alega que la Corte de Apelaciones de Barlavento aún no ha dictado sentencia sobre esta petición.

“La entrega de Alex Saab a EE.UU. en fecha anterior a la decisión definitiva e inapelable de conceder la extradición, sin que el caso haya sido trasladado a un tribunal de primera instancia para la decisión de asuntos pendientes (…) constituye una flagrante ilegalidad y falta de respeto a las normas del derecho internacional ”, reza el comunicado de los abogados.

Todos los intentos fallidos

Saab fue arrestado el 12 de junio de 2020 cuando su avión se detuvo para repostar en el Aeropuerto Internacional Amilcar Cabral en la isla de Sal.

La detención fue en respuesta a una solicitud de Estados Unidos a través de Interpol, pero la defensa alega que esta alerta fue emitida con posterioridad a la detención y por lo tanto interpuso un recurso de apelación contra la presunta inconstitucionalidad de la detención.

Deberías leer:   habló el CEO de Moderna y advirtió que lo que viene "no es bueno"

Sin embargo, este y todos los demás intentos legales de los abogados de Saab para detener su entrega no han tenido éxito ante la Justicia caboverdiana.

Tras su detención, Venezuela aseguró que el empresario es un ciudadano venezolano y un “agente” del Gobierno que se encontraba “en tránsito” en Cabo Verde, por lo que sus abogados sostienen que “tenía derecho a la inviolabilidad personal como enviado especial de Venezuela. “.

El nombre del empresario de 49 años apareció en los medios cuando la exfiscal venezolana Luisa Ortega Díaz lo acusó en 2017 de ser uno de los testaferros del presidente venezolano.

Saab, nacida en la ciudad colombiana de Barranquilla y de origen libanés, está relacionada con varias empresas, entre ellas Group Grand Limited (GGL), acusada de suministrar alimentos e insumos con recargos a la Administración de Nicolás Maduro.

El empresario y tres hijastros de Maduro se beneficiaron de estas operaciones con “cientos de millones de dólares”, según autoridades estadounidenses.