Las gafas inteligentes hicieron que Google pareciera tonto. Ahora Facebook les está dando una oportunidad.

SAN FRANCISCO – El sábado pasado, después de una caminata de tres millas por el Presidio, me paré entre una multitud de turistas mirando el puente Golden Gate. Mientras la multitud tomaba fotos del lugar emblemático, decidí unirme.

Pero en lugar de buscar en mi bolsillo mi iPhone, golpeé el costado de mis gafas de sol Ray-Ban hasta que escuché el clic de un obturador. Más tarde, descargué las fotos que acababan de tomar mis gafas de sol en mi teléfono.

El proceso fue instantáneo, simple, discreto, y fue impulsado por Facebook, que se ha asociado con Ray-Ban. Su nueva línea de anteojos, llamada Wayfarer Stories y presentada el jueves, puede tomar fotos, grabar videos, contestar llamadas telefónicas y reproducir música y podcasts.

Todo me hizo sentir que estaba siendo arrastrado a un futuro inevitable soñado por gente mucho más tecnológica que yo, uno en el que las costuras entre el mundo real y la tecnología que lo soporta casi se habían desvanecido.

Durante años, Silicon Valley ha perseguido una visión similar a la de una novela de William Gibson, donde los sensores y las cámaras se integran en la vida cotidiana y la ropa de miles de millones de personas. Sin embargo, las empresas de tecnología que han perseguido estas ideas a menudo no han logrado lograrlas, ya que la gente ha evitado las computadoras portátiles, especialmente en la cara.

¿Recuerda Google Glass, las gafas inteligentes que introdujo el cofundador de Google Sergey Brin mientras saltaba de un avión? Ese proyecto fracasó, con bares en San Francisco en un momento que impidieron la entrada a los usuarios de Glass, también conocidos peyorativamente como “Glassholes”. Más tarde llegaron Snap’s Spectacles, unas gafas inteligentes que se centraban más en la moda y la novedad de grabar videoclips de 10 segundos. Ese producto, también, nunca se abrió paso realmente.

Ahora Facebook tiene como objetivo marcar el comienzo de una era en la que las personas se sientan más cómodas compartiendo sus vidas digitalmente, comenzando por lo que tienen frente a la cara.

Deberías leer:   La advertencia del juez de Apple sugiere que la pelea de la App Store está lejos de terminar

“Nos preguntamos, ¿cómo creamos un producto que ayude a las personas a estar realmente en el momento en que se encuentran?” Andrew Bosworth, director de Facebook Reality Labs, dijo en una entrevista. “¿No es eso mejor que tener que sacar tu teléfono y sostenerlo frente a tu cara cada vez que quieras capturar un momento?”

Bosworth rechazó las afirmaciones de que Facebook estaba retomando donde otros lo habían dejado. “Este producto no se ha probado antes porque nunca antes habíamos tenido un diseño como este”, dijo, y agregó que Facebook y Ray-Ban se centraron más en la moda de las gafas que en la tecnología dentro de los marcos.

“Las gafas son una categoría muy específica que cambia la forma en que se ve”, dijo Rocco Basilico, director de wearables de Luxottica, que es propietaria de Ray-Ban y quiere expandirse al mercado de los wearables. “Comenzamos este producto desde el diseño y nos negamos a comprometer ese diseño”.

Seamos realistas por un segundo. Las gafas Wayfarer, que comienzan en $ 299 y vienen en más de 20 estilos, enfrentan obstáculos aparte de la historia de paradas y salidas de Silicon Valley con lentes inteligentes. Facebook ha estado bajo escrutinio durante mucho tiempo por cómo trata los datos personales de las personas. Usar las gafas para filmar subrepticiamente a las personas seguramente causará preocupación, sin mencionar lo que Facebook podría hacer con los videos que la gente recopila.

Pregunté si el equipaje de la marca de Facebook era la razón por la que su nombre no estaba en el título de las gafas. La compañía dijo que ese no era el caso.

“Facebook no es ingenuo ante el hecho de que otras gafas inteligentes hayan fallado en el pasado”, dijo Jeremy Greenberg, asesor de políticas del Future of Privacy Forum, una organización sin fines de lucro de privacidad que está parcialmente financiada por Facebook. Pero, agregó, “las expectativas de privacidad del público han cambiado desde los días de los lanzamientos anteriores de gafas inteligentes”.

