La llamativa interpretación de Nicolás Maduro sobre la destitución de Pedro Castillo en Perú: «Acoso», «conspiración» y «persecución»

El mandatario venezolano defendió al expresidente peruano, quien permanece detenido en su país.

Un día después del fugaz autogolpe que intentó Pedro Castillo y su destitución, Nicolás Maduro hizo una impactante interpretación de la situación política en Perú. el presidente de venezuela habló de «acoso», «persecución ilimitada» y apuntó contra la «oligarquía» por llevar al ahora destituido jefe de Estado al «extremo de disolver el Parlamento».

Maduro pronunció este jueves su férrea defensa de Castillo durante la Marcha del Día de la Lealtad y el Amor al Comandante Hugo Rafael Chávez Frías, en homenaje al fundador del régimen chavista.

Calificó al expresidente peruano, quien fue reemplazado el miércoles por su vicepresidenta Dina Boluarte, como un «simple maestro». Y arrancó ese pasaje de su apasionado discurso: «Cuando veas lo que ha pasado en el Perú, ¡La revolución bolivariana crece!”.




Nicolás Maduro defendió a Pedro Castillo y culpó a la oposición de la disolución del Congreso peruano. Foto AP

“Eligen como presidente a un maestro, Pedro Castillo. Desde el primer momento no quieren reconocer su victoria, le niegan su victoria. Al final, obligados por la realidad, tienen que reconocer su victoria como presidente”, dijo. continuó con su cerrada defensa.

Luego aseguró que el líder de la izquierda peruana sufrió una “conspiración” y responsabilizó a la oposición de la oligarquía por la disolución del Congreso.

“Una vez juramentado, en julio de 2021, comienza la conspiración para un golpe parlamentario. Y comienzan los ataques, un hostigamiento permanente. Hasta golpe a golpe, acoso a acosoen una persecución parlamentaria, política y judicial sin límite, lo llevaron al extremo de intentar disolver el Parlamento del Perú», dijo Maduro.

Pedro Castillo sigue detenido tras el fugaz autogolpe y su destitución por el Congreso peruano.  Foto EFE


Pedro Castillo sigue detenido tras el fugaz autogolpe y su destitución por el Congreso peruano. Foto EFE

“Todas las circunstancias que hemos visto son las élites oligárquicas que no permiten que un simple maestro llegue a la presidencia del Perú y trate de gobernar para el pueblo. El gran mensaje que le manda la extrema derecha a los movimientos populares, a los movimientos progresistas, es “No los vamos a dejar gobernar”, dijo entusiasmado.

Y agregó, en tono más alto: “Pero desde Venezuela le decimos a la extrema derecha: ‘¡En Venezuela no volverás!'»

«Nosotros no interferimos en los asuntos internos de ningún país, solo hago un reflejo y espero que el pueblo peruano, en el marco de su Constitución, logre, más temprano que tarde, su camino de liberación, su camino de verdadera democracia”, aclaró Maduro.

Nicolás Maduro habla en una reunión de la CELAC.  Pedro Castillo, con sombrero, lo escucha.  Foto Reuters


Nicolás Maduro habla en una reunión de la CELAC. Pedro Castillo, con sombrero, lo escucha. Foto Reuters

La situación de Pedro Castillo y el pedido a López Obrador

Castillo ordenó el miércoles disolver temporalmente el Congreso y establecer un gobierno de emergencia nacional, cuando el Parlamento se disponía a debatir una moción de vacante en su contra que podría haberlo destituido de la jefatura del Estado.

Tras la medida, caracterizada por la mayoría como un golpe de Estado y sin el apoyo ni siquiera de su gabinete, fue destituido por el Congreso y detenido por la Policía siguiendo una orden del Ministerio Público.

Apenas unas horas después, la vicepresidenta Dina Boluarte se convirtió en la primera presidenta nacional del Perú, cuando prestó juramento ante el pleno del Congreso.

El juez supremo peruano Juan Carlos Checkley ordenó siete días de prisión preventiva para el expresidente.

Andrés Manuel López Obrador y Pedro Castillo se reúnen en una reunión de la CELAC en septiembre de 2021. Foto AFP


Andrés Manuel López Obrador y Pedro Castillo se reúnen en una reunión de la CELAC en septiembre de 2021. Foto AFP

Antes de ser detenido, Castillo tuvo una breve comunicación con Andrés Manuel López Obrador, en la que le pidió su ayuda para obtener asilo en México. Así lo confirmó el presidente mexicano.

“Habló aquí a la oficina para que me avisaran que iba a la embajada, pero seguro que ya le habían pinchado el teléfono”, dijo López Obrador, quien calificó la destitución de Castillo como un “golpe suave”.

El mexicano informó que buscó al canciller Marcelo Ebrard y le pidió hablar con el embajador de su país en Perú, pero que un grupo de manifestantes opuestos a Castillo obstruyó el acceso a la sede diplomática en Lima.

Con información de EFE y AFP

base de datos

mira también