La propagación del coronavirus entre el personal del hospital no se informa

El coronavirus ha infectado a los trabajadores médicos de California con mucha mayor intensidad de lo que se ha revelado públicamente, incluidos más de 175 casos en UCLA, según los registros revisados ​​por The Times y una fuente con conocimiento de la situación.


El virus se ha propagado en las clínicas ambulatorias de la UCLA, las unidades geriátricas y de parto y parto, y en la unidad de cuidados intensivos pediátricos, dijo la fuente.

Las infecciones en los centros de salud incluyen al menos ocho casos de trabajadores médicos en el Centro de Salud Providence St. John en Santa Mónica; 30 en Providence Little Company of Mary Medical Center en San Pedro que son positivos o esperan resultados; seis en el Centro Médico del Valle de Santa Clara en Silicon Valley, incluyendo una muerte; 10 en el UC Davis Medical Center en Sacramento; cinco en el Centro Médico Cedars-Sinai; y cientos dispersos entre numerosos centros de atención a personas mayores y de vida asistida en todo el estado.

“Debido a que los hospitales no están recibiendo la información sobre sus empleados, estoy seguro de que hay grupos de los que nadie sabe”, dijo Steve Trossman, director de asuntos públicos de Service Employees International Union-United Healthcare Workers West (SEIU-UHW), que representa a casi 100,000 trabajadores de la salud. “Eso está mal para que la gente no sepa que su hospital local tiene un brote”.


En múltiples casos, el grupo de casos no pudo confirmarse más allá de las entrevistas con los administradores, el personal y las personas infectadas. Los hospitales y otras instalaciones médicas no están obligados a revelar grupos conocidos; ninguna ley lo exige, y las autoridades estatales y del condado lo han dejado en gran medida a las instalaciones para autoinformarse.

Los profesionales médicos entrevistados por The Times sospechan que los miembros del personal pueden estar transmitiendo el virus entre ellos. En algunos casos, dijeron, la escasez de equipos de protección personal puede ser una causa aparente. Todos los hospitales con brotes dijeron que su personal tiene acceso a equipo de protección adecuado.

Centro Médico Ronald Regan de UCLA

Heidi Choi, estudiante de pregrado de Biología Humana y Sociedad de la UCLA, junto con enfermeras y simpatizantes se reúnen para protestar por la falta de equipo de protección personal (EPP) en el Centro Médico Ronald Regan de la UCLA.

(Jason Armond / Los Angeles Times)

El Dr. Mark Ghaly, el principal asesor de salud pública del gobernador Gavin Newsom, dijo el jueves que el bienestar de los trabajadores médicos era “la mayor preocupación”. Pero reconoció que California no realiza un seguimiento exhaustivo de posibles brotes en hospitales y otras instalaciones médicas y que el estado debe hacerlo.

Ghaly, jefe de la Agencia de Salud y Servicios Humanos de California, dijo que el estado está en comunicación directa con solo algunos hospitales cuando se trata de grupos de casos y no recibe informes de todos. Cuando se le presentaron los hallazgos generales de The Times, dijo que el estado “absolutamente” debería recibir informes sobre brotes de todas las instalaciones.

En ausencia de supervisión estatal o local, muchas instalaciones, incluidas las de propiedad pública como UCLA, han optado por permanecer en silencio hasta que la cifra sea tan grande que la información no pueda ser retenida, o los denunciantes se presenten.

Cuando los empleadores de atención médica brindan información sobre el personal enfermo, a menudo ofrecen una advertencia: no hay forma de probar que el empleado que dio positivo contrajo la enfermedad en el trabajo.

Cuando se le preguntó cuántos empleados dieron positivo para el virus, un portavoz de UCLA Health respondió en un correo electrónico: “No tengo información sobre grupos específicos de casos COVID positivos”.

El portavoz señaló que UCLA informa los datos al Departamento de Salud Pública del condado.

Providence Southern California, propietaria de St. John’s and Little Company of Mary, dijo el jueves que tenía 49 exposiciones a COVID-19 relacionadas con el trabajo en sus 35,000 empleados en 11 hospitales, pero se negó a nombrar instalaciones específicas.

El portavoz de Cedars-Sinai, Duke Helfand, cuestionó que el hospital tuviera un grupo de casos, pero reconoció que parte del personal podría verse afectado. Agregó que todo el personal estaba siendo examinado antes de sus turnos. UC Davis se negó a decir cuántos trabajadores estaban infectados, citando razones de privacidad.

Un punto ciego que involucra la salud de los profesionales médicos es el número de muertos. Aunque las autoridades estatales dijeron que, hasta el 8 de abril, 10 trabajadores de la salud en California habían muerto por causas relacionadas con COVID-19, no podían decir exactamente dónde ocurrieron esas muertes.

Una de las víctimas es Valeria Viveros, una asistente médica de 20 años que trabajó en un hogar de ancianos del condado de Riverside con un brote y murió la semana pasada después de contraer COVID-19, según su tío, Gustavo Urrea. Urrea cree que los trabajadores de la salud deberían tener un mejor acceso a pruebas, capacitación e información. Cuando Viveros se enfermó, su empleador la envió a su casa durante dos semanas, pero no le ofreció más ayuda, dijo.

“Hay que proteger a este tipo de personas que arriesgan sus vidas, y no lo hacen, no lo están haciendo”, dijo Urrea, quien describió a su sobrina como compasiva e impulsada a convertirse en enfermera.

“Era joven y no merecía esto”, dijo.

Un análisis de datos de Los Angeles Times encontró una amplia variación en las tasas de infecciones de los trabajadores de la salud en todo el estado, lo que sugiere que algunas regiones están teniendo más dificultades para mantener al personal médico seguro que otras.

