Las sanciones del 913 que nos han impuesto son crímenes de lesa humanidad, denuncia Venezuela

Pocos saben que las sanciones ilegales del 913 pesan sobre Venezuela que impiden a mi pueblo vender y comprar lo que produce y necesita para el desarrollo y disfrute de nuestra existencia individual y colectiva, dijo este sábado en la Asamblea General el Ministro de Relaciones Exteriores de ese país.

Carlos Faría Tortosa leyó una «carta abierta a la humanidad» del presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, en la que denunciaba la castigo que estas sanciones implican en la población.

“Se traducen en sufrimiento, privaciones y agresiones sistemáticas que coartan la vida y los derechos colectivos de mi país, por lo que no dudamos en denunciar estas crueles medidas como Crímenes contra la humanidad”, enfatizó Faria.

En voz de su canciller, el presidente venezolano explicó que estas medidas han significado más de 150.000 millones de dólares en pérdidas en los últimos años y que en el peor momento de la pandemia le imposibilitaron adquirir insumos médicos y vacunas.

Igualmente, acusó a Europa y Estados Unidos de robar 31 toneladas de reservas de oro depositado en el Banco de Inglaterra, cuyo valor alcanzaría los 1.300 millones de dólares.

migración inducida

El ministro señaló que las sanciones han provocado una «migración inducida», exacerbada por falsas promesas de algunas naciones. Ese éxodo masivo, prosiguió, ha generado titulares en los medios de comunicación de los países hegemónicos, estigmatizando y desprestigiando a Venezuela.

“Pero lo que no dicen es que el El 60% de esos migrantes han regresado voluntariamente al país huyendo de las condiciones de esclavitud y explotación, así como de los malos tratos y persecuciones a que son sometidos”, señaló, destacando la política de repatriación del país.

guerra de desestabilización

Por otro lado, Faría aseguró que Venezuela es víctima de una guerra para desestabilizar su democracia y asfixiarla política y económicamente “por el simple hecho de desafiar, a fines del siglo pasado, la régimen de pensamiento único que se impuso al mundo bajo la máscara de la economía de mercado y la globalización neoliberal.

“Un modelo que en nombre de la libertad se convirtió en la versión moderna de la colonización«, señaló.

Sin embargo, continuó, Venezuela no se ha rendido y ha construido su camino para consolidar la paz social, la recuperación económica y el fortalecimiento de la democracia.

En este sentido, el canciller destacó la la producción de alimentos de su país, que llega al 80% de lo que consume, y destacó su poder energético.

Un nuevo mundo multipolar

Dirigiéndose al entorno internacional, citó las crisis climática, sanitaria, económica, social y energética, así como “la verdadera crisis”.

Advirtió que el orden mundial se ve sacudido por «la crisis del modelo civilizatorio occidental”, a la que calificó de “supremacista, imperialista”, unipolar, colonialista e intolerante porque no reconoce ningún sistema diferente.

Faría añadió, sin embargo, que el Norte tendrá que abrirse a un mundo nuevo multipolar y libre de hegemonismos, aceptando el surgimiento de nuevos líderes y potencias como Rusia, China e India.

Respecto a la guerra en Ucrania, abogó por los canales diplomáticos y de diálogo, destacando que “la humanidad no sobrevivirá a una tercera guerra mundial”.

Tras refutar las sanciones contra Rusia y la rusofobia, la Apoyo venezolano a la propuesta mexicana crear una delegación internacional para facilitar el acercamiento entre Rusia y Ucrania que conduzca a una solución pacífica del problema.

Con información de un.org