Deberías leer:   Intuit comprará Mailchimp por $ 12 mil millones

Con todo eso en mente, probé los nuevos Ray-Bans de Facebook durante unos días durante la semana pasada.

En una inspección de cerca, encontré que los marcos albergan dos cámaras, dos micro parlantes, tres micrófonos y un chip de procesador de computadora Snapdragon. También vienen con un estuche de carga que se conecta a cualquier computadora a través de un cable USB-C. Con una carga completa, las gafas se pueden utilizar durante aproximadamente seis horas.

Las gafas requieren una cuenta de Facebook. También están emparejados con una aplicación de teléfono inteligente, Facebook View. Después de grabar videos, los Wayfarers pueden grabar hasta 35 videos de 30 segundos o tomar 500 fotos, las personas pueden cargar su contenido de forma inalámbrica a la aplicación, donde las fotos están encriptadas. Desde la Vista de Facebook, las personas pueden compartir el contenido en sus redes sociales o aplicaciones de mensajería, así como guardar fotos directamente en el almacenamiento del dispositivo de su teléfono fuera de la aplicación de Facebook.

Para evitar problemas de privacidad, una pequeña luz indicadora parpadea cuando los Wayfarers están grabando, notificando a las personas que están siendo fotografiados o filmados. A medida que configura la aplicación Facebook View, también muestra mensajes pidiendo a los usuarios que “respeten a los que le rodean” y les pregunta si “se siente apropiado” tomar una fotografía o un video en el momento. La aplicación incluso invita a las personas a “hacer una pequeña demostración” para mostrarles a los demás que están siendo grabadas.

Aún así, los usuarios pueden tener otras dudas, como yo. El Wayfarer tiene una función de activación de audio, llamada Asistente de Facebook, que se puede activar para tomar fotos y videos con manos libres diciendo: “Hola, Facebook”.

Para mí, ese fue un punto de fricción. ¿Qué piensan las personas que me rodean cuando me escuchan decir: “Oye, Facebook, toma una foto”? ¿Puedo lucir bien haciendo eso? ¿Puede alguien?

Además, para ayudar a Facebook a mejorar el asistente, se les pide a las personas que permitan que el dispositivo almacene transcripciones de sus interacciones de voz, que luego serán revisadas por una combinación de humanos y algoritmos de aprendizaje automático. No me gustó eso e imagino que los demás tampoco estarán muy interesados, sin importar cuán benignas puedan ser sus interacciones de voz.

Deberías leer:   El tribunal rechaza la demanda de vigilancia sin orden judicial de la NSA por motivos de `` secretos de estado ''

(Es posible optar por no usar el Asistente y los usuarios pueden ver y eliminar sus transcripciones si lo desean).

Muchas de estas preocupaciones sobre la privacidad no vienen al caso para los tecnólogos que ven los wearables como algo inexorable para la sociedad. Para Mark Zuckerberg, director ejecutivo de Facebook, el objetivo final es finalmente lanzar un par de lentes inteligentes que aumenten por completo la realidad, lo que coloca una especie de superposición virtual en el mundo frente a las personas.

Esa idea es un paso más en el camino hacia el metaverso, el término de Zuckerberg para describir cómo partes del mundo virtual y real eventualmente se fusionarán y compartirán diferentes partes entre sí. Quizás algún día podría usar un par de lentes de realidad aumentada de Facebook para encargarme un sombrero digital, que otras personas que usan lentes de realidad aumentada podrían ver.

Por unos momentos en mi caminata el sábado pasado, pude distinguir esa visión del futuro que tanto entusiasmaba a los ejecutivos de Facebook.

Trepar por los muchos senderos en el Presidio me presentó vistas deslumbrantes, que pude disparar usando solo mi voz mientras todavía tenía una mano agarrando la correa de mi perro y la otra sosteniendo mi mochila. Capturar el paisaje urbano fue tan fácil como emitir un comando de voz mientras mi teléfono permanecía en mi bolsillo.

Aún mejor, me veía como un tipo normal con gafas de sol, no como alguien con una computadora con cara de loco.

Una ventaja adicional fue que nadie (excepto mi perro) podía oírme decir “Oye, Facebook” mientras estaba solo en los senderos. Pero en la ciudad rodeada de gente, confieso que podría limitarme a tocar el costado de mis marcos para tomar fotos.