La estrategia industrial exige un nuevo trato con el sector privado

El escritor, profesor de la UCL, impartirá las Conferencias Penrose en Soas esta semana.

La estrategia industrial está experimentando un renacimiento. Provocados por múltiples crisis (financiera, climática y sanitaria), los países de todo el mundo están invirtiendo fuertemente en promover el crecimiento económico y la resiliencia. La guerra en Ucrania, con su impacto en las cadenas de suministro, ha hecho que esto sea aún más importante. La UE, por ejemplo, está invirtiendo más de 2 billones de euros en recuperación y transformación económica, mientras que el presidente Joe Biden está invirtiendo más de 2 billones de dólares en una “estrategia industrial estadounidense moderna”. Se están realizando inversiones similares desde Japón a América Latina.

El mes pasado, el principal asesor económico de Biden comparó la escala de inversión y la ambición detrás de la nueva estrategia industrial de EE. UU. con el programa espacial Apolo. Pero esta ambición solo se hará realidad si la estrategia está diseñada para fomentar un nuevo tipo de crecimiento económico. Crucial para esto son las condiciones que las empresas deben cumplir para recibir fondos públicos.

Si van a “reconstruir mejor”, en lugar de volver al statu quo asolado por la crisis, el crecimiento debe ser inclusivo y sostenible. Para lograr esto, los gobiernos deben llegar a un nuevo acuerdo con el sector privado, elevando el nivel de lo que se puede esperar a cambio de la financiación pública. Esto requiere abordar estas asociaciones como una oportunidad para maximizar el valor público, para compartir las recompensas y los riesgos de invertir en innovación y crecimiento.

Hay cuatro tipos de condiciones que los gobiernos deberían considerar adjuntar a las adquisiciones, subvenciones, préstamos e incentivos fiscales.

Cuando el acceso asequible y equitativo es una prioridad política, los productos y servicios con financiación pública deben fijarse los precios correspondientes. Por ejemplo, la vacuna AstraZeneca Covid-19, desarrollada con la ayuda de inversiones gubernamentales en investigación y desarrollo, fabricación y ventas anticipadas, incluía disposiciones para mantener los precios bajos, limitar las ganancias durante la pandemia y garantizar el intercambio de conocimientos para la salud pública. Esto contrasta con la tendencia de precios de monopolio en la industria farmacéutica y las patentes estratégicas para bloquear a los competidores.

Las condiciones también pueden dar forma a los objetivos, o «misiones», detrás de la inversión e imponer estándares a las empresas. La descarbonización de las industrias existentes y la expansión de la innovación y el crecimiento ecológicos es una prioridad. Para hacer frente a la crisis climática, necesitamos estados emprendedores para dar forma y crear mercados. En los EE. UU., la energía limpia es un foco principal de las inversiones recientes, mientras que los fondos de recuperación de la UE están orientados hacia los objetivos climáticos y de inclusión digital.

Alcanzar estos objetivos requiere algo más que invertir en tecnologías o industrias ecológicas específicas. Las condiciones asociadas con una transición verde justa deberían atravesar todas las inversiones en estrategias industriales: por ejemplo, requerir nueva capacidad de fabricación para minimizar las emisiones de carbono y crear empleos que cumplan con los estándares laborales.

Además, la recepción de fondos públicos debe estar condicionada a compartir una proporción de regalías, capital o propiedad intelectual con el gobierno. Esto permitiría al estado adoptar un enfoque de cartera para las inversiones, sabiendo que algunas tendrán éxito y otras fracasarán. Si el gobierno de EE. UU. hubiera adquirido acciones de Tesla a cambio de su financiación inicial de 465 millones de dólares, estos ingresos podrían haberse reinvertido en otras empresas alineadas con los objetivos de transición ecológica.

Por último, los gobiernos pueden impulsar a las empresas a canalizar sus propias inversiones hacia actividades productivas. La Ley de Ciencia y Chips de Biden, que busca impulsar la innovación y la fabricación de semiconductores en los EE. UU., incluye disposiciones de «barandillas» que prohíben que los fondos se utilicen para la recompra de acciones. Sin embargo, todavía no prohíbe que las empresas que reciben fondos de la ley de chips participen en tales recompras, una laguna que ha llevado a exigir reglas más estrictas.

Las empresas que presionaron por la ley han gastado miles de millones en recompras de acciones: Apple, Microsoft, Cisco y Google gastaron colectivamente $ 633 mil millones en ellas entre 2011 y 2020, por ejemplo. Las condiciones estrictas podrían requerir que las ganancias futuras se reinviertan en investigación y desarrollo y capacitación de la fuerza laboral.

La estrategia industrial en muchos países aún se está configurando. La ley de fichas, en particular, ofrece una oportunidad inmediata para imponer condiciones. Sus requisitos de “baranda” existentes son un buen punto de partida. Pero si esta ley es un catalizador para el crecimiento verde e inclusivo, y no para el “bienestar corporativo”, dependerá de los términos establecidos en los avisos y contratos de financiación.

Sin condiciones, el dinero público que fluye hacia las estrategias industriales se disipará en las ganancias de la empresa y de los accionistas con solo una ganancia pública marginal. Hacer que estas inversiones sean correctas debería ser una prioridad para los gobiernos de todo el mundo.

Read More: La estrategia industrial exige un nuevo trato con el sector privado