19 C
Usa River
sábado, mayo 8, 2021

«Los drones son útiles para todos los trabajos»

- Advertisement -
- Advertisement -

La drones Han venido para quedarse, de eso no hay duda. Más allá de sus usos recreativos, estos dispositivos ofrecen una larga lista de utilidades que facilitan el trabajo Negocio de prácticamente cualquier sector. Sus múltiples ventajas significan que en Asturias cada vez son más los que deciden aprender a dirigirlos y también los que apuestan por dedicarse profesionalmente a explotar sus múltiples opciones.

Es el caso de Dronasturias, empresa que nació en 2014, cuando este gremio aún estaba dando sus primeros pasos. “Vimos que iba a aumentar cada vez y decidimos lanzarnos”, explica uno de sus socios, David Rodríguez. “Fuimos una de las primeras empresas operativas en Asturias con pilotos regulados por la Agencia Estatal de Seguridad Aérea”, añade. Desde entonces, y han pasado siete años, han realizado los más variados trabajos que les han llevado a sobrevolar todo tipo de paisajes. “Realizamos el seguimiento de obras y servicios audiovisuales para productoras de toda España”, afirma. “Hemos trabajado para programas como ‘El punto de mira’ y para los informativos de Telecinco y TVE, entre otros, y también trabajamos para grandes directores de cine”, enumera.

Esto es gracias a que los drones ofrecen para películas, series y documentales, opciones que, de lo contrario, serían prácticamente imposibles. “Podemos realizar grabaciones para audiovisuales que antes eran impensables. Ahora, podríamos estar siguiendo el rostro de una persona en primer plano y terminar con una gran visión general de toda una ciudad. Todo esto hecho en una toma secuencial ”, dice.

Es un servicio que también va en aumento porque las empresas y los particulares “lo demandan cada vez más”. Es lógico, teniendo en cuenta que los drones “permiten recortar muchos costes. Por ejemplo, antes de las obras había que contratar un helicóptero para vigilar la carretera y nosotros hacemos lo mismo por mucho menos dinero y, sobre todo, menos tiempo ”, comenta.

Algo en lo que coincide Abel Quirós, de Alphadrones, otro acérrimo defensor de las múltiples ventajas de estos objetos voladores no tripulados. “Alquilar un helicóptero te puede costar 3.000 euros y un dron, 200”. Y no solo se utilizan para obras, también permiten la modernización de la ganadería, ya que pueden utilizarse para controlar animales desde el cielo, buscar los que se han perdido y descubrir la presencia de depredadores en la zona.

Entonces no todo es cine y construcción. “Dentro de los audiovisuales que hacemos, hay numerosas aplicaciones, también la agricultura”, ejemplifica. “Ahora mismo, se están dando muchos usos y están llegando a todos los campos, por ejemplo, se utilizan para recolectar muestras de aguas residuales”, continúa. Una larga lista de usos potenciados por su tamaño y estabilidad: «Llegan a lugares donde los humanos no podrían ir y son muy seguros. Incluso pueden meterse en tuberías ».

A todas esas aplicaciones que ya tienen, Abel cree que se podrían sumar muchas más. “Una idea que vi hace mucho tiempo es que podrían usarse para mover un desfibrilador al lugar donde se necesita”, dice. Si esto se logra, estos pequeños dispositivos podrían incluso salvar vidas. Y, además de esta gran utilidad, acaso acaben sustituyendo motos y furgonetas de reparto: “Ya hay muchas empresas de mensajería trabajando en cómo adaptarlas para realizar sus envíos”.

Deberías leer:   Con un espectáculo innovador que contó con 400 drones, se presentó el nuevo Nissan Kicks

Quizás, dentro de poco, los veremos por nuestras ciudades con regularidad. Esto es lo que piensan, al menos en Dronasturias: «Estarán cada vez más normalizados, los veremos volar por nuestras calles de forma automatizada en los espacios aéreos reservados para ellos, entregando paquetes, realizando barricadas, manifestaciones … Ellos También servirá para el reconocimiento facial y los veremos volar en enjambres ”, agrega.

Para Dani Álvarez, de Play Drone, “las posibilidades son infinitas”. Tanto es así que tiene a sus espaldas numerosos servicios de muy diversa índole: “Turismo rural, eventos deportivos y bodas”. Aunque llama la atención, eso sí, son muchas las parejas que deciden contratar este servicio para escapar de los tradicionales álbumes de fotos. Mañana, habrá algunas parejas que también podrán recordar su boda a vista de pájaro.

Deberías leer:   Cómo grabar la pantalla en tu iPhone

Eso sí: para que los drones tengan futuro, se necesita un marco regulatorio estable que no se tambalee como ha sucedido hasta ahora. “Los cambios en las regulaciones son constantes y muy rápidos. Cada dos años hay que adaptarse a las novedades ”, explica Manuel Antonio Díaz, de Falcon Air Academy. Sabe de lo que está hablando porque, en sus aulas, se han formado muchos pilotos de drones, que desde 2014 empezaron a impartir este curso.

La nueva norma ha traído un cambio fundamental que ha hecho que España acate las mismas órdenes que el resto de Europa. «La nueva normativa es a nivel europeo, de tal forma que un piloto que se forma aquí se está formando en todos los países de nuestro continente. Hasta el año pasado nos regíamos por normas nacionales ”, explica Díaz.

Ahora, obliga a todos los que vuelan un dron a registrarse. Es decir, si el dispositivo pesa más de 250 gramos o tiene cámara y si su propietario es mayor de catorce años, debe estar registrado en la Agencia Estatal de Seguridad Aérea. Además, se requiere haber realizado un curso, “ya sea para uso profesional o recreativo”. No es así si el dron pesa menos de 250 gramos y es un juguete sin cámara.

Para Dronasturias, “hay que regular siempre, pero no solo en papel” y creen que es el momento de “informar a las fuerzas de seguridad del Estado de la normativa vigente para que sepan bien cómo proceder cuando vean a alguien volando en un dron”. . Deben aplicar las sanciones correspondientes si lo están haciendo ilegalmente ”, explican. Cualquiera puede ir al centro comercial de turno, comprar uno y empezar a usarlo sin ningún tipo de permiso o licencia, tirando precios y volando donde, normalmente, los profesionales los ven y quieren poder hacerlo ”.

Con el afán de un futuro estable, estas empresas saben que sus beneficios están más que comprobados y que, además, irán en aumento. Por ahora, solo queda que la sociedad deje de verlos como una novedad y acepte que ganarán más importancia con el paso del tiempo.

Quién sabe si recorrerán las ciudades de un futuro no muy lejano con la misma normalidad con la que ahora hacen motos, coches y furgonetas de reparto. Solo queda esperar. El tiempo dictará la sentencia.

- Advertisement -
- Advertisement -
ultimas noticias
Notas relacionadas
- Advertisement -