La Unión Europea endurece sus políticas contra la desinformación: en qué consiste

La Comisión Europea presentó este jueves un nuevo código de buenas prácticas que cuenta con el apoyo de diversas plataformas digitales para intensificar la lucha contra la desinformación de las redes sociales.

Entre las plataformas que firmaron su adhesión al nuevo código destacan gigantes como Meta, Google, Twitter, Microsoft, Vimeo o TikTok, así como entidades como Reporteros sin Fronteras (RSF) o Avaaz.

Las propias plataformas de firmas participaron en la redacción del texto, que contiene alrededor de cuarenta compromisos -el doble del código anterior, de 2018- e indicadores para medir el cumplimiento.

“Creo que es realmente un poderoso paquete de nuevas medidas lo que llega en un momento en que Rusia está utilizando esta información como arma (…) y también cuando vemos ataques a la democracia en general, y es hora de actuar”, dijo la vicepresidenta de la Comisión Europea, Vera Jourova.

Por su parte, el comisario europeo de Mercado Interior, Thierry Breton, ha señalado que se trata de “un tema delicado (…) porque tiene un impacto en nuestra vida cotidiana”, y también porque “se refiere a nuestra valores fundamentales”.


Deberías leer:   el primer gigante de la industria de los videojuegos cumple 50 años

El código anterior se basaba únicamente en la autorregulación, con resultados considerados insuficientes por la Comisión Europea.

Esta vez, la adhesión al código sigue siendo voluntaria, pero para “plataformas muy grandes” (que alcanzan los 45 millones de usuarios en la UE) ayuda a cumplir con las obligaciones establecidas en la Ley de Servicios Digitales (conocida por sus siglas en inglés, DSA).

La DSA, que está en proceso de adopción, obliga a estas plataformas a realizar esfuerzos para “reducir el riesgo” de desinformación y prevé multas de hasta el 6% de su facturación global.

Uno de los compromisos clave es acabar con los ingresos por desinformación, ya que alimentan el círculo vicioso entre la desinformación y plataformas.

Los anuncios, parte del acuerdo

Las plataformas de publicación de anuncios como Alphabet, matriz de Google, se comprometen a bloquear anuncios con contenido de conspiración y verificar de dónde provienen.

También están comprometidos a contrarrestar activamente los anuncios que contienen desinformación.

Los signatarios del código deben proporcionar a los usuarios herramientas para identificar y reportar información falsa o engañoso, y debería cooperar más estrechamente con los verificadores de datos en todos los idiomas de la UE.

Los verificadores también obtienen apoyo adicional, en particular al tener acceso a datos agregados y anónimos.

A diferencia del contenido ilegal, la desinformación no estará sujeta a eliminación inmediata debido al principio de la libertad de expresión.

Más bien, incitaría a los usuarios a recurrir a fuentes de información confiables, particularmente aquellas que cumplen con los estándares establecidos por la Iniciativa de Confianza en el Periodismo, de la cual RSF y AFP son socios.

Las plataformas también se comprometen a hacer más transparente la publicidad política identificándolas claramente como tales y permitiendo a los usuarios saber por qué fueron dirigidos.