los indígenas cortan rutas y calles en medio del estado de excepción

El poderoso movimiento indígena de Ecuador cerró algunas calles y rutas y marchó en protesta contra la política económica del gobierno de Guillermo Lasso y en abierto desafío al estado de excepción que gobierna el país por la violencia del narcotráfico.

Hacia la mitad del día, informó el portavoz presidencial Carlos Jijón. la detención de 18 personas por bloquear carreteras en protestas que consideró de “baja intensidad”.

Con relativa calma el paro nacional contra la política económica y el aumento del precio del combustible arreglado por el presidente Lasso, en el poder desde mayo.

En Zumbahua, en el centro andino, los manifestantes cerraron el acceso a ese pueblo con piedras y llantas en llamas, según reporteros de AFP. Mujeres con poncho, picas y palos salieron a la carretera acompañadas de hombres que movieron grandes piedras para obstruir el tráfico.

Marcha en Quito contra Guillermo Lasso. Foto de Reuters

A pesar de la advertencia del gobierno de que evitaría bloqueos, no los accidentes se han informado oficialmente entre las fuerzas de seguridad y los manifestantes.

“Hemos hecho este llamado para rechazar todo lo que está imponiendo el gobierno nacional”, dijo a la AFP Julio César Pilalumbo, líder de Zumbahua, en los páramos de la provincia de Cotopaxi (centro) y con mayoría indígena.

Deberías leer:   misa en un estadio, mensaje de unidad y un hombre armado con un cuchillo

“Resistiremos y no cejaremos ante ninguna represión“añadió.

Leonidas Iza, presidente de la Confederación de Nacionalidades Indígenas (Conaie), convocó junto a otros sectores como trabajadores y estudiantes a la protesta que incluye una marcha en Quito el martes por la tarde, sobre la cual Jijón dijo que “La fuerza pública va a garantizar que se respete la ley y el orden”.

En la capital ecuatoriana, la policía acordonó la sede presidencial ante la convocatoria de los grupos de protesta a manifestarse en rechazo a las medidas económicas del gobierno conservador, que se instaló en mayo.

“El paro representa pérdidas económicas para las pequeñas empresas, que son el sustento de miles de familias y hogares ecuatorianos. Dile #NoAlParo, por la reactivación y prosperidad de todo el país ”, tuiteó el presidente Guillermo Lasso.

Conflicto

El malestar social regresó a un Ecuador sacudido por el repunte de los homicidios y masacres carcelarias, que este año deja mas de 2.000 muertos en este país de 17,7 millones de habitantes, también lastrado por la depresión económica provocada por la pandemia.

Deberías leer:   Brasil detectó los primeros dos casos de la variante Ómicron del coronavirus

Conaie, que en 2019 también lideró violentas manifestaciones contra la eliminación de los subsidios a los combustibles que dejó once muertos, rechaza los incrementos mensuales aplicados desde 2020.

El presidente decretó un nuevo precio por un galón de diésel, que subió a $ 1,90 frente a un dólar que costaba más que hace un año, y fijó el precio estándar de la gasolina en $ 2.55.

Al mismo tiempo anunció una congelación indefinida de esas tarifas, lo que no calmó el descontento popular.

“No tenemos dónde pagar, no hay trabajo para los jovenes que estaban preparados “, dijo a la AFP Fabiola Gualotuña, una maestra que vive en Zumbahua, que debe viajar a una comunidad vecina para impartir clases.

Ecuador, que exporta petróleo pero importa combustibles, enfrenta una crisis reflejada en una deuda externa de casi 46.000 millones de dólares (45% del PIB) y un déficit fiscal del 5% del PIB, además del 47% de pobreza y miseria, y el 28% de subempleo y desempleo.

Los indígenas, que participó en el derrocamiento de tres presidentes entre 1997 y 2005, exigen que el gobierno congele los precios en 1,50 dólares para el diésel y dos dólares para la gasolina regular.

Despliegue

Indígena, que representa el 7,4% de la población, se movilizan temprano a pesar del estado de emergencia que impera en el país desde el 19 de octubre.

Lazo ordenó el despliegue de militares en apoyo a la policía que combate las mafias de la droga, aunque no ha restringido derechos como el de reunión y protesta.

El mandatario, que también enfrenta investigaciones de la Fiscalía y el Congreso por su relación con el escándalo de Pandora Papers, que reveló paraísos fiscales para los poderosos, emitió una advertencia a los manifestantes.

“Vamos a desarrollar todo un dispositivo para evitar el cierre de carreteras, para que prevalezca la ley”, declaró este lunes. Las protestas apuntan a ser las mayores en su corto plazo.

En medio de la agitación, el gobierno presentará al Congreso controlado por la oposición reformas fiscales y laborales destinadas a reactivar la economía, pero que los sindicatos temen que hagan precario el mercado laboral.

Fuente: AFP y AP

PB