La propiedad de un banco de EE. UU. por parte de la criptoempresa FTX plantea interrogantes