Los cancilleres de Estados Unidos y Rusia, cara a cara en plena escalada de tensión

Antony Blinken, secretario de Estado de Estados Unidos, y Sergei Lavrov, ministro de Asuntos Exteriores de Rusia, tienen previsto reunirse este viernes en Ginebra en el punto álgido de la crisis ucraniana hasta el momento.

Mientras Rusia sigue acumulando hombres y material militar de última generación en sus fronteras con Ucrania, Estados Unidos amenaza con tomar represalias en caso de ataque.


Durante su visita a Berlín, Blinken dijo el jueves que cualquier ataque a Ucrania “nos llevaría de vuelta a una época mucho más peligrosa e inestable, cuando este continente estaba dividido en dos, con la amenaza de una guerra total que se cernía sobre las cabezas de todos”.

Berlín es la ciudad por excelencia de la Guerra Fría, dividida en dos durante décadas por un muro desde el que observaban soldados rusos y estadounidenses.

Las demandas de Rusia

Lavrov comparece este viernes en Ginebra requiriendo garantías escritas que la OTAN renuncie para siempre a incorporar a Ucrania y Georgia y que retire tropas y material donde los tenía antes de 1997.


Eso dejaría desprotegida toda la parte oriental del viejo continente y la región de los Balcanes. Países como Polonia, República Checa, Rumanía, Bulgaria o las tres repúblicas bálticas solo serían miembros de la OTAN sobre el papel.

Deberías leer:   La nave espacial Starliner de Boeing regresa a la Tierra y concluye una misión de prueba crítica

Un escenario que la Alianza Atlántica rechaza rotundamente. Blinken dijo el miércoles en Ucrania que no tiene intención de traer ningún documento a esa reunión con Lavrov.

Soldados ucranianos en la zona de conflicto con rebeldes prorrusos, en Mariupol, en la región de Donetsk. Foto: AP

Blinken corrigió el miércoles al presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, cuando insinuó que una “incursión menor” conllevaría sanciones menores.

El secretario de Estado Blinken trató de borrar esa idea: “Si las fuerzas militares rusas cruzan la frontera de Ucrania y cometen más actos de agresión contra Ucrania, obtendrán una respuesta unida, rápida y severa por los Estados Unidos y sus aliados.

El secretario de Estado advirtió al presidente ruso que su país pagará un alto precio en vidas humanas (se entiende que entre los soldados que eventualmente ataquen Ucrania) y que podría quedar excluido del sistema bancario mundial.

Entre las sanciones que prepara la Unión Europea está la expulsión de los establecimientos financieros rusos de Swift, empresa ubicada en Bélgica y por la que pasan la gran mayoría de las transacciones financieras globales.

Deberías leer:   Joe Biden se reunió con Fumio Kishida, antes de presentar una iniciativa comercial en Asia

Movimiento de tropas y armas.

Washington autorizó el jueves a los países bálticos a enviar equipos militares fabricados en Estados Unidos a Ucrania. El Reino Unido ha estado enviando durante tres días. aviones militares de carga con material de guerra a Kiev, algo que Moscú considera una amenaza.

Países como Suecia, Dinamarca o Finlandia pusieron hace días sus Fuerzas Armadas en alerta.

Washington anunció el miércoles que aumentaría su ayuda militar a Ucrania de $450 millones a $650 millones.

España envió el jueves una fragata para reforzar las patrullas de la OTAN en el Mar Negro y Francia anunció el envío de una patrulla aérea a Bulgaria.

Alemania es el único país europeo que se niega abiertamente a mover tropas o para entregar armas a Ucrania. Considera que esto solo agravará las tensiones.

Tanques de infantería rusos llegan este jueves a Bielorrusia.  Foto: AFP

Tanques de infantería rusos llegan este jueves a Bielorrusia. Foto: AFP

Despliegue ruso sin precedentes

Rusia reaccionó anunciando maniobras navales en el Pacífico, el Atlántico, el Índico y el Mediterráneo en las que participarán 140 barcos y 10.000 hombres, un despliegue ruso masivo y simultáneo a través de medio planeta para el que no hay precedentes.

Deberías leer:   ahora analizan invitar a un funcionario a la Cumbre de las Américas

La gira de Blinken por Europa no acaba este viernes en Ginebra.

Sin nada oficialmente en la agenda para el fin de semana, el domingo a última hora se le espera en Bruselas, donde el lunes participará en la reunión de ministros de Exteriores europeos para tratar la crisis de Ucrania.

Europa sigue maniobrando para no quedarse fuera de la mesa grande en una cuestión en la que está en juego buena parte de la seguridad de su flanco oriental.

En palabras del ministro europeo de Asuntos Exteriores, el hispano-argentino Josep Borrell, “la Unión Europea y Estados Unidos afrontan juntos los retos de seguridad en Europa”.

Bruselas, especial

CB