Los líderes de la iglesia de La Luz del Mundo acusados ​​de esclavitud sexual, trabajo forzado en demanda

Los líderes de la iglesia de La Luz del Mundo acusados ​​de esclavitud sexual, trabajo forzado en demanda


Cuando los líderes de la iglesia de La Luz del Mundo dijeron que necesitaban dinero, ella entregó todas sus ganancias.

Cuando querían sexo, ella les dio su cuerpo, a partir de los 9 años.

Y cuando querían que ella reclutara a otros niños para ser preparados para la esclavitud sexual, ella también lo hizo, dijo, hasta que el peso de todo, combinado con brutales palizas se repartió cuando se resistió, la llevó a intentar suicidarse y luego huyó del Iglesia en octubre de 2016.

Estas son las reclamaciones en una demanda federal presentada esta semana por el ex miembro Sochil Martin, de 33 años, contra la megaiglesia con sede en Guadalajara.

«Durante casi 22 años, fui hecho para trabajar, viajar, mentir y entregar mi cuerpo a una organización que me veía como nada más que una fuente de ganancias y placer sexual», dijo Martin.

Sus reclamos se producen en medio de un caso criminal que se presentó el año pasado y que acusa al líder de la iglesia, Naasón Joaquín García, de 50 años y otros, de trata de personas, producción de pornografía infantil, violación forzada de un menor y otros delitos mayores. Si bien los acusados ​​se declararon inocentes, el escándalo sacudió a la iglesia tanto en Estados Unidos como en México.

La Luz del Mundo, o Light of the World, es la iglesia evangélica más grande de México. Tiene sucursales en 50 países y cuenta con más de 5 millones de miembros.

Jack Freeman, un ministro que ha estado con la iglesia durante 28 años, dijo que «rechaza por completo» las acusaciones y cree que fueron programadas para interrumpir la Santa Cena de la organización. La celebración de esta semana, que describió como el mayor evento del año de la iglesia en Estados Unidos, atrajo a decenas de miles de fieles al Pomona Fairplex, dijo.

“No se trata de abuso. No se trata de esta fantástica historia que se le ocurrió «, dijo Freeman sobre la demanda. «Se trata de la atención y tratar de interferir con el evento sagrado que la iglesia está haciendo».

Sochil Martin, quien dijo que es una ex esclava sexual del líder de La Luz del Mundo, Naason Joaquin García, en una conferencia de prensa en el centro de Los Ángeles.

(Luis Sinco / Los Angeles Times)

Dijo que aquellos que han acusado a los funcionarios de la iglesia de mala conducta representan una pequeña fracción de su congregación global.

“Seguimos teniendo bautismos. Seguimos creciendo ”, dijo. “Entonces, está escuchando a un individuo, y tenemos más de 5 millones que testificarían de lo contrario que todo lo que ella dice es falso y que somos una iglesia de personas buenas, decentes y honorables con ministros que se preocupan y aman a sus miembros y un director que está guiando esta iglesia de una manera muy decente «.

Desde que los cargos fueron presentados por California Atty. General Xavier Becerra, los funcionarios de la iglesia han montado una defensa agresiva y pública de su líder.

Pero la demanda va más allá de las acusaciones en la denuncia penal, detallando lo que los abogados describen como una cultura institucionalizada de abuso y explotación que preparó a los miembros de la iglesia para entregar su dinero, trabajo y niños a los líderes de la iglesia, a quienes se les enseña a los miembros a considerar como mensajeros de Dios. en la tierra.

La demanda civil, que nombra a La Luz del Mundo, García y una docena de otros miembros de la iglesia de alto rango, busca daños por servidumbre involuntaria, trabajo forzado y no remunerado, tráfico de personas, crimen organizado y agresión sexual.

“Hay varias dimensiones en este caso. Es un caso de derechos humanos. Es un caso sobre el abuso sexual de niños «, dijo el abogado Josh Robbins, ex fiscal federal. “Pero también es un caso sobre crimen organizado. … Y ha estado sucediendo aquí mismo en nuestro patio trasero «.

Martin nació en Monterey Park y fue criado por su tía, un miembro destacado de La Luz del Mundo, quien la ofreció como sirvienta sexual al ex líder de la iglesia, Samuel Joaquín Flores, y luego a su sucesor e hijo, García, según la demanda. .

El padre de Flores fundó La Luz del Mundo en 1926, y él, Flores y García se convirtieron en líderes carismáticos de la iglesia de rápido crecimiento. Mientras servía como líder, cada hombre era considerado por los fieles como el apóstol de Jesucristo, infalible como Dios e incapaz de pecar. A los miembros se les enseña que solo pueden alcanzar la salvación adorando al apóstol, según la demanda.

A Martin se le enseñó por primera vez a realizar bailes eróticos para Flores a los 9 años; Los peluqueros le proporcionaron trajes reveladores y le enseñaron cómo y dónde quería que lo tocaran, dijo en la demanda.

A los 12 años, Martin regularmente realizaba bailes privados para Flores, y durante los siguientes cuatro años, ella dijo que lo servía regularmente en varios estados de desnudez. Como parte de su entrenamiento, ella y otros niños fueron obligados a memorizar pasajes bíblicos que, según sus peinados, explicaban por qué ser «amada» por Flores era un regalo de Dios, según la demanda.

