Los Yankees no pueden seguir tomando los fines de semana libres

BOSTON – Los Yankees comienzan casi todos los lunes con martillos neumáticos golpeando sus cráneos. Sus resacas no son de fines de semana de juerga, sino de borracheras de vergüenza y arrepentimiento.

Volvió a suceder este fin de semana, en un Fenway Park festivo que acogió a multitudes desbordadas con una pizca de celebridades: el luchador retirado Ric Flair el viernes por la noche, el actor Jon Hamm el sábado por la noche y el comediante Will Ferrell el domingo por la tarde. Elija su analogía: los Yankees fueron aplastados en el ring, cayeron de un rascacielos, patearon desde la silla del presentador.

La última derrota fue la peor, una paliza de 9-2 por parte de los Medias Rojas el domingo que empujó a los Yankees al cuarto lugar en el Este de la Liga Americana. El abridor Gerrit Cole permitió un jonrón en el primer lanzamiento que lanzó, y siete entradas después, el relevista Brooks Kriske hizo lo mismo. Los Medias Rojas, que ocuparon el primer lugar, encajaron dos jonrones y muchos estragos en el medio.

Para los Yankees, fue el cuarto fin de semana en cinco sin una victoria. En fines de semana consecutivos fueron barridos en Detroit, barridos en casa por Boston y barridos (en dos partidos) en Filadelfia. Se llevaron dos de tres contra Oakland el fin de semana pasado, ayudados por un triple play que puso fin a la serie, antes de esto.

“Tenemos que encontrar una manera”, dijo el mánager de los Yankees, Aaron Boone. “La inconsistencia de dos pasos hacia adelante, venir aquí en una gran serie de fin de semana y dar un paso atrás gigante, esa inconsistencia nos ha definido hasta ahora, y tenemos que encontrar una manera de ser más consistentes. En última instancia, esperamos mucho más de nosotros mismos. Sé que la base de fans espera más “.

Deberías leer:   Bruce Kirby, que transformó la navegación con un 'Doodle', muere a los 92 años

Cole permitió seis carreras, su mejor nivel como Yankee, mientras Kiké Hernández, Rafael Devers y JD Martínez lo llevaron a lo profundo. Cole ha tenido dos inicios difíciles y tres fuertes desde que Major League Baseball anunció que castigaría a los jugadores por usar sustancias pegajosas para mejorar la velocidad de giro en sus lanzamientos. El domingo, Cole dijo que su ubicación no estaba correcta.

“Creo que todo el mundo era consciente de la importancia del juego”, dijo Cole. “Es una sensación bastante brutal decepcionar al equipo así”.

Por la forma en que los Yankees han bateado últimamente, el juego casi terminó después de la primera entrada de cuatro carreras de Boston. Los Yankees se abanicaron 13 veces el domingo y anotaron solo con un jonrón, una explosión de dos carreras en Lansdowne Street de Aaron Judge en la sexta.

En la siguiente entrada, cuando Judge llegó con las bases llenas y dos outs contra Garrett Whitlock, un ex labrador de los Yankees perdido en el draft de la Regla 5, saltó a la segunda posición. Muy a menudo por esta ofensa, es todo o nada.

“Tenemos que encontrar una manera de juntar algunas carreras”, dijo Zack Britton de los Yankees antes del juego. “Siempre hablas de ser capaz de ganar un juego de muchas formas diferentes, y creo que tenemos que volver a intentar hacer eso, tratar de luchar y agarrar cualquier victoria. Puede que no se vea bonito ese día; es posible que no conectes un jonrón, es posible que no estés haciendo nada loco, es posible que anotes por un error y que la defensa funcione. Tenemos que encontrar una forma diferente de ganar ahora mismo, y creo que podemos “.

Britton es un lanzador de relevo, se lastimó el tendón de la corva el viernes y fue colocado en la lista de lesionados, pero su punto resuena. Es asombroso que solo los Orioles de Baltimore y los Tigres de Detroit en reconstrucción hayan anotado menos carreras por juego que los Yankees, que tienen un promedio de 3.99. Los Medias Rojas tienen un promedio de 5.01. Se están imponiendo nuevamente después del fracaso en el mejor momento en la historia del béisbol.

Deberías leer:   El sueño olímpico de un corredor estaba en duda debido a su estatus DACA

Los Medias Rojas llegaron cojeando a un porcentaje de victorias de .400 la temporada pasada, obteniendo la cuarta opción general en el Draft de Jugador de Primer Año del próximo mes. Es su selección más alta desde 1967, y tal vez la usen en un futuro as como los diestros Jack Leiter o Kumar Rocker de Vanderbilt, una gran recompensa por dos meses de mal béisbol en una pandemia sin fanáticos para ver en persona. .

Los Yankees de 2020 tuvieron su resultado típico de las últimas dos décadas: una fuerte temporada regular que se disuelve en los playoffs. Con un récord de 40-37 ahora, es posible que ni siquiera lleguen tan lejos. Ahora que llega el punto medio del calendario de 162 juegos esta semana, al menos siete equipos de la Liga Americana tienen mejores registros que los Yankees.

“Estamos en la división más difícil del béisbol con algunos equipos realmente buenos que están por delante de nosotros en la clasificación”, dijo Boone. “Tenemos que salir adelante y tenemos que ser más consistentes y tenemos que mantener el pie en el acelerador, especialmente ahora que comenzamos una estadía en casa importante”.

Por supuesto, cuando pisa el acelerador mientras está atrapado en un agujero, todo lo que hace es girar las ruedas. Los Yankees están familiarizados con esa rutina: llegaron a Boston después de haber ganado siete de nueve juegos, y después de la barrida, su asignación se vuelve más difícil. Shohei Ohtani, finalmente en plena floración como estrella de dos vías, lanzará para los Angelinos de Los Ángeles el miércoles en el Bronx.

Deberías leer:   Greg Knapp, entrenador asistente de los Jets, muere a los 58 años

“Ese fue casi mi intercambio, porque me cambiaron aquí con dinero de bonificación por firmar internacionales, y sé que fue porque los Yankees realmente lo estaban presionando”, dijo Michael King, quien fue canjeado de Miami a los Yankees. con 250.000 dólares en 2017. “Hubiera sido lindo tener a ese tipo como compañero de equipo”.

King comenzará con los Yankees el lunes, esperando su primera victoria en el puesto. En nueve aperturas en su carrera, tiene marca de 0-4 con un promedio de carreras limpias de 6.82. Sin embargo, salvo un intercambio, King es la mejor opción de los Yankees en el puesto No. 5, con Corey Kluber probablemente fuera hasta septiembre por una lesión en el hombro, Luis Severino recuperándose de una cirugía de Tommy John y una distensión en la ingle y Deivi García luchando los menores.

Entre Cole y King en la rotación se encuentran Jameson Taillon, Domingo German y Jordan Montgomery, quienes se han combinado para lograr un récord de 9-11 con una efectividad de 4.47 en aproximadamente 220 entradas. Han lanzado, colectivamente, como un abridor No. 4 promedio.

Para ganar con ese tipo de rotación, debes golpear a los oponentes. Pero por ahora es al revés, y los Yankees parecen tener la mandíbula de cristal.