18.5 C
Usa River
domingo, mayo 16, 2021

La trastienda del aval final de Juntos por el Cambio a la postergación de las elecciones

- Advertisement -
- Advertisement -

En medio de la escalada del conflicto entre la Casa Rosada y el Ayuntamiento por las clases presenciales, el ala dura de Juntos por el Cambio, cuyos principales exponentes son Mauricio macri Y Patricia bullrich, decidió ceder y aceptar la propuesta del oficialismo de aplazar un mes las elecciones, por la situación de salud provocada por el coronavirus, a cambio de imponer una “Cláusula de bloqueo” para proteger el PASO.

La “Humo blanco” Abandonó anteayer la reunión de la dirección del interbloque Juntos por el Cambio, que había sido convocada para discutir otros temas de la agenda legislativa. En ese encuentro, en el que participaron Mario Negri (UCR), Cristian Ritondo (Pro) y Juan Manuel Lopez (CC-ARI), entre otros legisladores de la fuerza, los representantes de la coalición coincidieron en que no podían retrasar más la respuesta del gobierno. En esa charla, dice un líder del espacio, se enteraron de que la postura intransigente del ala dura de Pro se había “desbloqueado”.

Aunque un sector del espacio se mantuvo tus objeciones sobre la negociación con el Gobierno, la posibilidad de incluir en el pacto un “Cláusula de salvaguardia” -una idea que Bullrich promovió inicialmente, pero que terminó dando forma Elisa Carrió-, para bloquear un eventual intento de la Casa Rosada de modificar una vez más el calendario electoral durante el año en curso, cumplió un amplio consenso en la cúpula de Together for Change. “Patricia y Mauricio entendieron que el kirchnerismo tenía los votos para aprobar el aplazamiento o suspensión, como les veníamos diciendo”, confiesa uno de los jefes de la fuerza, que forma parte del sector moderado. De hecho, el encuentro virtual que el ministro del Interior, Eduardo “Wado” De Pedro, con aliados del oficialismo y el resto de los bloques de oposición hicieron sonar las alarmas en el macrismo.

Patricia Bullrich llega a la rueda de prensa de Juntos por el CambioFabián Marelli – EDL

Con el permiso final de Macri y Bullrich, quienes eligieron a Negri y Ritondo como interlocutores, los líderes parlamentarios del conglomerado opositor aceleraron las negociaciones para afinar la contraoferta al Ejecutivo. Según distintas fuentes de la coalición, los lineamientos generales del comunicado que se dio a conocer ayer ya habían sido acordados en la última reunión de la mesa espacial nacional.

Tras coincidir en los últimos detalles del comunicado, definieron que Negri llamaría ayer a De Pedro y al presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, para comunicar la posición final de Together for Change sobre la propuesta oficial de posponer las elecciones primarias a 12 de septiembre y las elecciones generales para 14 de noviembre. “No podíamos esperar más, pero era difícil encontrar el momento. Tenemos que mostrar un poco de racionalidad en esta situación, algo que el Gobierno no está haciendo ”, admitió uno de los legisladores que participó en el encuentro.

¿Por qué se aceleró la respuesta a la Casa Rosada? En Juntos por el Cambio señalan que la lucha del presidente Alberto Fernández con el jefe del gobierno de Buenos Aires, Horacio Rodríguez Larreta, por la suspensión de clases presenciales en el área metropolitana (AMBA) retrasó las negociaciones finales para llegar a un consenso sobre la posición e hizo que el clima fuera raro. A su vez, Bullrich y Macri miraron con resentimiento la iniciativa del partido gobernante. Pero durante los últimos días decidieron dar su respaldo, antes de la “amenaza” del Gobierno a pactar con sus aliados y el resto de bloques de oposición en la Cámara Baja, sin llegar a un consenso con Juntos por el Cambio. Su objetivo, aseguran en Pro, es evitar que el oficialismo suspenda las primarias. “Ante el intento del gobierno de derogar las PASO, lo único que aceptamos es postergarlas por un mes, con la cláusula de salvaguardia, y que se implemente la boleta única. Esas son las dos condiciones“Advierte una espada de duro macrismo que de las negociaciones.

