Los separatistas catalanes allanan el camino para el futuro presupuesto “progresivo” de España – EURACTIV.com


El jueves (27 de febrero), el gobierno de coalición de izquierda español obtuvo su primer éxito político importante, después de que el Parlamento de Madrid aprobó el límite de gastos, un paso preliminar para aprobar el nuevo presupuesto para la legislatura de cuatro años, informa EuroEFE, socio de EURACTIV.

Con 168 votos a favor, 150 en contra y 19 abstenciones, el gobierno recibió luz verde para establecer las principales directrices del futuro presupuesto de España. Este instrumento financiero le da al ejecutivo la oportunidad de gastar € 6,000 millones adicionales (un desequilibrio fiscal del 1.8% del PIB de España) en 2020, en comparación con el 2.5% en 2019.

La decisión fue posible gracias a la abstención de la ERC (Esquerra Republicana de Catalunya, Izquierda Republicana de Cataluña), un partido separatista catalán.

La aprobación del límite presupuestario es el resultado más tangible de la reunión (el lunes 24) del primer ministro Pedro Sánchez y miembros clave de su gabinete con el presidente separatista catalán Quim Torra, para discutir la crisis entre el gobierno central y el gobierno regional ( Generalitat) dominada por fuerzas políticas separatistas que quieren separarse del resto de España.

Deberías leer:   Las protestas por los precios de la gasolina continúan en Kazajstán

Diálogo en el marco de la Constitución.

Torra y los partidos separatistas catalanes querían que la reunión fuera un ejemplo tangible de una nueva era de “diálogo político” entre Madrid y Cataluña, en, como lo describen, un camino hacia la futura “independencia” de Cataluña.

Sin embargo, el ejecutivo español hizo hincapié en que la “Mesa de Diálogo” no tiene ningún tipo de mandato de “negociación” y siempre permanecerá dentro de los límites legales de la Constitución española (1978), mientras fuerzas conservadoras encabezadas por el Partido Popular (PP) criticaron ferozmente la medida.

Sánchez reiteró el miércoles las principales “líneas rojas” y rechazó la opción de “autodeterminación” para Cataluña, informó EFE.

Después de tres horas de discusiones en el Palacio de la Moncloa (donde el ejecutivo español tiene su sede), ambas partes declararon en un comunicado de prensa que la reunión fue positiva y acordaron continuar sus contactos para abordar la “naturaleza política del conflicto”, y encontrar una “solución política” para ello.

Deberías leer:   Los ucranianos fijan la vista en el año nuevo, no en una nueva guerra

¿Una “cumbre estatal” Sánchez-Torra?

El líder del conservador Partido Popular (PP), Pablo Casado, dijo que la primera reunión de Sánchez-Torra tuvo la “aparición de una cumbre estatal”, debido a la presencia de varios ministros de los ejecutivos de Sánchez y Torra.

“Nunca aceptaremos una política de” hechos consumados “que vaya más allá del marco democrático (la Constitución española)”, enfatizó Casado, y culpó al gobierno por aceptar el “chantaje” de los separatistas catalanes.

Mientras tanto, el líder de Unidas Podemos y el ministro de Derechos Sociales, Pablo Iglesias, tuvo que cancelar su participación debido a una fuerte amigdalitis, informó EFE. Iglesias es uno de los defensores más destacados de establecer un “diálogo” permanente con Cataluña.

Según datos de una encuesta publicada en julio de 2019 por el “Centros de Estudios de Opinión” (CEO) de la Generalitat (el “barómetro catalán”) Alrededor del 44% de los catalanes están a favor de la independencia, en comparación con el 48,3% que están en contra. Esta es la cifra más baja de partidarios de la independencia en los últimos dos años, informó El País.

Deberías leer:   April Ashley, socialite londinense y pionera transgénero, muere a los 86 años

En un discurso en el Congreso español el lunes por la mañana, Sánchez defendió la necesidad de dialogar con Torra: “Esperemos que dé frutos para la necesaria reunión entre los catalanes”, subrayó.

Pero a pesar de la buena voluntad del Gobierno, Sánchez admitió que el diálogo entre Madrid y la Generalitat será “difícil, largo y complejo”.

Mientras tanto, Laura Borrás, portavoz de Junts per Catalunya en el Parlamento español, destacó que no habrá solución para la “crisis política” en Cataluña “sin urnas (elecciones)”, dijo, refiriéndose a la necesidad de un referéndum para decidir sobre la autodeterminación de Cataluña, una de las demandas clave de las fuerzas separatistas.

Según una encuesta en línea realizada por el diario catalán La Vanguardia, publicada el lunes, casi el 85% de los lectores piensan que la “Mesa de Diálogo” no producirá resultados concretos.

[Edited by Zoran Radosavljevic and Benjamin Fox]