La importancia de la educación financiera en tiempos de crisis

En México, solo alrededor del 30 por ciento de la población tiene conocimientos relacionados con las finanzas personales, lo que refleja que en el país la educación financiera es un tema que no se toma en cuenta, sin embargo, dado el panorama económico actual, este desconocimiento sobre cómo administrar Los ingresos representan una gran desventaja que puede provocar grandes crisis monetarias en los hogares mexicanos, por lo que aprender a saber cómo y cuándo gastar es fundamental en tiempos de incertidumbre económica.

De acuerdo con la Encuesta Nacional de Instrumentos Financieros (ENIF) 2021, el 50.8 por ciento de la población entre 18 y 70 años separa el dinero para pagos y deudas del gasto diario, lo que ya representa un avance en la educación financiera, aunque no es suficiente, ya que el son menores los porcentajes de quienes llevan un registro de sus deudas o pagos pendientes de realizar (41,5 por ciento), anotan sus gastos (23,5 por ciento), elaboran un presupuesto o registran sus ingresos o gastos (22,5 por ciento) y quienes tienen pagos domiciliados o herramientas de gestión financiera (17,6 por ciento).

El mismo estudio realizado en 2018 reveló que, en México, solo el 30 por ciento de su población tiene conocimientos relacionados con el manejo racional de los recursos, en contraste con Suecia, Noruega y Dinamarca, cuyos porcentajes ascienden al 71 por ciento, Canadá al 68 por ciento y el Reino Unido con un 67 por ciento.

En ese orden de ideas, el director general de Educación Financiera de la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef), Dr. Wilfrido Perea Curiel, ha referido que, en cuanto a habilidades y conocimientos de educación financiera, México está por debajo del promedio de los países de la OCDE.

Lo anterior demuestra que “es un porcentaje mínimo de mexicanos que hacen un presupuesto y que tienen conocimiento de cómo administrar su crédito y ahorros”.

Asimismo, el estudio publicado en 2020, titulado “Iniciativas de educación financiera privada en México: oferta, demanda y oportunidades de mejora”, realizado por Nacional Monte de Piedad en alianza con el Centro de Estudios para la Competitividad del Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM ), reveló que el 67 por ciento de la población se encuentra en una situación crítica por rezago en aspectos específicos de conocimiento, comportamiento, planificación y uso de servicios financieros. Esta cifra también podría estar directamente correlacionada con el nivel de endeudamiento que la banca nacional registra por miles de clientes en sus carteras.

De esta cifra se puede deducir que el 12 por ciento de la población tiene conocimientos financieros “pobres” y el 22 por ciento conocimientos “débiles”, ambos segmentos están conformados por perfiles sociodemográficos de personas sin estudios o con educación básica completa, con muy poca familiaridad con el uso de la tecnología, principalmente el celular, y de los cuales, las mujeres dedicadas al hogar son las que conforman la mayoría de la población con este nivel. Si se unificaran estas cifras estaríamos afirmando que más de un tercio de la población se ubicaría en este segmento poblacional.

Además, el estudio reportó que solo el 33 por ciento de la población tiene un nivel de conocimiento «básico» sobre finanzas, y el porcentaje está compuesto en su mayoría por quienes tienen educación media superior que tienen trabajo o trabajan en casa, pero no tienen seguro de salud y no todo este porcentaje tiene un teléfono inteligente.

El hecho de que México no tenga ni siquiera el promedio (de la OCDE) en educación financiera, se refleja en la administración de ingresos de los hogares mexicanos, que también es baja, debido a que el salario mínimo en el país es de 172.87 pesos. por día, y más cuando el mundo está en complicaciones como la pandemia del COVID-19, la guerra en Ucrania, las interrupciones en la cadena de suministro y la crisis de los “chips” hechos por semiconductores, situaciones que han provocado un momento complejo en la economía. , como la caída y estancamiento del PIB y las altas tasas de inflación.

Ante el escenario de incertidumbre económica que enfrenta actualmente el mundo, los puntos de apoyo de confianza o inversión económica con los que puedan contar las personas en el mundo supondrían una diferencia sustancial entre un mundo con oportunidades a medio y largo plazo y uno en el que la inviabilidad financiera salir adelante, una vez superada la crisis sanitaria y la guerra entre Rusia y Ucrania, es una constante. La mejora en la administración de los recursos personales ayudaría mucho a los gobiernos en la economía interna de las naciones.

POR LUIS MIGUEL MARTINEZ ANZURES

PRESIDENTE DEL INSTITUTO NACIONAL DE ADMINISTRACIÓN PÚBLICA

CAMARADA

Continuar leyendo: La importancia de la educación financiera en tiempos de crisis