La insólita idea para controlar la lava en La Palma: “bombardear el volcán”

El volcán de La Palma ha estado en erupción durante 38 días sin interrupción y, por lo tanto, no es de extrañar que, como resultado de saciedad y desesperaciónAparecen voces con propuestas un tanto utópicas, al menos en el papel, para afrontar la Cumbre Vieja.

Casimiro Curbelo, presidente del Ayuntamiento de la isla de La Gomera, ha planteado, en un programa de radio, la posibilidad de bombardear el volcán para controlar el flujo de lava bajo demanda.

“¿No hay un avión que vuela que pueda dejar caer? ¡Llega y suelta boom! Y yo, oriento la lava en una dirección. Tal como digo No tiene sentido, pero me da la impresión de que desde el punto de vista tecnológico hay que probarlo ”, dijo Cubero en radio Faycán Gran Canaria.

El volcán Cumbre Vieja continúa arrojando lava. Foto: Reuters

Nueva erupción del volcán Cumbre Vieja en La Palma

Curbelo, según Canarias Now, insistió en que es la única opción factible. “Ubiquémonos en una realidad de una balsa que pierde agua y queremos que fluya de repente. Bueno, tendremos que actuar con un sistema que la haga caer. una pequeña bomba explosiva y destruir una parte y deja que todo salga de una vez“, argumentó.

Deberías leer:   España registró su primer caso de la variante Ómicron

Seis semanas de erupción

La erupción de La Palma entró el lunes en su sexta semana y continúa con todo su vigor.

Al mediodía del lunes se abrió una nueva boca, sumándose a las nuevas fuentes emisoras que abrieron el domingo en el flanco oeste del cono principal y que ha generado enormes emisiones de lava que hacen que los arroyos crezcan en altura y anchura.

El director técnico del Plan de Prevención de Riesgos Volcánicos (Pevolca), Miguel Ángel Morcuende, explicó esta semana que el volcán está emitiendo “Grandes avenidas” de lava que cubren los flujos de lava en rojo y corren por la pendiente, en algunos casos provocando llamativos desbordes.

La directora del Instituto Geográfico Nacional en Canarias, María José Blanco, ya señaló ese mismo lunes que se podrían abrir nuevas fuentes de emisión pero siempre en la misma zona.

También señaló el riesgo de que el cono principal se vuelva a romper, debido a la inestabilidad del material en el que se asienta. Esto podría generar nuevos flujos de lava.