Las nuevas variantes de la pandemia impulsan la séptima ola en Europa

Europa sufre ya una séptima ola de covid-19, que se explica en gran medida por la capacidad de las nuevas variantes para evadir la inmunidad, desde su resistencia de protección proporcionada por la vacunación y las infecciones previas.

Europa cayó, a principios del verano boreal, en una séptima ola de coronavirus marcada por un repunte de contagios en casi todos los países.

Entre las razones está una relajación de las medidas de distanciamientosino también una reducción de la inmunidad.

Ahora se sabe que la protección que brindan las vacunas y las infecciones previas se pierde al cabo de unos meses.

«Las personas que se infectaron con omicron BA.1 en diciembre están mucho menos protegidas que a principios de año», resumió a la AFP Samuel Alizon, director de investigación del Centro Nacional Francés de Investigaciones Científicas (CNRS).

“Lo mismo ocurre con la inmunidad que confieren las vacunas: aunque se mantiene robusta frente a formas graves, decrece algo frente a infecciones menos graves”, añadió.

Un letrero en un centro de pruebas de coronavirus en Munich, Alemania. Foto: AFP

Omicron ataca de nuevo

Pero esta nueva ola también se explica por el avance de nuevas subvariantes de omicron, la BA.4 y especialmente la BA.5, según los científicos.

Estas subvariantes se propagan aún más rápidoo porque parecen beneficiarse de una doble ventaja de contagiosidad y escape inmunológico.

Este ya era el caso de la subvariante de omicron BA.1, que era mucho más capaz que delta de infectar a personas previamente vacunadas o infectadas.

Durante mucho tiempo se pensó que un contagio confería protección, al menos durante algún tiempo.

Pero con la familia omicron parece que no es así, según un estudio del British Imperial College publicado a mediados de junio.

Los científicos analizaron muestras de sangre de más de 700 trabajadores de la salud del Reino Unido. Todos habían recibido tres dosis de vacunas COVID-19 y habían sido infectados con la cepa o variantes históricas.

¿El contagio protege?

Los resultados subrayaron que las personas previamente infectadas por omicron tenían una buena respuesta frente a la cepa inicial del coronavirus y sus primeras variantes, pero débil frente al propio omicron.

Se pensó que la infección con omicron podría casi «ser beneficiosa, como una especie de ‘refuerzo natural'», dijo a la AFP Rosemary Boyton, coautora del estudio.

«Lo que hemos encontrado es que estimula poco la inmunidad contra sí misma, o incluso nada en algunos casos. Esto, y la disminución de la inmunidad después de la vacunación, pueden explicar el aumento masivo que vemos nuevamente en las infecciones, con muchas personas reinfectadas». intervalos», explicó.

«Estamos ante variantes altamente contagiosas, que son agentes algo furtivos que pasan desapercibidos para las defensas inmunitarias. Es una verdadera complejidad del grupo omicron», dijo la semana pasada Gilles Pialoux, jefe de servicio del hospital Tenon en París.

Estas variantes «muy contagiosas» necesitan que aumentemos el nivel de protección de los más frágiles, añadió.

apostar por las vacunas

Porque, y esto es una buena noticialas vacunas siguen siendo efectivas contra las grandes formas de la enfermedad.

Para la mayoría de los países europeos, la principal prioridad es que las personas mayores e inmunocomprometidas reciban una segunda dosis de refuerzo.

“Actualmente, el nivel de inmunidad en la población es bueno pero no perfecto”, subrayó el domingo Alain Fischer, presidente del consejo de orientación de la estrategia de vacunación de Francia.

“Por eso, es necesario recomendar un refuerzo a los mayores de 60 años ya las personas frágiles cuyo sistema inmunitario y memoria son menos robustos”, remarcó.

Fuente: AFP