Las cajas chinas de la batalla de Xi Jinping contra el Covid

Una primera mirada, muy difundida en la observación occidental sobre la crisis que envuelve como un laberinto al poder chino, apunta que el gigante asiático quedó atrapado en su fallida política Covid Zero.

El ideal de convertirse en la única nación que lograría la desaparición absoluta de la enfermedad a través de la disciplina nacional. Como eso no ocurre y la peste sigue ahí como en casi todo el mundo, el régimen acentúa obstinadamente las restricciones y aislamientos, agravando el problema y sus consecuencias económicas.

Este escenario se salda con inesperadas y sorprendentes rebeliones populares por el talante autoritario de la potencia asiática, con imágenes que incluso exigen la renuncia del presidente Xi Jinping y carteles con su rostro bajo el título de dictador.

La política Zero Covid ha sido un fracaso, pero es posible sospechar que el éxito puede no haber sido su único propósito. En toda esa arquitectura hay contradicciones que debería ser más evidente.

Es objetivo que la enfermedad y su tratamiento político extremista hayan dejado exhausta a esta gente. Pero la autocracia china no parece haberse cuidado en combatirlo en la etapa actual con la eficiencia que exhibió al inicio de la pandemia.

Hay un desfase de habitantes que carece de vacunas o refuerzos. Según la Comisión Nacional de Salud oficial, hay 21 millones de personas mayores de 60 años que no fueron vacunadas en absoluto y otros 21,5 millones mayores de 80 años que no recibieron el refuerzo. Poco en realidad para no poder ser resuelto.

Sin vacunas extranjeras

Otra curiosidad es que la República Popular, que ha crecido como potencia absorbiendo y combinando su propio conocimiento con el de Occidente, ha se negó a usar vacunas más eficientes que las locales para tratar a la población.

No habría demérito en la aplicación de las alternativas de Pfizer-Biontech o Moderna con ARN mensajero entre otras posibilidades junto con las tuyas si realmente quieres derrotar tal amenaza.

Tampoco lo ha sido en el uso cotidiano de chips occidentales, entre otros insumos, en sus estructuras tecnológicas. ahí es ahí una extraña visión del patriotismosi de eso se trata o si confiamos en que lo que vemos es lo que realmente es.

Un agravante aún más peculiar en todo este montaje es que el gobierno prácticamente no ha brindado asistencia financiera a los trabajadores durante los cierres por la enfermedad y recientemente comenzó a cobrar a la población el costo de las pruebas.

En este sentido, es significativo lo ocurrido en la planta de Foxconn en Zengzhouhou, notable porque produce más de la mitad de los iPhone vendidos en todo el mundo. La ciudadela de esa fábrica Alberga a 350.000 trabajadores que generan unos 500.000 dispositivos al día.

A medida que se acerca la Navidad y es urgente aumentar la productividadse amplió la base de empleados, pero debido al Covid, el lugar se convirtió en un área cerrada con los trabajadores obligados a vivir allí, compartiendo amplios dormitorios sin mucha claridad sobre si hay o no personas enfermas entre ellos.




Una patrulla con ropa especial se enfrenta violentamente a un grupo de vecinos de Shanghái que protestan contra los aislamientos por el Covid. Foto Reuters

El panorama es aún peor si se tiene en cuenta que los empleadores incumplieron las promesas de aumentos salariales y bonos de productividad además de presionar por cambios contractuales unilaterales. “Queremos nuestro dinero”, gritaron los integrantes de la rebelión que se desarrolló en ese lugar, según despachos de Bloomberg y Reuters. Tenían bien puesta la máscara. No hablaron de la enfermedad.

La pandemia sí existe y han aparecido focos importantes que el régimen enfrenta con aislamientos totales que enfurecen a la gente, pero, como vemos, este descontento popular no se debe únicamente a la enfermedad y sus consecuencias. Algo se ha roto.

En estas horas, el régimen que sabe de qué se trata ha dicho que, salvo contadas excepciones, no abandonará este modelo de cierres forzosos si aparecen casos de Covid y advirtió que escalará la represión contra cualquier actitud de resistencia. Es una exigencia de estricta disciplina con barniz de salud pública..

Esta exigencia se multiplica, no por casualidad, en un momento en que la economía de la República Popular se enfrenta a una perspectiva compleja, de crecimiento alejada de las necesidades del gigante asiático y con creciente frustración entre las nuevas generaciones.

