La Hidra de la violencia

Recientemente, el Ministro Presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), Arturo Zaldívar, entregó a la Comisión Permanente del Congreso de la Unión el “proyecto” de Ley General para Prevenir, Investigar, Sancionar y Reparar los feminicidiocon la que busca frenar la ola de violencia que ha atacado sin control a las mujeres mexicanas.

No es un tema menor, en principio porque no es habitual que la SCJN presente iniciativas de ley, más cuando no está facultada constitucionalmente y es en esta instancia donde hay que estudiar y discernir las interpretaciones jurídicas, para no promover un sentido único. propuesta, que presenta uno solo de los magistrados y a los seis meses del término de su mandato.

Este es uno de los grandes flagelos que nos condenan como sociedad, casos como el de Debanhi, Yolanda, Luz Raquelentre muchos otros que no llegan al ojo mediático, nos muestran no sólo el grado de violencia y «descomposición social brutal» como afirma Enrique AlfaroGobernador de Jalisco, al abordar el tema, sino como el reto imposible de seguridad pública nacional que implica para las autoridades locales, municipales, estatales y federales, las cuales se ven desbordadas por su falta de idoneidad, profesionalismo y empatía en todos los sentidos.

Mensajes como «se llegará al fondo del asunto» o «no se descarta ninguna línea de investigación» se reciclan sin cesar en las fiscalías de Nuevo León, Jalisco, Sonora, Morelos, Estado de México y todos los estados del república, cuando uno de estos casos “incómodos” saca a la luz la corrupción y la impunidad que se presume ya no existe. Por otro lado, las cifras relacionadas con la violencia de género y feminicidios Se registran cifras récord y se sigue revictimizando institucional y sistemáticamente a víctimas y familiares.

Ahora bien, a pesar de que la propuesta del juez Zaldívar sirve como oportunidad para reconocer la gravedad del problema, buscando homogeneizar la adecuada regulación de este delito, resulta insuficiente. Se debe considerar la inclusión de víctimas y sus familias, organizaciones de la sociedad civil, defensoras de los derechos humanos de las mujeres y grupos que trabajan permanentemente en este tema.

El problema de esta propuesta es que no resuelve el problema estructural y multisectorial del desolador panorama de impunidad y la inacción del sistema de justicia, que no atiende las múltiples formas de violencia contra las mujeres. En México no existe una “homologación” en la legislación estatal con la federal, ni siquiera en aspectos fundamentales como la tipificación del delito de feminicidio.

Si bien esta homologación legislativa que se busca representa un paso importante, debe implementarse con mucho cuidado ya que se corre el riesgo de omitir las particularidades, condiciones y contextos que definen a cada una de las entidades, así como las necesidades específicas que deben atender. , como en el ámbito forense o cuando se trata de comunidades indígenas.

Es una tarea compleja, se necesitan con urgencia investigaciones adecuadas, con diligencia y siempre con perspectiva de género. Las fiscalías adolecen de personal incapaz e insuficiente, incluido el forense, que muchas veces carece de formación técnica y científica, además de otras deficiencias institucionales que no solo perpetúan la impunidad, sino que afectan directamente la cultura de la denuncia. . Una hidra de mil cabezas.

POR AZUL ETCHEVERRY
[email protected]

@AZULETCHEVERRY

MAAZ

Continuar leyendo: La Hidra de la violencia