Funcionarios de California Health and Human Services publicaron los datos de condado por condado sobre infecciones entre los trabajadores de la salud el 10 de abril a pedido de The Times. En ese momento, los trabajadores representaban al menos el 7,8% de los casos confirmados en todo el estado, aunque esa cifra podría ser engañosa porque algunos pueden tener un acceso más fácil a las pruebas que otros residentes.

Hasta el miércoles, 2,974 trabajadores de la salud en California dieron positivo para COVID-19, de más de 26,000 casos confirmados, aproximadamente el 11% de todos los casos en el estado.

Las tasas de casos de COVID-19 que involucraron al personal médico examinado por The Times variaron ampliamente según el condado, y los trabajadores de la salud representaron aproximadamente el 20% de todos los casos en los condados de Placer y Humboldt, por ejemplo, pero solo una fracción de los de los condados de Kern y Riverside . El condado de Los Ángeles, con 6.4%, tenía una de las tasas más bajas en el estado.

Las estadísticas de condado por condado sobre el número de trabajadores de la salud no están fácilmente disponibles, lo que hace difícil entender qué significan los números para la población general de trabajadores de la salud en cada área.

Entre los más de 700 trabajadores de la salud infectados en el condado de Los Ángeles, aproximadamente el 42% trabajaba en un hospital, según la directora de salud del condado, Barbara Ferrer. Alrededor del 19% trabajaba en un centro de enfermería especializada. Un 11% adicional trabajaba en oficinas de atención primaria, y alrededor del 5% eran socorristas.

Según los datos del condado de Los Ángeles, los diagnósticos positivos de COVID-19 se dividen casi por igual entre los pacientes y el personal en entornos institucionales, como hogares de ancianos y centros de vida asistida. Ferrer dijo el jueves que 1.050 pacientes en entornos institucionales han dado positivo, así como 913 miembros del personal.

No pudo dar más detalles sobre dónde trabajaban esos trabajadores.

“No tengo esa información”, dijo. “En este momento, estamos capturando la información más por el tipo de trabajo que realiza el trabajador de la salud y sus exposiciones que por la instalación que hemos estado capturando”.

La Dra. Christina Ghaly, directora del Departamento de Servicios de Salud del Condado de Los Ángeles, dijo que las personas no deben preocuparse de que una visita a un hospital les infecte con COVID-19.

“Los hospitales tienen pautas muy estrictas de control de infecciones”, dijo Ghaly en una conferencia de prensa el miércoles. “Creo que las personas deberían tener un alto grado de confianza en la capacidad de la atención médica y los entornos hospitalarios para mantener esas pautas de prevención y control de infecciones y mantener a las personas seguras”.

Pero aquellos que trabajan dentro de las instalaciones no son tan optimistas, y cada vez pierden más confianza en los funcionarios y administradores de salud pública encargados de proteger su seguridad y la de los pacientes, especialmente a la luz de la escasez de equipo de protección que muchos se han visto obligados a usar. trabajar bajo.

En el Centro Médico del Valle de Santa Clara, un gran hospital público en Silicon Valley, los administradores permanecieron en silencio mientras un brote del virus afectaba al personal de enfermería en una unidad médica del segundo piso. Un denunciante anónimo se quejó ante los funcionarios del condado la semana pasada.

Para entonces, seis mujeres se habían enfermado; cuatro de ellos habían dado positivo y uno estaba muerto.

Desde entonces, los empleados han aprendido unos de otros de un brote entre los trabajadores en la sala de calderas.

“La gerencia ha estado muy callada al respecto”, dijo un empleado que recientemente habló con un operador de sala de calderas que dio positivo. “Entiendo que no quieran causar histeria en el hospital. Lo entiendo. Pero creo que las personas que han estado expuestas tienen derecho a ser notificadas y puestas en cuarentena ”.

El rumor sobre quién está enfermo en el personal corre todo el día y la noche, dijo el empleado.

“Es algo de lo que todos estamos hablando, y la frustración es que la gerencia no está haciendo nada para mantenernos informados, así que tenemos que resolverlo”, dijo el empleado.

Maury Kendall, portavoz del sistema de salud pública del condado de Santa Clara, dijo que a los empleados de la sala de calderas se les habían ofrecido pruebas y que los funcionarios estaban considerando cambios en la forma en que los administradores se comunican con el personal.

“Actualmente estamos revisando nuestras políticas y prácticas a la luz de las preocupaciones que se han planteado”, dijo.

Angela Gatdula, enfermera registrada en el Centro de Salud Providence St. John en Santa Mónica, dio positivo por COVID-19 la semana pasada. A medida que el brote ha crecido en el condado de Los Ángeles, su sala se ha llenado de pacientes sospechosos y confirmados de COVID-19, excluyendo a aquellos que necesitan estar en la UCI, dijo, pero las enfermeras no han tenido acceso a las máscaras N95.

Gatdula cree que cayó enferma mientras trataba a pacientes con COVID-19 y usaba una máscara quirúrgica. Anteriormente en el brote, los Centros federales para el Control y la Prevención de Enfermedades habían recomendado que todos los proveedores de atención médica usaran máscaras N95, pero recientemente aflojó las pautas, en parte para extender los suministros limitados a nivel nacional.

Gatdula dijo que no ha habido transparencia del hospital en torno a los miembros del personal que se enfermaron. Ella dijo que hay otra enfermera en su unidad que también está enferma, pero esa enfermera informó a Gatdula: el hospital no compartió esa información.

“Hay una falta de transparencia en términos de quiénes son los cuidadores que están enfermos”, dijo. “Nadie sabe lo que es verdad, lo que es verdad”.

California Corresponsal

Las ultimas noticias de California, editadas por los corresponsales en California. Si quieres sumarte no dudes en contactarnos.