Las bajas civiles afganas se disparan con las salidas de Estados Unidos, dicen los monitores

KABUL, Afganistán – Las víctimas civiles y las violaciones de derechos están aumentando drásticamente en Afganistán, dicen grupos de derechos humanos, y los talibanes llevan a cabo la mayor parte de los delitos mientras emprenden una campaña contra el gobierno en medio del vacío dejado por las fuerzas estadounidenses que parten.

Desde que los talibanes intensificaron su ofensiva a principios de mayo, las Naciones Unidas dijeron en un informe publicado el lunes, cerca de 2.400 civiles han resultado muertos o heridos, tantos como en los cuatro meses anteriores. El total, dijo la ONU, fue el más alto registrado para el período de mayo a junio desde que comenzó el monitoreo en 2009.

La campaña de los talibanes, llevada a cabo principalmente en áreas rurales, ha llegado a los límites de los centros provinciales, incluida la segunda ciudad más grande de Afganistán, Kandahar, donde miles están huyendo mientras los combates invaden los barrios urbanos. Los insurgentes controlan ahora más de la mitad de los distritos del país, pero no han capturado ninguna de las 34 capitales provinciales de Afganistán.

Deberías leer:   India aplica 20 millones de inyecciones de vacuna Covid en el cumpleaños de Modi

Lo que la ONU llama “elementos antigubernamentales” – los talibanes, el Estado Islámico y otros indeterminados – fueron responsables del 64 por ciento de las víctimas civiles, dijo la organización. Las fuerzas gubernamentales fueron responsables del 25 por ciento, dijo.

Por otra parte, Human Rights Watch dijo que cientos de acusados ​​por los talibanes de connivencia con el gobierno de Kabul habían sido detenidos por los insurgentes en la zona fronteriza al sur de Kandahar, y que algunos habían sido ejecutados sumariamente.

“Existe una gran preocupación de que las fuerzas talibanes en Kandahar puedan cometer más atrocidades para tomar represalias contra el gobierno y las fuerzas de seguridad”, dijo Patricia Grossman, directora asociada para Asia de Human Rights Watch, en un comunicado.

En uno de esos asesinatos, un joven de 17 años llamado Nangialy que una vez había trabajado para la policía fue sacado del automóvil familiar al oeste de Kandahar el 9 de julio y asesinado a tiros por los talibanes, dijo su tío Mohammad Yousuf.

Deberías leer:   Gobierno interino completo de los talibanes, todavía sin mujeres

La familia huía de los combates, dijo Yousuf, cuando los combatientes talibanes detuvieron su automóvil.

“Su madre les gritó que lo perdonaran”, recuerda Yousuf. “Ella dijo a los talibanes: ‘Mi hijo es inocente; dejó el trabajo de policía hace dos meses ‘, y que ella solo tiene dos hijos. Ella suplicó a los combatientes: ‘Por el amor de Dios, no me lo quiten’ ”.

Un imán local intentó intervenir, ofreciéndose como garante del niño, pero fue en vano, dijo el tío.

“Vino un talib y les dijo a sus amigos, que estaban discutiendo con el imán, que había terminado”, dijo Yousuf. El adolescente recibió 11 disparos.

El informe de la ONU dijo que el 46 por ciento de todas las víctimas civiles para el período de enero a junio involucraron a mujeres y niños: 32 por ciento niños y niñas y 14 por ciento mujeres.

Una serie de ataques aéreos estadounidenses en los últimos días ha frenado el avance de los talibanes sobre Kandahar. Un alto general estadounidense dijo el domingo por la noche que las huelgas continuarían.

Deberías leer:   Los talibanes toman el edificio del Ministerio de la Mujer para que lo use la policía religiosa

Leo Pimentel se especializa en noticias de Asia y el sudeste asiatico.