Las protestas cubanas fueron impulsadas por Internet. El Estado luego tiró del enchufe

La ola de protestas espontáneas que sacudió a Cuba el domingo fue impulsada por las redes sociales y la proliferación de internet móvil, que los cubanos solo han tenido durante los últimos tres años. El gobierno respondió dejando la isla prácticamente incomunicada durante dos días.

Para contener la propagación de manifestaciones masivas, las autoridades cortaron el servicio de internet, junto con las líneas telefónicas fijas de algunos activistas en la isla. El cierre dificultó a los cubanos organizarse o hacer llegar noticias de las manifestaciones al resto del país.

“Estábamos totalmente desconectados”, dijo Alexey Seijo, pastor evangélico de la ciudad colonial de Camagüey. “No había forma de decirle a la gente: reunámonos en la plaza para gritar y manifestarnos”.

Aproximadamente a las 11 am hora local del domingo, cientos de residentes en San Antonio de los Baños, una ciudad a unas 15 millas al sur de La Habana, salieron a las calles para protestar por el deterioro de las condiciones de vida y la falta de bienes básicos y atención médica durante un empeoramiento de Covid- 19 crisis.

Deberías leer:   India Inundaciones y deslizamientos de tierra matan al menos a 113 personas

Lo que siguió no tuvo precedentes en más de seis décadas de gobierno comunista. A medida que los videos y los mensajes se difundían a través de los teléfonos inteligentes, miles de cubanos se reunieron en más de 40 ciudades y pueblos exigiendo libertad.

La respuesta del gobierno fue rápida. Desplegó policías secretas, fuerzas antidisturbios y militantes del Partido Comunista con grandes palos para recuperar el control de las calles y detener a cientos de manifestantes en enfrentamientos a menudo violentos.

La gente gritó consignas contra el gobierno durante una manifestación en La Habana el domingo.


Foto:

alexandre meneghini / Reuters

También se movió para interrumpir las comunicaciones. Poco después de las 4 pm hora local del domingo, la estatal Empresa de Telecomunicaciones de Cuba SA, o Etecsa, el monopolio telefónico y de redes del país, detuvo el servicio de internet.

“Hubo una interrupción total durante 30 minutos”, dijo Doug Madory, jefe de análisis de Internet de Kentik, una empresa de monitoreo de redes con sede en EE. UU. “Después de la interrupción inicial, el servicio seguía siendo bastante irregular”.

A partir del domingo por la tarde, el servicio de telefonía móvil y de línea fija también se cortó selectivamente, paralizando las comunicaciones y bloqueando la señal de Internet de los teléfonos móviles de los activistas. Los activistas de derechos civiles dicen que es una vieja táctica empleada por el régimen.

“Al menos 10 de mis amigos y compañeros de trabajo ni siquiera tenían servicio telefónico fijo”, dijo Ángel Rodríguez, un activista de derechos humanos que vive en La Habana.

Los videos muestran a miles de cubanos protestando por la escasez de alimentos y medicamentos en una rara muestra de disidencia antigubernamental. José de Córdoba, del WSJ, explica cómo un aumento en los casos de Covid-19 y un lento lanzamiento de vacunas se están sumando a la crisis económica de la isla. Foto: Yamil Lage / AFP / Getty Images

Los funcionarios del Ministerio del Interior de Cuba y de Etecsa no pudieron ser contactados para hacer comentarios. El presidente cubano, Miguel Díaz-Canel, culpó al embargo estadounidense de los problemas en Cuba y de agitar la contienda.

La represión de seguridad ha sofocado las protestas por ahora, pero los activistas dicen que están decididos a continuar su campaña. El régimen debe sopesar el impacto de más cierres de Internet, que podrían debilitar aún más una economía en apuros.

Los activistas creen que se están ganando los corazones y las mentes de los cubanos comunes que, con la ayuda de las redes sociales, parecen haber abandonado sus temores de salir a protestar. Las condiciones de vida son tan duras que muchos sienten que no tienen nada que perder.

“No tenemos miedo”, dijo Amaury Pacheco, poeta y fundador del Movimiento San Isidro, un grupo de artistas disidentes por los derechos civiles. Al gobierno solo le quedaba la fuerza brutal, agregó.

Muchos cubanos obtienen servicio de Wi-Fi en parques públicos como este en La Habana, fotografiado el miércoles, debido al acceso limitado a sus hogares.


Foto:

alexandre meneghini / Reuters

La policía bajó al Sr. Pacheco de un autobús cuando se dirigía a una protesta el domingo. Lo llevaron a una comisaría y lo retuvieron hasta el día siguiente. Los activistas dicen que la policía cubana ha detenido al menos a 200 personas. Esta semana, cientos de personas hicieron fila frente a las estaciones de policía para buscar a familiares desaparecidos cuyo paradero se desconoce.

El gobierno de Cuba había temido durante mucho tiempo a Internet, a la que Ramiro Valdés, el exjefe de la policía secreta del país, llamó la famosa “semental salvaje” que tenía que ser domesticado. Como para demostrar su punto, una grabación de video publicada en las redes sociales el miércoles mostró a Valdés vistiendo un uniforme militar y protegido por corpulentos guardaespaldas mientras una multitud enojada lo abucheaba durante una visita dominical a una ciudad en el este de Cuba.

