La era del ‘dominio hipotecario’