Cuando cumplió 14 años, Martin tuvo que hacer pagos regulares a la iglesia. A los 16 años, comenzó a trabajar para la iglesia misma, produciendo segmentos para una estación de radio que eventualmente se convirtió en su división de medios y propaganda, según la demanda. Martin dijo que nunca recibió ninguna compensación, y la demanda estima que trabajó más de 30,000 horas sin pagar.

La expectativa de los miembros de la iglesia de proporcionar mano de obra gratuita y donar sus propiedades, incluidos los títulos de las propiedades inmobiliarias, es común, dijo.

«Para demasiados miembros de La Luz del Mundo, todo lo que tienen es tomado por La Luz del Mundo», dijo Martin. «Cada dólar que ganan va a La Luz del Mundo porque realmente creen que su dinero se usará para hacer la obra de Dios en la Tierra».

Pero Martin fue testigo de cómo los líderes de la iglesia financiaron estilos de vida lujosos a espaldas de sus seguidores, alega la demanda. Establece que García y los miembros de su familia usaron donaciones para comprar ropa de diseñador, arte costoso y propiedades multimillonarias, incluidas mansiones en Malibú y Palos Verdes y ranchos en Texas y Redlands que albergaban colecciones de animales exóticos, así como un museo privado de Autos antiguos restaurados.

En una ocasión, recordó Martin, se alentó a los miembros de la iglesia en el sur de California a donar a García las reliquias y joyas de oro que poseían. Las donaciones se fundieron y se utilizaron para pintar las molduras en una casa de Los Ángeles que había construido recientemente, según la demanda.

En diciembre de 2014, Flores murió y García se hizo cargo de la iglesia, asumiendo el título de apóstol. El abuso contra Martin se intensificó, según la demanda.

Para entonces, ella vivía en Ensenada con su esposo, un compañero con quien se había casado con la aprobación de la iglesia, y había dado a luz a una niña.

García la obligó a desarraigar su vida y viajar a Guadalajara durante meses, donde se convirtió en «completamente ilimitado en sus demandas sexuales», según la demanda.

También le asignó a Martin un nuevo rol como reclutador y preparador para su harén sexual infantil, según la demanda.

«Por el último año antes [I left the church], cuando estaba con Naasón, fue una pesadilla ”, dijo Martin. “Durante toda mi vida, fue un mal sueño. Solo lo estaba viviendo una y otra vez. Pero hacia el año pasado, acabo de ver y vivir tantas cosas «.

Según la demanda, García una vez le ordenó a Martin que realizara un acto sexual con un niño de 14 años, y cuando ella se negó, la golpeó hasta que perdió la sensación en la pierna derecha. Más tarde, Martin se enteró de que el niño se vio obligado a tener relaciones sexuales con otro peluquero, y luego con su madre, que García grabó en video. Ella dijo que cayó en una depresión profunda e intentó suicidarse lavando analgésicos con alcohol.

El esposo de Martin finalmente se preocupó tanto por su bienestar mental que comenzó a investigar su comportamiento y, en octubre de 2016, encontró intercambios explícitos de fotos y mensajes de texto con García en su teléfono, dijo.

«Él dijo:‘ Esto está muy mal. Todos ustedes están siendo utilizados, y esta no es una iglesia de Dios «, dijo.

Después de que la pareja huyó de la iglesia, Martin fue sometido a una campaña de intimidación y hostigamiento por parte de sus miembros que empeoró una vez que se dieron cuenta de que estaba trabajando con la policía en la investigación criminal de García, dijo.

Varias semanas después del arresto de García, dos personas entraron a su casa de Ensenada, se presentaron como investigadores privados contratados por el equipo de defensa criminal de García e hicieron comentarios vagamente amenazantes sobre sus planes de testificar, dice la demanda. Martin dijo que uno de ellos mostró una tarjeta de presentación de LAPD.

Aterrorizada, ella huyó a California.

Pero en diciembre, cuando se hospedaba con su familia en un hotel a largo plazo en el área de San Diego, un hombre a quien los miembros de la iglesia conocen como «el ejecutor» la siguió en un intento de intimidarla, según la demanda.

Martin se vio obligado a encontrar nuevos alojamientos. Ella sigue viviendo con miedo, dijo.

El abogado Jeff Anderson dijo que las acusaciones equivalen a «el peligro más grave» que su empresa ha enfrentado y enfatizó que Martin es probablemente una de las cientos de víctimas.

«Estamos aquí hoy parados con Sochil para hacer sonar la alarma y exponer la cultura y los depredadores que están activos mientras hablamos, no solo por tráfico … sino para silenciar a cualquiera que hable en contra de ellos», dijo.

Martin dijo que espera que inspire a otros que fueron abusados ​​a presentarse también.

«Lo que nos pasó no está bien», dijo, con voz temblorosa. “No es una bendición. No es de Dios. No está bien.»



Las ultimas noticias de California, editadas por los corresponsales en California. Si quieres sumarte no dudes en contactarnos.