La UE y Japón se comprometen a evitar «barreras innecesarias» en tiempos de COVID-19 –


Los líderes de la UE y Japón acordaron el martes (26 de mayo) evitar «restricciones innecesarias de viaje y exportación» para contrarrestar la pandemia de COVID-19, y trabajar juntos para defender el multilateralismo.

Las relaciones de la UE con Japón se han fortalecido en los últimos años, ante la confrontación de la Casa Blanca dirigida por Donald Trump y la creciente rivalidad con China.

Tokio se ha convertido en el aliado más cercano de la UE en la defensa del multilateralismo y las relaciones comerciales de igualdad de condiciones y los dos países firmaron un Acuerdo de Asociación Económica, vigente desde el 1 de febrero de 2019.

Luego de una teleconferencia con el primer ministro japonés, Shinzo Abe, el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, dijo que «tenemos en Japón un socio muy fuerte» para defender el multilateralismo.

«La solidaridad global, la cooperación y el multilateralismo son más necesarios que nunca para derrotar al coronavirus y garantizar la recuperación económica», escribió en Twitter la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, quien también participó en la reunión.

Los dos socios acordaron que cualquier medida adoptada para contener la pandemia debe ser «específica, proporcionada, transparente, temporal y coherente con las normas de la Organización Mundial del Comercio para que no creen barreras innecesarias al comercio o perturbación de las cadenas de suministro mundiales».

Su declaración insistía en abstenerse de imponer «restricciones innecesarias de viaje y exportación».

La UE y Japón unirán fuerzas para defender esta posición durante la reunión del G7 que Estados Unidos organizará este verano.

El presidente Trump dijo que estaba considerando acoger líderes en Camp David en junio, en lo que sería la primera cumbre física celebrada desde que la crisis del coronavirus se extendió por todo el mundo.

Michel dijo que el G7 debería desarrollar una estrategia común para la recuperación de la recesión.

Además, las economías más industrializadas deberían enviar «una señal muy fuerte» sobre la incorporación del impacto del cambio climático en el comercio mundial, dijo.

La UE y Japón también acordaron que la futura vacuna COVID-19 debe convertirse en «un bien común global».

En este sentido, Michel dijo que el G7 debería adoptar un enfoque común con respecto al acceso a la vacuna y evitar la competencia «negativa» durante la fase de desarrollo y prueba.

[Edited by Zoran Radosavljevic]