La tensa junta (sobre la marcha) en Palacio Nacional

Con motivo de la Marzo que tendrá que conducir AMLO El próximo domingo, todo el gabinete involucrado en su organización -incluido el secretario de Gobernación- fue convocado después de «la mañana» de este miércoles. Se sirvieron suficientes canapés gourmet, café y refrescos. La reunión “iba a ser larga”.

AMLO resaltó a los asistentes que el director general de la marcha fue Adán Augusto López, y que cualquier cuestión sobre el evento del fin de semana la resolvería su compatriota, como si fuera él respondiendo. «No dudes en hablar con Adam para cualquier cosa, tiene mi confianza en esto», dijo.

El primero en hablar (tras la intervención del presidente) fue su secretario de Gobernación, quien dijo que todos los líderes estatales del movimiento tenían instrucciones de mover (al menos) el 70 por ciento de su personal de confianza, contando con los recursos necesarios para ello, sin cualquier obstáculo.

Además, el hombre fuerte de Bucareli dijo que había luz verde para que, (con las reservas correspondientes y teniendo cuidado con las filtraciones), el trabajador de base sea «invitado» o «convencido» a la marcha, «haciéndoles ver que su asistencia podría redituar después, porque las cosas seguirían igual, o mejor”.

Hubo quienes presentaron el informe general de las delegaciones de bienestar, que incluía el compromiso de movilizar (al menos) el 60 por ciento de los beneficiarios de los programas sociales que surgieron (o impulsaron) en el gobierno de López Obradoren particular, (por su condición física), a los jóvenes del futuro y diferentes becarios.

Se señaló que en el caso de los millones de adultos mayores beneficiados con su pensión “Obradorista”, el indicio fue que salen a marchar en su ciudad, (o que de manera “persuasiva”) envían dos “ miembros de su familia “sanos y fuertes” para caminar en su nombre, “ya ​​sea en el pueblo o hasta la CDMX” en las camionetas dispuestas para ello.

Dicen quienes asistieron a dicha reunión en Palacio Nacional que, en más de una ocasión, el presidente interrumpió a los oradores para gestionar, (de manera contundente y enérgica), que el día de la marcha dejaría en claro que las calles y las manifestaciones masivas si le pertenecieran, «que fueran su marca registrada, que no hubiera margen de error». Varias «grasas tragadas». Veremos que pasa.

POR ALEJANDRO AGUIRRE GUERRERO

COLABORADOR

TWITTER: @AAGUIRRE_G

CAMARADA

Continuar leyendo: La tensa junta (sobre la marcha) en Palacio Nacional