Massa y Ritondo
Massa y RitondoMaximiliano Vernazza / Diputados Press.

Sin embargo, De Pedro ya ha rechazado la posibilidad de utilizar la boleta única en las próximas elecciones. El 9 de abril, cuando el Gobierno envió el proyecto a los jefes parlamentarios del Pro, la UCR y el CC, el Ministerio del Interior advirtió que “los cambios en la metodología son impracticables con un calendario electoral en marcha”.

Deberías leer:   los empleadores y el sindicato se reúnen por primera vez para buscar una compensación
Deberías leer:   Sebastián Piñera propuso posponer las elecciones constituyentes hasta mayo por ola de contagios por coronavirus

“Decían que no respondimos y amenazaron con avanzar solos. ¿Querías la respuesta? Ahí tienes. Ahora que lo resuelvan ellos ”, comentaron cerca de Bullrich. Macri, por su parte, se mantuvo en contacto con Negri -también habló con Larreta y Bullrich en los últimos días- y refrendó la contrapropuesta final. “Estás de acuerdo siempre que se respetan las cláusulas“Dicen en el entorno del expresidente.

La falta de definición sobre la propuesta del partido gobernante de extender las elecciones también preocupación generada en larretismo. “Tenemos que enfrentarnos a esto y estar de acuerdo.. Si el gobierno luego suspende o unifica, no podremos decir nada ”, rugió anteayer uno de los obispos de Larreta. La denuncia llegó a oídos del alcalde.

Negri reforzó esa teoría en debates internos. Tras escuchar el ofrecimiento del oficialismo, el líder de la UCR planteó la necesidad de resguardar la realización de las primarias, ante la demanda de los gobernadores del PJ y de un sector del oficialismo de reprimirlas. Como otras espadas de la fuerza, Negri temía que el kirchnerismo lograra reunir los 129 votos aprobar el proyecto sin el apoyo de Together for Change. “Tenemos que garantizar que el partido gobernante y sus aliados no hagan estallar el sistema de elección de candidatos en medio de un año electoral. Buscamos la garantía de que habrá PASO ”, argumentan.

Los integrantes del ala dura del Pro no fueron los únicos que cedieron a la presión del sector moderado de la coalición -Rodríguez Larreta, María Eugenia Vidal, los obispos del CC y algunos dirigentes de la UCR- para negociar el aplazamiento de las PASO con el partido gobernante. Gobernadores radicales Gerardo Morales (Jujuy), Rodolfo Suárez (Mendoza) y Gustavo Valdés (Corrientes), Quienes habían rechazado una modificación del calendario en la última cumbre presencial de Juntos por el Cambio en el barrio de Palermo, también se inclinaron a estar de acuerdo durante los últimos días. “El tema estaba latente. Solo estamos esperando el momento ”, comentan desde lo alto de la UCR.

Las negociaciones informales para ejecutar la fecha de las elecciones comenzaron hace meses en el Congreso. En febrero, Ritondo fue encuestado por Máximo Kirchner, jefe de la cuadra del Frente de Todos, para discutir el aplazamiento, según indicó LA NACION. “Hagámoslo por consenso, por un tema de salud”, le preguntó el hijo del vicepresidente.

Esas conversaciones se estancaron hasta fines de marzo, cuando el Frente de Todos puso el tema sobre la mesa durante la famosa cumbre en la Casa Rosada con Ritondo y Jorge Macri. El motivo del nombramiento fue el lanzamiento del Programa de Emergencia de Infraestructura Municipal (Preimba), pero la charla entre De Pedro, Massa, Kirchner y Axel Kicillof, representantes del oficialismo, y los referentes del Pro derivó en el tema electoral.

A partir de ese episodio, que generó pases de factura interna, Juntos por el Cambio demoró una respuesta porque no pudo unificar posición sobre la propuesta del kirchnerismo.

Conozca The Trust Project
- Advertisement -
- Advertisement -
ultimas noticias
Notas relacionadas
- Advertisement -