COMPARTE TUS PENSAMIENTOS

¿Cómo cree que se desarrollarán las protestas en Cuba? Únase a la conversación a continuación.

“Antes de Internet, el gobierno controlaba la narrativa. Pero internet se convirtió en la ventana para entrar cuando la puerta no se abría ”, dijo Yotuel, un reconocido cantante de rap y disidente cubano que vive fuera de la isla. “La burbuja hizo ‘puf’. “

La mayoría de las plataformas de mensajería instantánea móviles se mantuvieron sin restricciones hasta esta semana, según el Observatorio Abierto de Interferencia de Redes, un grupo que monitorea la censura en línea. Las pruebas del Observatorio Abierto mostraron que el acceso a WhatsApp en Cuba se interrumpió a partir del domingo, seguido de Telegram y Signal el lunes.

Etecsa ha bloqueado las páginas web de sitios web de noticias independientes durante los últimos dos años, dijo Arturo Filastò, investigador de Internet en el Observatorio Abierto. Pero esa táctica de censura, conocida como filtrado de direcciones, puede bloquear involuntariamente una variedad de otros sitios web a los que las autoridades no pretenden atacar.

Camiones de la policía estacionados frente al edificio del Capitolio Nacional de La Habana el miércoles.


Foto:

Eliana Aponte / Associated Press

Pocos cubanos tienen acceso a internet en casa, principalmente porque Etecsa es la única empresa que brinda ese servicio y no puede satisfacer la demanda y debido a tarifas prohibitivas para muchos cubanos.

El portavoz de Facebook, Joe Osborne, dijo que la empresa estaba preocupada por las restricciones de sus servicios en Cuba.

“Nos oponemos a los cierres, la limitación y otras interrupciones de Internet que limitan el debate de nuestra comunidad”, dijo en un comunicado. “Esperamos que la conectividad se restablezca por completo lo antes posible para que los cubanos puedan comunicarse con familiares y amigos”.

Los cubanos comenzaron a comprar planes de datos inalámbricos por primera vez en 2018, luego de que Etecsa actualizara la obsoleta infraestructura inalámbrica del país ese año. Los medios estatales informaron de 6.6 millones de usuarios de redes móviles en el país a fines de 2020. Pero muchos todavía van a los parques para conectarse a puntos públicos de Wi-Fi.

Cloudflare, otro proveedor de herramientas de red de EE. UU., Observó que el tráfico de red en Cuba se recuperaba en los últimos días, especialmente a través de redes privadas virtuales que pueden usarse para evadir las herramientas de censura.

Ted Henken, analista cubano de la Universidad de Baruch, califica la introducción del servicio inalámbrico como un hito para los disidentes cubanos. WhatsApp y Facebook Live se convirtieron en los motores gemelos que facilitaron las demostraciones del domingo.

Si bien algunas protestas anteriores fueron obra de poetas e intelectuales descontentos, el uso de Internet corrió la voz entre clases, edades y razas.

“Los que se presentaron fueron el ‘pueblo”, dijo Henken, autor del libro recién publicado “Cuba’s Digital Revolution”, refiriéndose al “pueblo”.

El tráfico de la red en Cuba se ha recuperado en los últimos días. La gente usó sus teléfonos celulares cerca del malecón de La Habana el martes.


Foto:

Eliana Aponte / Associated Press

Los cortes de Internet no requieren una sofisticación tecnológica significativa por parte de las agencias de seguridad que buscan sofocar los disturbios, particularmente en comparación con el Gran Cortafuegos de China, un elaborado sistema de censura y vigilancia de Internet realizado por miles de ingenieros, dicen los expertos.

Los cortes amplios de Internet también ponen en peligro las operaciones de vigilancia del propio gobierno cubano, ya que no pueden monitorear la actividad en áreas inquietas, dijo Madory.

En Florida, hogar de muchos cubanoamericanos, el gobernador republicano Ron DeSantis instó al presidente Biden a ayudar a proporcionar Internet a los cubanos en la isla.

“El pueblo cubano ha perdido la capacidad de comunicarse entre sí y muchos floridanos nacidos en Cuba no tienen información sobre la seguridad de sus seres queridos”, escribió DeSantis. “La tecnología existe para proporcionar acceso a Internet a Cuba de forma remota, utilizando la innovación de la empresa estadounidense y las diversas industrias aquí”.

Pero tal esfuerzo requeriría equipo en tierra para obtener la señal. El gobierno controla estrictamente las importaciones de dichos equipos y teléfonos satelitales, dijo Madory.

Más artículos sobre los disturbios en Cuba

Escribir a José de Córdoba en [email protected], Santiago Pérez en [email protected] y Drew FitzGerald en [email protected]

Copyright © 2021 Dow Jones & Company, Inc. Todos los derechos reservados. 87990cbe856818d5eddac44c7b1cdeb8

Fuente: WSJ