La UE busca entrar en la carrera espacial de banda ancha

Con la constelación Skylink de Elon Musk lista para tomar la delantera en un mercado del que OneWeb, respaldado por el gobierno del Reino Unido, quiere una porción, la Unión Europea (UE) se ha revelado como la próxima en la plataforma de lanzamiento de servicios de banda ancha por satélite.

Los detalles de la oferta han sido revelados por la Comisión Europea (CE), que ha seleccionado un consorcio de fabricantes de satélites europeos, operadores y proveedores de servicios, operadores de telecomunicaciones y proveedores de servicios de lanzamiento para estudiar el diseño, desarrollo y lanzamiento de una propiedad europea, sistema de comunicación espacial.

La CE dijo que el estudio evaluaría la viabilidad de una nueva iniciativa con el objetivo de fortalecer la soberanía digital europea y proporcionar conectividad segura para ciudadanos, empresas comerciales e instituciones públicas, así como proporcionar cobertura global para áreas rurales y “no localizadas”.

Una vez que reciba luz verde, el nuevo programa insignia de la UE complementaría las naves Copernicus y Galileo existentes y, dijo la CE, “explotaría plenamente” las sinergias del potencial tecnológico de las industrias digital y espacial.

El sistema europeo de conectividad basado en el espacio, defendido por el comisario de mercado interior Thierry Breton, está destinado a proporcionar servicios de comunicación seguros a la UE y sus estados miembros, así como conectividad de banda ancha para ciudadanos europeos, empresas y sectores de movilidad, reforzando la soberanía digital de la UE.

Se basará en el programa GOVSATCOM de la UE de agrupar y compartir servicios satelitales, y se afirma que garantiza un alto nivel de fiabilidad, resistencia y seguridad que actualmente no está disponible en el mercado. También aprovechará la iniciativa EuroQCI, que promueve la tecnología de criptografía cuántica.

Más específicamente, la fase de estudio otorgada por la CE consolidará los requisitos del usuario y la misión y proporcionará un diseño arquitectónico preliminar y un concepto de prestación de servicios, así como estimaciones presupuestarias asociadas. Se considerará y evaluará un esquema de asociación público-privada durante esta fase.

El estudio analizará cómo el sistema espacial podría mejorar y conectarse a las infraestructuras críticas actuales y futuras, incluidas las redes terrestres, fortaleciendo la capacidad de la UE para acceder a la nube y proporcionando servicios digitales de forma independiente y segura, lo que se considera esencial. para generar confianza en la economía digital y garantizar la autonomía estratégica y la resiliencia europeas.

La CE considera que el proyecto puede aprovechar, e incluso fortalecer, el papel de los satélites en un ecosistema 5G, evaluando la interoperabilidad y teniendo en cuenta la evolución hacia las próximas tecnologías 6G. A principios de diciembre de 2020, Nokia fue nombrado líder del proyecto para Hexa-X, la iniciativa insignia 6G de la CE para la investigación de la próxima generación de redes inalámbricas.

La CE cree que una infraestructura satelital soberana beneficiará a una amplia gama de sectores, incluido el transporte por carretera y marítimo, el control y el tráfico aéreo, el desarrollo de vehículos autónomos y muchas aplicaciones de Internet de las cosas. Su objetivo es ofrecer una mayor seguridad en la transmisión y almacenamiento de información y datos que respalden las necesidades de varios usuarios, como agencias gubernamentales, empresas financieras y bancarias, redes científicas, infraestructuras críticas y centros de datos.

El valor del contrato del estudio de viabilidad de un año asciende a 7,1 millones de euros y los participantes seleccionados son Airbus, Arianespace, Eutelsat, Hispasat, OHB, Orange, SES, Telespazio y Thales Alenia Space.