Las mujeres de Ucrania que se entrenan en una escuela de guerrilla urbana en Zaporiyia

En un centro de tiro en Zaporizhia, en el sureste de Ucrania, seis mujeres vestidas de verde caqui aprenden a usar un rifle de asalto kalashnikov y se entrenan para el combate urbano.

Agazapado detrás de un tabique, uno de ellos apunta a un objetivo distante y luego corre a otra posición.

Es la tercera sesión para estas mujeres en el centro llamado “El sexto sentido”donde un equipo de especialistas acaba de poner en marcha un programa diseñado específicamente para iniciarles en el uso de armas y tácticas de combate urbano.

Los combates cada día están más cerca de la ciudad y Natalia Basova, de 47 años, no dudó en apuntarse junto a su hija de 29, Ulyana Kiyashko. Para ella, el frente está demasiado cerca. Ella “sabía cómo usar las armas antes de la guerra. Iba a los puestos de tiro, estaba muy interesado“, asegura a la AFP.

Aprender

“Pero a partir de ahora, todos deben saber cómo hacerlo”. agrega, al ruido ensordecedor de un disparo justo detrás de ella.

Su marido y su hijo, así como su yerno, se encuentran actualmente en primera línea. Mientras sus hombres pelean, ella y su hija deciden aprender tanto como sea posible sobre el combate urbano.

“Nuestro instructor nos enseña cómo apuntar y usar correctamente un arma”, explica. “Ya sabíamos disparar, pero no sabíamos hacerlo bien, sin correr el riesgo de lastimar a alguien”, dice.

Hasta entonces, el centro de formación solo personal militar alojado o luchadores de defensa territorial. Pero cada vez aparecen más mujeres en Zaporizhia para prepararse para una posible entrada de las fuerzas rusas en la ciudad.

Bajo la ley marcial, el entrenamiento Es gratuito para todos los habitantes de la ciudad.

El creador del centro, Sergei Ieline, de 47 años, explica que durante el entrenamiento básico los estudiantes aprenden a pararse correctamente, a apuntar un arma, a controlar el gatillo, a respirar y disparar.

En el caso de las mujeres, el programa dura 15 horas, pero, precisamente, la base se puede aprender en sólo cinco o seis horas.

especialistas

“Hemos preparado unos ejercicios tácticos para civiles porque todos sabemos que si el enemigo entra en la ciudad habrá combates callejeros”, continúa. “Y suele ocurrir en lugares difíciles como casas en ruinas, sótanos o dentro de tiendas”, añade.

Los instructores trabajan con militares y civiles en tres campos de entrenamiento diferentes. En uno se les enseña el manejo básico de las armas, en otro se da un curso mas especializadoy en el tercero hay un entrenamiento táctico para el uso de fusiles de asalto Kalashnikov, en principio para fuerzas especiales.

Desde el comienzo de la invasión rusa de Ucrania el 24 de febrero, unas 4.000 personas recibieron formación en el centro.

“Tenemos que saber cómo hacerlo, por nosotros y por nuestras familias. Estamos en primera línea”, dice otra estudiante, Iana Piltek, de 33 años.

Deberías leer:   Jeeyon Shim abrió un nuevo camino en el crowdfunding para sus juegos de recuerdo

Dice que no tiene miedo de luchar y jura que no dudará en salir a defender su ciudad natal. “Entrenamos para ganar en una batalla urbana. Si eso sucede, no dejaremos que la ciudad caiga”.asegura.

Agencia AFP

PB