El último pronóstico del Banco Mundial para el crecimiento de China en 2022 es solo del 2,8 por ciento, el más bajo en décadas y lejos del nivel del 8% que el PCCh consideraba esencial para el bajo desempleo y la estabilidad social. En julio la tasa oficial de paro, que sólo cubre las zonas urbanas, fue del 5,4%, pero la tasa de los jóvenes alcanzó un récord del 19,9%.

economía mundial en crisis

Todo esto sucede en el contexto de una economía mundial en desaceleración y en el que China, junto a EE.UU., es un actor central, ahora agravado a lo largo del ciclo por la insólita guerra iniciada por Rusia contra Ucrania. La reciente cumbre de tres horas y media de Xi Jinping con Joe Biden en Bali surge de la gravedad de la situación y la urgencia de contenerla.

La reacción condescendiente de la Casa Blanca, que se limitó a señalar que «observa» lo que sucede en la República Popular, evitando la habitual retórica sobre violaciónes de derechos humanos en el gigante asiático, es un indicador del alcance de este diálogo, aunque sus resultados aún no son claros.

China sufre la crisis mundial con esta preocupación social sobre sus hombros y sabiendo que amenaza con amplificarse. Nada diferente a lo que está detrás de la rebelión en Irán, o lo que llevó al colapso de los gobiernos aliados de Beijing en Sri Lanka o Pakistán. Es lo que pasa cuando sigues adelante la frustración en las sociedades y la tolerancia se disuelven.

El presidente chino, Xi Jinping.  crecientes controversias.  Foto Reuters


El presidente chino, Xi Jinping. crecientes controversias. Foto Reuters

Pero la República Popular añade una delicada peculiaridad. Este escenario disruptivo pone en entredicho el acuerdo implícito que ha regido al país durante décadas entre las masas y la gobernabilidad autoritaria a cambio de una economía en crecimiento. Sin esa última condición, la primera está en riesgo.

Las iniciativas de Prosperidad común que abraza Xi Jinping para tratar de disolver la concentración de ingresos, buscan paliar ese espectro, pero en esta coyuntura conlleva el costo de alejar inversiones, cruciales en momentos en que se requiere expansión. La crisis del imperio de Jack Ma es elocuente de una estrategia con más pérdidas que ganancias.

Esto también sucede dentro de una nueva estructura en el sistema de toma de decisiones en la República Popular. La instalación de este presidente vitalicio en el poder derribó la concepción de Partido Comunista, legada por Deng Xiao Ping, el gran timonel de la transformación, como una organización de liderazgo colectivo.

En la visión del actual jerarca chino, el partido estaba infectado de corrupción y debilidades, falta de disciplina y fe. Una estructura inútil si hay tormentas. Ese fue uno de los grandes crítica y desprecio que Xi profesó a su antecesor, Hu Jintao, a quien maltrató públicamente en el reciente XX Congreso.

Un sentimiento que por cierto también se ha extendido al implacable Jiang Zemin, que murió con poca gloria este miércoles.

La solución de Xi a esos dilemas fue radical: el regreso al gobierno de un solo hombre. Una decisión arriesgada con la que cerró, de paso, el debate dentro del PCCH que planteó la necesidad de ampliar la apertura con mayores flexibilidades, para garantizar la recuperación.

La cumbre de tres horas y media en Bali entre los líderes de las dos mayores potencias económicas, Xi Jinping y Joe Biden.  Foto Reuters


La cumbre de tres horas y media en Bali entre los líderes de las dos mayores potencias económicas, Xi Jinping y Joe Biden. Foto Reuters

El jerarca chino está convencido de que la implosión de la Unión Soviética se debió a que el comunismo local abandonó sus tradiciones, su verticalidad, sus héroes y sus símbolos. Es una mirada más práctica que ideológica. Como lo es el uso excesivo e indiscriminado del dispositivo Covid Zero.

Vestido como Mao, el regente vitalicio del Imperio Central intenta evitar que el salto capitalista chino acabe generando una imparable presión de apertura política. especialmente si no cumple con las expectativas.

El punto controvertido es que con estos caminos, Xi termina desvirtuando la gran transformación que hizo de China lo que es hoy, un salto que esa tartamuda Rusia se atrevió a dar sola. cuando la urss se vino abajo. Pero, como todo paso atrás, es un signo de debilidad y, añadiría también, uno de los tantos adversarios del líder chino, de la improvisación.
© Copyright Clarín 2022

mira también