Las denuncias de fraude electoral no son tan prominentes como en 2020