Las autopistas, un auténtico cementerio vial

El pasado domingo 20 de noviembre se conmemoró el Día Mundial de Recuerdo de las Víctimas de Accidentes de Tránsito, evento proclamado oficialmente por la Asamblea General de las Naciones Unidas (ONU), con el objetivo de reducir el número de víctimas en accidentes de tránsito. .

Hace unos días, en la sesión plenaria del Senado de la República, los legisladores guardaron un minuto de silencio en memoria de las personas que fallecieron la noche del jueves 3 de noviembre en un accidente vial en la carretera México-Querétaro. ; hecho que, según varios medios, dejó un saldo de dos personas muertas, 21 heridos y varios vehículos incendiados.

El accidente ocurrido el 3 de noviembre es solo uno de los tantos percances viales que se reportan en la carretera México-Querétaro, la vía con más siniestros en los últimos años. De acuerdo con el Anuario Estadístico de Colisiones en Carreteras Federales 2021, del Instituto Mexicano del Transporte, esta vía, cuya longitud es de 185.3 kilómetros, presenta la mayor cantidad de choques, con 434 accidentes, que dejaron 131 víctimas, 134 personas lesionadas y daños. materiales que superaron los 3 millones de dólares. Estas cifras no son nuevas, ya que de acuerdo con el Informe de política pública para la regulación y vigilancia vial, elaborado por la Auditoría Superior de la Federación, entre 2009 y 2015 se registraron cerca de 3,500 accidentes en esta vía, 3,300 heridos y 584 muertos. En otras palabras, ese camino constituye un verdadero cementerio de caminos.

Sabemos que como conductores de un vehículo tenemos obligaciones de observar, que nos permiten mayor seguridad al momento de viajar, por ejemplo, tener un auto en buenas condiciones mecánicas, respetar las normas de velocidad, tener concentración al conducir, descanso previo para el conductor, Evitar el celular uso del teléfono y manipulación del estéreo del automóvil mientras se conduce. Sin embargo, al tratarse de una autopista peligrosa, existen cuestiones que también deben ser abordadas por las autoridades competentes. Quienes transitamos con frecuencia por esta vía sabemos que es una vía que se encuentra en constante reparación debido al denso flujo vehicular que presenta; Sin embargo, muchas de estas obras distan mucho de cumplir con una señalización adecuada que cumpla con los estándares exigidos, carecen de iluminación adecuada, cercas, cercos y barreras adecuadas, o señalización de personal en los tramos de mayor riesgo para ayudar a evitar cualquier percance.

Ante la evidencia de los riesgos de la carretera México-Querétaro, recientemente presenté un punto de acuerdo en el Senado de la República para instar a la Secretaría de Comunicaciones y Transportes y Caminos y Puentes Federales, para que en el ámbito de sus respectivas facultades, implementar y fortalecer acciones para prevenir y reducir los accidentes de tránsito en dicha vía. Al tratarse de una vía de peaje, es imperativo que se multipliquen los mecanismos de seguridad, así como vehículos de emergencia y primeros auxilios, ambulancias, grúas de rescate y bomberos con su respectivo personal especializado, que permitan atender de manera más eficaz y oportuna cualquier tipo de emergencia. accidente.

POR MARÍA MERCED GONZÁLEZ

SENADOR DE MORENA POR HIDALGO

@MARIAMERCEDG

CAMARADA

Continuar leyendo: Las autopistas, un auténtico cementerio vial