la dramática situación de los campos de refugiados que visitará el Papa

Prisiones al aire libre. Así son los campos de refugiados de las islas griegas de Lesbos, Samos, Chios, Leros y Kos, inmersos en una crisis humanitaria cada vez más profunda, impulsada por políticas migratorias de devastadoras consecuencias.

Es el diagnóstico de la organización Médicos Sin Fronteras, tras una serie de visitas a los centros de inmigrantes a los que se refiere el Papa Francisco, en una visita a Chipre.


El Papa, que tiene previsto visitar la isla de Lesbos el domingo, preguntó este viernes “abre los ojos” ante la “esclavitud” y la “tortura” que sufren los migrantes en los campos. Y recordó la Segunda Guerra Mundial.

“Nos recuerda la historia del siglo pasado, de los nazis, de Stalin, y nos preguntamos cómo pudo haber sucedido. Pero lo que sucedió en el pasado está sucediendo hoy en las costas vecinas”, dijo el pontífice durante una oración ecuménica con migrantes, en el segundo día de su visita a Chipre.

“Hay lugares de tortura, gente que se vende. Lo digo porque es mi responsabilidad abrir los ojos”, declaró Jorge Bergoglio ante 250 personas reunidas en la Iglesia de la Santa Cruz en Nicosia, a pocos metros de la zona desmilitarizada. administrado por Naciones. Unido.


El Papa Francisco, este viernes, en una misa en Nicosia, Chipre, donde habló del drama de los refugiados. Foto: EFE

Según un informe de Médicos sin Fronteras (MSF),
En realidad hay más de 9.600 personas detenidas en los cinco centros de recepción e identificación de las islas griegas del mar Egeo, donde carecen de información sobre su situación jurídica y son sometidos a severos procedimientos fronterizos y de asilo.

Deberías leer:   todavía quedan 300 evacuados y hubo cruces políticos por la "falta de planificación"

Después de huir de la violencia en sus países y sobrevivir a viajes desgarradores a Europa, la contención indefinida, el limbo y la violencia sistemática en Grecia traumatizan aún más a las personas que buscan protección, señaló la organización humanitaria.

Aunque el número de llegadas de migrantes, solicitantes de asilo y refugiados a la isla de Lesbos disminuyó este año, el las condiciones de vida siguen siendo indignas y en gran medida inadecuados en los campos de recepción, advierte MSF.

MSF brinda atención de salud mental a niños y adultos, y servicios de salud sexual y reproductiva a mujeres refugiadas. Y asegura que sus pacientes relatan cómo la situación de limbo en la isla, los procesos de asilo arbitrarios y acelerados, el miedo a la deportación y las precarias condiciones de vida contribuyen al deterioro de su salud, tanto física como mental.

El acuerdo entre Turquía y la Unión Europea

Desde el Acuerdo UE-Turquía que tuvo lugar en marzo de 2016, más de 180.000 personas pasaron por las islas griegas.

El acuerdo compensa económica y políticamente a Turquía por evitar que las personas lleguen a las costas europeas y por aceptar a personas deportadas de los campos de detención en Grecia.

Deberías leer:   Apple y T-Mobile dicen que iOS 15.2 no apagó iCloud Private Relay

Durante este período, 847 personas murieron o desaparecieron y se produjeron 12 incendios en Lesbos y Samos, que resultaron en heridos, muertos y desplazamientos.

Fuertes restricciones

El aumento de políticas fronterizas cada vez más restrictivas está provocando una reducción de las nuevas llegadas migratorias a las islas griegas.

Esto es una consecuencia de la implementación de medidas más estrictas, incluidas las intercepciones en el mar o con devoluciones y deportaciones.

Actualmente, alrededor de 2.200 personas viven en el centro de Mavrovouni. La mayor parte de la población proviene de Afganistán (72%), Somalia (9%) y República Democrática del Congo (5%).

Las mujeres representan el 21% de la población y los niños el 31%, de los cuales casi 1 de cada 4 son menores de 12 años. Los hombres representan el 47%.

Un migrante en el campo de refugiados de Kara Tepe en Mytilene, Lesbos.  Foto: AFP

Un migrante en el campo de refugiados de Kara Tepe en Mytilene, Lesbos. Foto: AFP

Condiciones indignas

Aunque la situación de hacinamiento ha mejorado y las condiciones de vida son más llevaderas que en el pasado en el centro de Mavrovouni, el panorama sigue siendo oscuro.

La gente está expuesta a condiciones de vida indignas: todavía viven en tiendas de campaña y contenedores, el acceso a alimentos y agua es básico y las instalaciones de saneamiento o la gestión de desechos siguen siendo inadecuadas.

Con la llegada del invierno y con un centro de recepción muy expuesto al viento y al mar, es probable que las condiciones de vida tengan un impacto negativo en la salud médica y mental de las personas.

Además, con la creciente restricción para salir del campo, muchos se sienten atrapados en una especie de prisión, señala MSF.

Alambre de púas y torres de vigilancia

La inauguración de nuevas instalaciones, más amplias y multifuncionales, rodeadas de alambradas de púas, cámaras de vigilancia y torres en Samos, y más recientemente en Kos y Leros, demuestran cómo el refuerzo de la seguridad y el control de fronteras primó sobre el respeto a la dignidad, la protección. y salud de las personas que buscan asilo en Grecia, denuncia la ONG.

Según los expertos de MSF, “todos los centros en las islas griegas deberían tener el único propósito de brindar asistencia urgente y facilitar la reubicación de los solicitantes de asilo en estructuras de recepción seguras en toda Europa”.

A medida que varias crisis humanitarias en el mundo empeoran, MSF alertó a la comunidad internacional y pidió “una vez más a la Comisión Europea, Grecia y los estados europeos que implementen políticas que se centren en proteger y ayudar a los refugiados y solicitantes. En lugar de disuadir, detener y deportar a quienes buscan seguridad en Europa “.

Fuente: AFP y MSF

CB