La peste #Locust de África Oriental muestra que necesitamos una conversación honesta sobre #Pesticidas

0
35


Una devastadora plaga de langostas ha afectado a África Oriental, con enjambres de insectos cubriendo un área del tamaño de Moscú. En su desesperación por esta plaga, los agricultores y la policía en países como Kenia y Etiopía están utilizando todas las herramientas disponibles, desde pesticidas hasta lanzallamas e incluso ametralladoras. Su desesperación es real y justificada: con grandes cantidades de cultivos comidos por el insecto hambriento, toda la región podría ver un desastre de seguridad alimentaria que pone en peligro la vida escribe Bill Wirtz.

La invención de los pesticidas ha resuelto este problema en prácticamente todas las demás regiones del mundo, y los funcionarios deberían estar interesados ​​en buscar tecnología, no lanzallamas para hacer frente a esto.

Estos tipos de plagas han afectado previamente a otras áreas del mundo.

En 2015, tal flagelo llegó a Rusia, causando la destrucción del 10% de sus cultivos después de un monstruoso ataque de miles de langostas. De pie junto a sus campos, los granjeros estaban arruinados y desesperados. Sus pérdidas fueron enormes. Más tarde, los consumidores se enfrentaron al aumento de los precios, lo que afectó más a los hogares de bajos ingresos.

Sin embargo, a través de los pesticidas, la química moderna nos ha dado las herramientas para defendernos contra las plagas en nuestros campos y en nuestras ciudades. En lugar de perder una gran parte de nuestros rendimientos de cultivos, estos productos nos han garantizado una mayor seguridad alimentaria. Eso debería ser defendido.

Pero en el mantra de hoy, los pesticidas se consideran indeseables. No hace falta decir que un pesticida requiere un uso profesional y preciso, y ciertamente no todos los agricultores han sido igualmente rigurosos. La demonización general de todo uso de pesticidas ha fallado en implementar una política inteligente o incluso amigable con el medio ambiente.

Abandonar el uso de pesticidas por completo tiene efectos ruinosos.

En los Países Bajos, el Centro de asesoramiento y conocimiento sobre plagas advierte en los principales periódicos que las nuevas infestaciones de ratas son inminentes a medida que el país se prepara para restringir el uso de veneno para ratas a partir de 2023. Ya se ha prohibido en áreas al aire libre, pero ahora también se prohibirá el uso en interiores, como RTL Nieuws informes.

La invasión de ratas en París cuenta una historia similar. En enero de 2018, el gobierno lanzó una campaña antirata de 1,7 millones de euros para reducir la cantidad de roedores plagados de enfermedades. Un total de 4,950 operaciones antirratas se llevaron a cabo entre enero de 2018 y julio de 2018 en comparación con las 1,700 del año anterior. Estos esfuerzos no solo han fallado, sino que también han fallado en apaciguar a quienes no desean ningún efecto humano sobre el medio ambiente que nos rodea. Se difundió ampliamente una petición en línea que denunciaba el «genocidio de ratas» y pedía el fin de los exterminios. Recolectó 26,000 firmas.

Pero no podemos permitir una infestación de ratas. Si nos esforzamos por ciudades saludables, no podemos tener nuestras casas y calles «compartidas» con las ratas. De lo contrario, las consecuencias de nuestra inacción conducirán a problemas de salud considerables. Lo mismo se aplica a otras especies.

Un estudio realizado por investigadores de Biology Letters., incluida la investigadora francesa Céline Bellard PhD, mostró en 2016 que las especies exóticas o invasoras son la «segunda amenaza más común» asociada con la extinción de animales y vida silvestre desde AD 1500. Y para al menos tres de las cinco especies animales examinadas, estas Las especies invasoras son la principal causa de muerte.

Este es un problema importante en la Unión Europea. La UE sufre daños por valor de 12 000 millones de euros cada año debido a los efectos de estas plagas en la salud humana, la infraestructura dañada y las pérdidas agrícolas.

Según un informe de 2015, 354 especies están en riesgo significativo, incluyendo 229 animales, 124 plantas y 1 hongo. Las especies invasoras incluyen babosas españolas, la bacteria xylella fastidiosa y el escarabajo asiático de cuernos largos. El lector tradicional no tendrá un concepto directo de su aspecto, y dado que no hay equivalentes domésticos, probablemente tampoco habrá una petición de los activistas.

Los agricultores en África no deberían tener miedo de renunciar a todos los pesticidas, ya que el uso controlado es esencial para un sistema agrícola productivo y un ecosistema viable.

La educación es por lo tanto clave. La prudencia sobre los pesticidas no puede y nunca debe convertirse en una obsesión ideológica. El uso controlado de pesticidas con base científica sigue siendo una necesidad absoluta para nuestros agricultores y ciudades. Si no entendemos este hecho crucial, nos convertiremos en nuestra propia plaga.

Bill Wirtz es un analista senior de políticas para el Consumer Choice Center.

Comentarios

Comentarios de Facebook

Etiquetas: África Oriental, UE, destacado, imagen completa, langostas

Categoría: Una portada, África, UE, Mundo



Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here