Los ciudadanos europeos apoyan la vinculación de los fondos de la UE con el estado de derecho – encuesta –


Más de tres de cada cuatro europeos piensan que la UE solo debería distribuir fondos a los estados miembros que implementan el estado de derecho y los principios democráticos, según una nueva encuesta encargada por el Parlamento Europeo.

Solo el 12% de los 24.812 encuestados pensaba que vincular los fondos al estado de derecho, que según la encuesta incluye la libertad de prensa, la independencia de la justicia, la lucha contra la corrupción y la protección de los derechos individuales, es una mala idea.

Curiosamente, la proporción de personas que están de acuerdo con la condicionalidad del estado de derecho está por debajo del promedio de la UE en cuatro de los seis países que votaron en contra de la propuesta de compromiso de Alemania por ser demasiado diluida: los Cuatro Frugal de Austria, Dinamarca, los Países Bajos y Suecia. , junto con Bélgica y Luxemburgo.

Si se compara con un acuerdo medio del 77% en todo el bloque, la idea goza de menos apoyo en Suecia (72%), Países Bajos (71%), Dinamarca (70%) y Bélgica (70%).

Los encuestados de los principales opositores a la idea, Hungría y Polonia, apoyan ampliamente la idea, aunque por debajo de los niveles medios de la UE, y el 72% de los participantes estuvo de acuerdo en vincular el desembolso de fondos de la UE al estado de derecho y los principios democráticos.

“Si casi el 80% de sus ciudadanos desean condicionar el gasto del dinero que pagan en impuestos a la adhesión de los gobiernos al estado de derecho, [member states] debería escuchar ”, dijo el eurodiputado Petri Sarvamaa (PPE), uno de los negociadores del Parlamento, en un comunicado.

El Parlamento mantiene sus promesas de mantenerse firme

El Parlamento mantuvo otra ronda de conversaciones políticas sobre la condicionalidad del estado de derecho con el Consejo, en representación de la UE-27, el martes (20 de octubre), pero hasta ahora hay pocas esperanzas de que se produzca un gran avance.

En el centro del estancamiento entre los colegisladores de la UE está la cuestión de cómo funcionaría el futuro mecanismo de sanciones para los Estados miembros deshonestos.

La propuesta de Alemania requeriría que los estados miembros reunieran una mayoría cualificada para activar sanciones financieras a uno de sus pares, mientras que el Parlamento quiere que un país tenga que construir una coalición de mayoría cualificada para bloquear la decisión de la Comisión de seguir adelante con el recorte del dinero de la Unión.

Uno de los negociadores del Parlamento, el eurodiputado Daniel Freund, dijo que no cree que la propuesta del Consejo sea realista «porque en la historia de la UE, no hemos visto una sanción por mayoría cualificada», aunque ya existe un mecanismo similar. por ejemplo, en el reglamento fiscal del bloque.

“No vamos a ceder como Parlamento, así que si [the Council] no te muevas con esa pregunta. No creo que aprobemos el presupuesto de siete años por ahora ”, dijo Freund a EURACTIV.

Los escépticos dicen que los eurodiputados pronto estarán bajo una enorme presión desde casa para aprobar el fondo de recuperación, ya que la economía europea, tambaleándose por la pandemia, necesita el fondo acordado y desembolsado lo más rápido posible.

Sin embargo, Freund no ve signos de que los eurodiputados se resquebrajen, incluso en países del sur de la UE como España, que han sido los más afectados económicamente después de la primera ola de la pandemia.

«Creo que la gente podría estar subestimando lo serio que es esto para el Parlamento», dijo el legislador verde de Alemania.

El estancamiento se complica por la necesidad de que cada parlamento nacional apruebe el acto legal que permitirá a la UE endeudarse en los mercados para pagar la recuperación. Además, Hungría y Polonia amenazan con negar su consentimiento si las negociaciones sobre el estado de derecho tienen un resultado insatisfactorio para ellos.

Freund cree que un posible escenario es que el Parlamento y el Consejo lleguen a un acuerdo de compromiso que satisfaga a ambos, lo que permitiría a los eurodiputados aprobar el presupuesto a largo plazo. La pelota para aprobar el presupuesto y los 750.000 millones de euros adicionales estaría entonces en la cancha de los parlamentos nacionales.

«Creo que la presión en ese momento sería tan alta, incluso en el Parlamento húngaro, que lo aprobarían», dijo Freund.

Después de las conversaciones, un portavoz alemán dijo que «las negociaciones avanzan de manera constructiva, nuevamente se hicieron algunos avances, las diferencias se redujeron aún más».

“Aún queda camino por recorrer hasta que se alcance el compromiso. Pero la música ambiental es de optimismo cauteloso «.

Freund fue menos optimista.

«Todavía no hay voluntad del Consejo para actuar sobre el gatillo y el alcance del mecanismo», tuiteó el martes.

[Edited by Zoran Radosavljevic]