La variante delta de Covid se asocia con más abortos y complicaciones en el embarazo

Archivo
TIEMPO DE SUEÑOS EXPANSIÓN

Varios estudios aportan nuevas evidencias científicas sobre el riesgo de Covid en el embarazo tanto para la madre como para el feto. La variante delta, en particular, está vinculada a una mayor mortandad y enfermedad fetal en la recta final del embarazo.

Investigadores del Hospital General de Massachusetts (MGH) y del Hospital Brigham and Women’s (BWH), ambos en Estados Unidos, han detectado la variante delta en la sangre y placentas de mujeres que sufrieron abortos espontáneos y complicaciones graves en el embarazo.


Estudios previos han demostrado que la infección por SARS-CoV-2 se asocia con un peor pronóstico para los partos a término e incluso con complicaciones fatales para la madre. Esta investigación, publicada en Revista de enfermedades infecciosas sugiere que la variante delta, en particular, puede ser especialmente peligrosa, dice Andrea Edlow, especialista en medicina materno-fetal del MGH, quien coordinó la investigación.

El estudio, en particular, indica que “El SARS-CoV-2 tiene una mayor tasa de infección en mujeres embarazadas que en adultos de la misma edad. Con mayor infectividad y transmisibilidad, la variante delta es predominante en todo el mundo. Aquí, describimos la muerte fetal intrauterina en una mujer no vacunada con síntomas leves de infección delta. La histología y las respuestas proinflamatorias elevadas de la placenta sugieren que la muerte fetal se asoció con una perfusión placentaria deficiente debido a la variante delta de la infección“.

A fines de noviembre, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) advirtieron que las mujeres embarazadas con Covid-19 tenían Cuatro veces más probabilidades de tener abortos espontáneos que los no infectados durante el periodo en el que la variante delta estaba causando la mayoría de contagios por SARS-CoV-2 en Estados Unidos, informa Europa Press.


Al principio de la pandemia, antes de que delta se convirtiera en la variante dominante en los Estados Unidos, estos expertos habían estudiado a 64 mujeres embarazadas con covid-19 y encontraron que ninguna tenía niveles detectables de SARS-CoV-2 en la sangre o la placenta. Pero cuando la variante delta se extendió en todo el país en 2021, Edlow comenzó a tener sus propias sospechas. “Parecía que estábamos viendo aún más madres enfermas y un número desproporcionado de mortinatos.“, él apunta.

Edlow y su equipo recibieron permiso para analizar hisopos nasales, sangre del cordón umbilical y placentas de tres mujeres que tenían covid-19 al final de su embarazo y no habían sido vacunadas contra el coronavirus. Dos de los bebés nacieron muertos y el feto de un tercero experimentó dificultades y fue entregado por cesárea de emergencia. Estas muestras de sangre y tejido fueron sometidas a secuenciación viral por parte de Jonathan Li, y los resultados sorprendieron a los investigadores. “Todas las madres tenían virus detectables en el torrente sanguíneo.. Todos tenían altos niveles detectables de virus en sus hisopos nasales. Todos tenían placentas infectadas.señala Edlow.

La secuenciación viral confirmó que cada mujer estaba infectada con la variante delta del SARS-CoV-2. “Esto fue totalmente diferente de lo que vimos con la cepa ancestral del SARS-CoV-2 durante la primera parte de la pandemia”, recuerda. Li señala que, si bien se cree que el covid-19 es una enfermedad pulmonar, los estudios indican que cuando el SARS-CoV-2 ingresa al torrente sanguíneo (conocido como viremia ), puede viajar por todo el cuerpo y causar insuficiencia orgánica y otras complicaciones graves.

“Nuestras pruebas demostraron que el virus estaba ampliamente diseminado en estos tres pacientesdice Li. Esto parece haber provocado un inflamación severa de la placenta, que probablemente causó los mortinatos y las complicaciones. “Esto representa otro ejemplo de las manifestaciones sistémicas de Covid-19”, dice.

La infección aumenta el riesgo, no las vacunas

No se sabe por qué delta es una mayor amenaza para el embarazo que las variantes anteriores ni el posible impacto de micron, ya predominante en casi todo el mundo. Edlow espera que estos hallazgos puedan ayudar a reforzar los mensajes de salud pública destinados a combatir bulos sobre vacunas que llevan a las embarazadas a no vacunarse contra el Covid-19.

“La variante delta puede causar morbilidad y mortalidad graves en los fetos. Se debe seguir promoviendo la vacunación y es probable que continúe reduciendo los riesgos de la infección por SARS-CoV-2 en mujeres embarazadas y sus fetos”, señalan los investigadores.

Y aunque “no hay evidencia de que las vacunas aumenten el riesgo de defectos de nacimiento o cualquier tipo de complicaciones del embarazo”,los mortinatos, los partos prematuros y los malos resultados neonatales están asociados con la infecciónafirma Edlow.Si quieres hacer lo mejor para tu bebé, desocupate“, insta.

