Las promesas y desafíos de los Fondos Estructurales reembolsables de la UE –


Con una mayor presión sobre el presupuesto básico de cohesión, los instrumentos financieros utilizados como medio para brindar apoyo a los fondos estructurales de la UE se promocionan como una forma de hacer “más con menos” al aprovechar el dinero público y de la UE para generar inversión privada y reciclar recursos.

El papel de la ayuda reembolsable en la política de cohesión, la apuesta de la UE por reducir las disparidades entre sus regiones, ha crecido significativamente en las últimas décadas.

De sólo 600 millones de euros en 1993-99, la UE y los estados miembros han gastado más de 17.000 millones de euros en 2007-13 en préstamos, garantías e inversiones de capital en empresas no cotizadas.

Según las últimas cifras disponibles para el período presupuestario 2014-2020, para 2018 la UE ya se ha comprometido a gastar 16 200 millones de euros en instrumentos financieros en el marco de la política de cohesión, hasta alcanzar los 22 100 millones de euros si incluimos las contribuciones de los presupuestos nacionales.

Mientras tanto, los países de la UE se ven presionados a planificar más proyectos de cohesión reembolsables con el próximo presupuesto de siete años.

En este Informe Especial, EURACTIV analiza los cambios que podría traer el papel creciente de la inversión privada en la implementación de la política de cohesión y explora el potencial de las soluciones basadas en el mercado para las brechas regionales del bloque.