Las agencias de policía de California rechazan en gran medida las quejas por discriminación racial

Cuanto más tiempo pasaba esposado el abogado Chris Martin en una noche de febrero en el sur de Los Ángeles a principios de este año, más obvio para él era el motivo de su detención.

Martin, el director de servicios legales de 32 años de Black Lives Matter Los Angeles, conducía hacia un programa de mentores cuando se encontró con lo que describió como un «perímetro policial». Preguntó si podía pasar. En cambio, dijo, los oficiales le pidieron que saliera de su vehículo.

En minutos, dijo Martin, lo cachearon y esposaron. Los oficiales dijeron que estaban buscando a un sospechoso de disparar descrito solo como un «hombre negro con ropa oscura». No ofrecieron más razones para la parada, dijo Martin.

Finalmente, Martin fue liberado. Presentó una denuncia alegando que los agentes lo detuvieron solo porque era negro. Pero ya sabía cómo terminaría la investigación.

“Aún tengo que presentar la denuncia, aunque sé que es muy probable que sea inútil, al menos en cuanto a si el departamento se hará responsable o no”, dijo. «Sabemos que no lo harán».

La suposición de Martin casi siempre es correcta.

Las agencias de policía de todo el estado confirmaron solo 49 quejas de discriminación racial entre 2016 y 2019, menos del 2% de las aproximadamente 3,500 denuncias presentadas, según un análisis del Times de las estadísticas del Departamento de Justicia de California.

De las 250 agencias de aplicación de la ley que recibieron al menos una denuncia por discriminación racial en ese período de tiempo, el 92% de ellas no aceptó ninguna, según el análisis.

Varias de las agencias de aplicación de la ley más grandes del estado, incluido el Departamento de Policía de Oakland, la Patrulla de Carreteras de California y los departamentos del alguacil en los condados de San Bernardino y San Diego, se encontraban entre las agencias que no recibieron quejas de elaboración de perfiles.

El Departamento del Sheriff del condado de Los Ángeles recibió dos de las 146 quejas en el mismo período de tiempo, según el análisis. A pesar de recibir 883 denuncias por discriminación racial durante ese período de cuatro años, la mayor cantidad en el estado, el Departamento de Policía de Los Ángeles solo confirmó dos.

Un portavoz de LAPD se negó a responder preguntas sobre el caso de Martin. Esa noche, dijo Martin, se negó a hablar con los oficiales y alegó que un detective en la escena lo amenazó con arrestarlo por obstrucción a la justicia, un reclamo legal dudoso que el abogado dice que se rió.

Las agencias de policía de California tienen un largo historial de rechazar las acusaciones de mala conducta de los agentes. Un análisis anterior del Times encontró que de 2008 a 2017, la policía de todo el estado confirmó solo el 8% de las aproximadamente 200,000 denuncias de irregularidades que habían recibido del público.

Los datos más recientes que se centran en las quejas por prejuicio fueron exigidos por la Ley de Perfiles Raciales y de Identidad de California, que aprobó la Legislatura estatal en 2015, aunque algunas agencias en las grandes ciudades habían producido informes anuales sobre el tema. El análisis en este artículo se centró en la elaboración de perfiles de las quejas basadas en la raza o el origen étnico de una persona, y excluyó las que se basaron en el género, la orientación sexual o la discapacidad.

Los datos reportados a la oficina del fiscal general brindan el retrato estatal más completo de la respuesta de las fuerzas del orden público a las denuncias de perfiles en un momento en que cada vez más miembros del público piden una reinvención de la justicia penal y cuestionan si la actuación policial tiene un efecto desigual en las comunidades. de color.

Walter Katz, ex auditor independiente del Departamento de Policía de San José, dijo que a pesar de los numerosos informes que han resaltado el prejuicio racial en las detenciones y registros policiales, demostrar que un contacto individual entre un oficial y un civil tiene prejuicios raciales puede ser extremadamente desafiante. Esa división a menudo enfurece a quienes presentan quejas, quienes inevitablemente ven la versión de los hechos de un oficial validada sobre la propia.

“Sabes que lo que está ocurriendo es discriminatorio, pero poder demostrar eso es diferente”, dijo Katz, quien ahora es vicepresidente de política de justicia penal de Arnold Ventures. “Realmente, en ausencia de una declaración del oficial o diputado que demuestre animadversión racial, probar tales quejas es realmente difícil”.

Muchas de las agencias con las tasas más bajas de quejas sostenidas en el estado han sido previamente objeto de estudios que destacan las disparidades raciales en las paradas de sus vehículos u otros contactos con los residentes.

Este año, un informe del inspector general de LAPD encontró que los conductores negros y latinos tenían muchas más probabilidades de ser detenidos por la policía que los conductores blancos, aunque era más probable que los conductores blancos tuvieran contrabando cuando los registraban. Un estudio de la Universidad de Stanford de 2016 también encontró que el 60% de las personas detenidas por la policía de Oakland en un período de un año eran negras, aunque solo el 28% de la población de la ciudad era negra en ese momento.

Aunque comprende por qué las cifras podrían preocupar a algunos, LeRonne Armstrong, subdirectora del Departamento de Policía de Oakland, dijo que su agencia revisa minuciosamente cada denuncia de elaboración de perfiles. Si se hace una acusación de prejuicio racial en el campo, dijo, se envía inmediatamente a un supervisor a la escena. La Agencia de Revisión de la Policía Comunitaria de Oakland también lleva a cabo investigaciones paralelas sobre las denuncias de perfiles y estuvo de acuerdo con los hallazgos del departamento sobre cada una de las 251 acusaciones que los investigadores rechazaron de 2016 a 2019, según el director ejecutivo John Alden.

