La erupción del volcán Cumbre Vieja en La Palma cumple un mes sin final a la vista

Un segundo flujo de lava se dirige al mar, donde caerá en unas pocas horas. No se sabe cuándo culminará el fenómeno.

El volcán Cumbre Vieja continuó este martes arrojando lava y ceniza en la isla española de La Palma, en el archipiélago canario, donde ya ha destruido cientos de viviendas y obligado a evacuar a casi 7.000 residentes desde que comenzó su erupción hace un mes.

La Cumbre Vieja entró en fase eruptiva el 19 de septiembre, cuando emitió espectaculares ríos de lava que inició un lento descenso hasta llegar finalmente al mar, diez días después.

Aunque la erupción no ha dejado víctimas, la lava ardiente fluye – grises y naranjas – han estado destruyendo todo a su paso, y ya cubren 763 hectáreas.

La lava ha arrasado con 1.956 edificios, incluyendo cientos de casas, según las últimas cifras del gobierno español. Las nubes de ceniza que el volcán emite sin descanso, y que tiñen de gris parte de la isla, también perturban regularmente las conexiones aéreas con La Palma.

Deberías leer:   vuelven las restricciones al Reino Unido tras detectarse casos de Omicron

Un mes después del inicio de la erupción, también acompañada de pequeños terremotos recurrentes, los geólogos no saben cómo pronosticar cuánto tiempo puede durar tu actividad.

La Vieja Cumbre expulsa 10,000 toneladas de dióxido de azufre por día y, de considerar que está empezando a desvanecerse, debería bajar a 400 toneladas, según explicó a la prensa David Calvo, portavoz del Instituto Vulcanológico de Canarias (Involcan).

“Nadie es capaz de afirmar que esta es su culminación”, dijo el titular del Gobierno regional de Canarias, Ángel Víctor Torres.

Ahora se encuentra un segundo flujo de lava. a unos 30 metros de la costa, al oeste de la isla, y su contacto con el océano podría causar emisiones tóxicas.

Este martes se estimó que la lava llegaría en cuestión de horas, dijo el portavoz del Instituto Vulcanológico de Canarias (Involcan), David Calvo.

Calvo explicó que durante la noche de lunes a martes, mucho material de lava ha llegado al segundo vaciado, por lo que su avance se ha acelerado, y se encuentra a unos 30 metros del acantilado de Tazacorte, lo que podría obligar a nuevos desalojos de vecinos.

Según David Calvo, este nuevo flujo tiene una temperatura superior a los 1.100 grados y avanza muy lentamente.

El primer flujo de lava golpeó el océano a fines de septiembre. Al solidificarse después del contacto con el agua, generó una nueva península que ahora totaliza 40 hectáreas.

El portavoz de Involcan ha afirmado que el volcán se mantiene “estable dentro de la fortaleza”, ya que emite “mucha” lava y sigue liberando gases que aparentemente continuarán “por mucho tiempo”.

Ríos de lava fluyen hacia el mar.  Foto: Reuters

Ríos de lava fluyen hacia el mar. Foto: Reuters

Durante el lunes, algunos 10,000 toneladas de dióxido de azufre y para que comience a estar “muerta” se deben registrar 400 o menos, señaló el perito.

7.000 evacuados

Desde el inicio de la erupción, casi 7.000 habitantes de esta pequeña isla atlántica de 85.000 habitantes han tenido que abandonar sus hogares.

Esta es la tercera erupción de un volcán en La Palma en el último siglo, después de San Juan en 1949 y Teneguía en 1971.

Deberías leer:   Italia mira con espanto la situación en Alemania y ya analiza qué medidas tomar

Ambos se fueron en total tres muertos, dos de ellos por inhalación de gases tóxicos, aunque causaron menos daño que el de Cumbre Vieja, ya que en esas décadas la isla estaba menos poblada.

AFP y EFE

ap