La tormenta perfecta

“Nunca estuvo en duda si el covid representa un riesgo sustancial durante el embarazo. El cuerpo de una mujer embarazada suprimirá ciertas partes del sistema inmunológico para tolerar al feto. Su volumen de sangre también se expande dramáticamente, tensando el sistema cardiovascular. Y el útero. El crecimiento empuja el diafragma, reduciendo la capacidad pulmonar, dice el estudio también publicado en Naturaleza.

Y en estas circunstancias, “entonces contraes una enfermedad viral potencialmente mortal, que afecta los pulmones y el sistema cardiovascular, y tienes la tormenta perfecta”, dice Edlow.

Más riesgos al final del embarazo

Otro estudio publicado en Naturaleza también señalar que las mujeres que contraen covid-19 hacia el final del embarazo tienden a tener más complicaciones relacionados con el parto y la mayoría ocurre entre los no vacunados, tras analizar los datos de todas las embarazadas de Escocia, incluidas más de 87.000 que estuvieron entre el inicio de la vacunación, en diciembre de 2020, y el pasado mes de octubre.

El equipo dirigido por la Universidad de Edimburgo señala que las mujeres con covid-19 hacia el final del embarazo tienen más probabilidades de sufrir complicaciones en comparación con las que se enferman en las primeras etapas del embarazo o no lo han superado, informa Efe. Los nacimientos prematuros y los mortinatos o los bebés que mueren poco después del nacimiento son más comunes entre las mujeres que se enferman. 28 días o menos antes de la fecha de vencimiento.

Según el estudio, la “mayoría de las complicaciones”, que también incluyen admisiones en cuidados intensivos relacionadas con la COVID, ocurrieron en mujeres no vacunadas. Sin embargo, eso no es posible decir si covid-19 contribuyó directamente a las muertes o nacimientos prematurosPorque no tenían acceso a los registros médicos detallados de cada mujer, dice la autora principal, Sarah Stock, de la Universidad de Edimburgo.

Desde el inicio del programa de vacunación, el El 77% de los casos de covid-19 en gestantes correspondieron a no vacunadas y las hospitalizaciones y los ingresos en la UCI fueron “sustancialmente más comunes” en este grupo. En cambio, solo el 3 % de los ingresos hospitalarios y el 1 % en las unidades de cuidados intensivos fueron de mujeres con todas las vacunas. Alrededor del 12% de los casos de covid-19 ocurrieron en mujeres embarazadas que solo habían recibido una dosis de la vacuna o que fueron diagnosticadas con la enfermedad menos de 14 días después de la segunda.

El mensaje clave es quela vacunación es la forma más segura y eficaz para que las madres se protejan a sí mismas y a sus bebés de la infección“, concluye Aziz Sheikh, también autor del estudio.

El equipo analizó datos sobre muertes perinatales extendidas, es decir, la muerte de un bebé en el útero después de 24 semanas de embarazo o en los primeros 28 días después del nacimiento. Esta tasa de mortalidad entre los bebés nacidos en los 28 días siguientes al desarrollo de covid-19 por parte de sus madres fue de 23 por cada 1.000 nacimientos. Todas las muertes infantiles ocurrieron en mujeres que no estaban vacunadas en el momento de la infección, dice el estudio.

Además, alrededor del 17 % de los bebés nacidos dentro de los 28 días posteriores a la infección nacieron prematuramente, más de tres semanas antes de la fecha prevista.

Alrededor del 32% de las mujeres embarazadas que dieron a luz en Escocia en octubre pasado estaban completamente vacunadas (más de 14 días desde la segunda dosis), en comparación con el 77% de la población general femenina de 18 a 44 años. Stock agrega que los datos de esta investigación “se suman a la evidencia de que la vacunación en el embarazo no aumenta el riesgo de complicaciones en el embarazo, pero covid-19 sí.

Esta misma semana el regulador europeo de medicamentos (EMA) subrayó esta misma semana que a la luz de la última evidencia científica revisada, las mujeres embarazadas tienen más probabilidades de enfermarse gravemente en comparación con mujeres no embarazadas y destaca que las vacunas reducen el riesgo de hospitalización y muerte durante el embarazo sin causar complicaciones en el embarazo ni dañar al feto.

Revista de enfermedades infecciosas, jiac007, https://doi.org/10.1093/infdis/jiac007

Revista de enfermedades infecciosas, jiac008, https://doi.org/10.1093/infdis/jiac008

Revista de enfermedades infecciosas, jiac009, https://doi.org/10.1093/infdis/jiac009

Ernesto Calderon se dedica a todas las noticias de España para Es de Latino.

Deberías leer:   Mutua Universal estrena su nuevo centro asistencial en Málaga