Armstrong dijo que las imágenes de cámaras corporales a menudo refutan las acusaciones de discriminación racial. Pero entendió por qué la confianza disminuida entre el público y la policía podría crear un abismo entre lo que una persona cree y lo que una investigación interna puede corroborar.

“A veces es muy difícil demostrar lo que siente la gente”, dijo. «No quiere decir que sus sentimientos sean incorrectos o que lo que perciban sea completamente falso, pero a veces es muy desafiante cuando tienes estándares de investigación que necesitas alcanzar para responsabilizar a alguien».

Pero pedirle al público que simplemente confíe en la validez de las investigaciones internas puede ser difícil de vender, dicen los expertos. La ley de California oculta prácticamente toda la información sobre las acusaciones de asuntos internos de la vista del público, excepto cuando la denuncia se refiere a mentiras, agresión sexual o uso de la fuerza que termina en muerte o daños graves. Aquellos que presenten quejas por discriminación racial, sin embargo, recibirán solo una carta modelo en la que se indicará que su queja fue confirmada o rechazada.

Priscilla Ocen, miembro de la Comisión de Supervisión Civil del Sheriff del condado de Los Ángeles, dijo que el flujo de información unidireccional deja a las personas que hacen denuncias de conducta indebida y perfiles como si no las hubieran escuchado. Estadísticas como las reveladas en el análisis de The Times solo cimentan la impresión de que la policía no se vigilará a sí misma, dijo.

“Este es el problema que tenemos, donde hay una confianza y una creencia implícitas en lo que sea la cuenta de los oficiales”, dijo. “La cuenta de los denunciantes es la que está siendo objeto de escrutinio. Creo que ese es realmente el problema. Hay un desequilibrio de poder inherente en estas investigaciones. La palabra del diputado casi siempre se toma al pie de la letra «.

Algunas agencias policiales se burlaron de la sugerencia de que los datos eran motivo de preocupación. En un comunicado, el teniente Eddie Bachman del alguacil del condado de San Bernardino dijo que las acusaciones de perfiles a menudo provienen de afirmaciones subjetivas. Aunque las revisiones internas pueden revelar en algún momento otras faltas menores por parte del diputado, dijo, todas las quejas rechazadas simplemente carecen de evidencia de parcialidad.

«No hay nada inquietante en el hecho de que no tenemos hallazgos sostenidos con respecto a la elaboración de perfiles y / o la discriminación», escribió Bachman, supervisor de asuntos internos. “Creo que en la mayoría de los supuestos que tenemos, los denunciantes no tienen una comprensión total del incidente”.

El teniente del alguacil del condado de Los Ángeles, John Satterfield, argumentó que la forma en que el Departamento de Justicia de California rastrea las estadísticas simplifica demasiado los resultados reales de las investigaciones de la agencia. En muchos casos, dijo, es posible que no se haya sostenido una queja de perfil, pero una investigación interna puede haber encontrado que la conducta del empleado podría haber sido mejorada, lo cual es diferente a un despido absoluto.

El historial de la policía de Los Ángeles de rechazar las quejas de actuación policial sesgada, un universo más amplio de acusaciones que también incluye quejas de que los agentes maltrataban a las personas en función de factores como el género, la etnia o la edad, ha provocado respuestas agraviadas de activistas e incluso de algunos funcionarios de la ciudad. En un informe reciente, la policía de Los Ángeles reconoció que no había confirmado ninguna de las 399 quejas de este tipo que recibió en 2019, lo que sorprendió al comisionado de policía civil Dale Bonner.

«¿Qué te dice eso acerca de lo bien que está este sistema … detectando ese tipo de mala conducta?» Bonner preguntó durante una reunión de octubre de la Comisión de Policía. «¿Realmente está capturando suficientes informes de la manera correcta, y cómo tiene alguna credibilidad en términos de posibles sanciones contra la actuación policial sesgada?»

El jefe de LAPD, Michel Moore, se resistió, argumentando que la gran cantidad de quejas no significaba que todas fueran válidas.

“Cuando se tiene el 60% de las quejas que se ha demostrado que son infundadas o demostrablemente falsas, este problema del volumen puro de las acusaciones, tampoco lo creo como parcialidad”, dijo.

El número real de quejas de prejuicio que el LAPD determinó que eran infundadas o falsas fue aproximadamente del 79%, según el informe del departamento.

Aunque los estándares para sostener las quejas por discriminación racial podrían dificultar que las agencias policiales respalden más quejas, Katz dijo que las agencias pueden hacer más para que los residentes sientan que sus acusaciones no están simplemente siendo descartadas. Varias agencias policiales, incluida la policía de Los Ángeles, utilizan programas de mediación en los que un acusador y los agentes pueden discutir la conducta en cuestión fuera de los límites de una investigación interna o un proceso disciplinario.

De lo contrario, dijo Katz, la brecha entre la evidencia estadística de sesgo sistémico en la vigilancia y la falta de acción en casos individuales solo continuará dañando la confianza del público en la aplicación de la ley.

“Creo que la evidencia es clara y una amplia investigación respalda esto. Hay evidencia de prejuicio racial y vigilancia policial discriminatoria ”, dijo. “El desafío es cómo se conecta una evidencia de sesgo sistémico, hasta el nivel de oficial individual. Se están aplicando dos estándares diferentes «.