16.1 C
Usa River
domingo, mayo 16, 2021

Lucas Rodríguez, el primer argentino en ocupar un lugar en la NWSL, la liga de campeones del mundo

- Advertisement -
- Advertisement -

Por primera vez en la historia, la Liga Nacional de Fútbol Femenino (NWSL), la liga de fútbol femenino de campeones del mundo, tendrá un argentino en el equipo técnico de uno de tus clubes. Kansas City, franquicia en la que Mariana Larroquette romperá la ausencia que dejó Estefanía Banini tras dejar el fútbol en 2018, contrató Lucas rodríguez como analista de video y uno de los técnicos asistentes de Welshman, Huw Williams.

Lucas Rodríguez creció en la calle Concordia, en el límite entre Floresta y Villa Crespo. Creció jugando a la pelota en los patios de recreo de All Boys and the Park. Pero a los 14 años, cuando Argentina se vio sumida en la crisis política, económica y social más difícil de su historia, hizo una maleta, Se fue a Estados Unidos con sus padres y hermano y no regresó nuevamente..

Sin hablar inglés, se adaptó a un idioma desconocido y buscó dónde jugar al fútbol en un país que tenía una MLS recién nacida y aún tenía 20 años de desarrollo por delante antes de convertirse en uno de los mercados más interesantes de la época.

La pelota le ayudó a conseguir becas para estudiar y se convirtió en jugador profesional. A lo largo de su carrera, dividió los 12 meses del año entre la NASL, la segunda división y la Major League of Indoor Soccer, una forma de penetración del fútbol en ese país, donde fue campeón en 2014.

Hace unos meses, le sorprendió la Llamada al equipo de fútbol sala de EE. UU. que intentará clasificarse para el Mundial de Lituania en mayo. Se enorgullecía de representar al país que le ofrecía un futuro, donde conoció a su esposa y donde nacieron su hijo de 6 años y su hija de 4, pero a los 35 prefirió colgar las botas y comenzar su carrera. carrera al otro lado de la línea limón.

“Siempre me intrigó el tema de ser entrenador. Y hablando futbolísticamente, Estaba listo para retirarme cuando tenga esa oportunidad en Kansas City ”, reconoce en un porteño que no ha perdido a lo largo de los años en Portland, donde Kansas City debutó en la Challenge Cup, torneo que marca el inicio de una temporada regular que arrancará en mayo. .

“Para ser honesto, llevo mucho tiempo siguiendo la Liga porque tengo mucha gente conocida que trabajaba allí, por ejemplo, el actual entrenador del equipo femenino (Vlatko Andonovski) era mi entrenador. Y siempre intenté dirigir a la gente, hice varias licencias. Entonces, cuando el maestro (Huw Williams) me ofreció la oportunidad, no lo pensé dos veces, es un nivel muy alto y no pude decirle que no. Me retiré para hacer esto. Aunque me acababa de retirar del fútbol cuando me invitaron a la selección de fútbol sala de Estados Unidos ”, comenta.

-¿Cómo fue ese momento?

-Fui a una de las convocatorias, me mantuvieron informado y me amaron porque se están preparando para el Mundial de Lituania. Ya estaba involucrado en el grupo. Pero tuve que llamar al maestro y decirle que no podría hacer eso. Me dolía el alma porque era una oportunidad que quería tener desde hace mucho tiempo y me gusta mucho el fútbol sala porque lo había jugado en Argentina.

-No parece una decisión fácil

– A veces empiezo a pensar que Vine con una maleta y de repente estamos hablando de que nos inviten a un equipo de fútbol sala, increíble. Pero algo que aprendí en los años que llevo aquí es mejorar y seguir adelante. Si tengo que retirarme porque este puesto me puede dar más experiencia y una mejor carrera o embarcarme en algo nuevo que puede mejorar, no lo pienso dos veces. Dejo de jugar al fútbol y no es fácil, pero hoy es mejor y hay que meterlo en eso.

-Kansas City es uno de los nuevos equipos de la NWSL junto al Racing Louisville, pero tiene una tradición en el fútbol femenino. ¿Cuál es el punto de?

-La ciudad ya tenía un equipo femenino y lo hizo muy bien. Jugaron cuatro temporadas fueron campeones dos veces seguidas… La presión está ahí. Además de la historia, quedan algunos de los que estuvieron involucrados en ese equipo. Entonces, una de las cosas que tenemos en mente es que debes hacer las cosas de la mejor manera posible, porque la gente es muy competitiva. En los Estados Unidos, Kansas City es considerada una de las ciudades más futbolísticas del país.. Pero, aunque la presión está un poco ahí y tenemos que salir para ganar todos los partidos, somos conscientes de que es un equipo nuevo y un proyecto que puede llevar un tiempo.

– Entre los nuevos futbolistas se encuentra Mariana Larroquette. ¿Cómo va tu adaptación?

-Mariana es la única latina por ahora. Algunas chicas hablan un poco de español, pero básicamente la profesora Natalia (Astrain), que es española, y yo, que estamos en el cuerpo técnico, ayudamos un poco con el idioma. Pero ella tiene una personalidad muy divertida, los busca, no es para esconderse y decir “No entiendo, no hablo”. Si la ves, parece que entiende. Tiene una personalidad realmente genial, encaja bien con el grupo, la veo bien en términos de integración en el grupo. En cuanto a la competición no es fácil, porque la velocidad de juego y el físico en esta liga son claves importantes. Es una lucha constante adaptarse a ese ritmo.

-Me imagino que como argentinos comparten el hábito del mate.

-Yo vine aquí chico pero tratamos de mantener todas las costumbres y beber chimarrão todos los días. Lo nuevo para mí es este gran amigo, el arte de “la montañita”, “el pozo”, estas cosas. Le expliqué a Mariana que nunca había hecho eso. Tenía compañeros con mi abuela o mis padres en una taza, una lámpara, agua y adiós. Pero ahora me está enseñando a aparearme con el pozo, que ahora se puede tocar la lámpara … Ahora estoy aprendiendo esto.

Deberías leer:   Chicago publica imágenes dramáticas de agente armado para adolescente latina de 13 años

-Saliste hace 20 años, vestías la camiseta de un equipo americano, ¿todavía te sientes argentino?

-Sí, Siempre me sentí argentino porque crecí allí hasta los 14 años. Lo que pasa es que cuando me invitan al equipo de fútbol sala para ser honesto, y también cuando me hago ciudadano, tengo que agradecer a este país. Porque me dio oportunidades y porque tengo a mis hijos, que son estadounidenses. Si vienes aquí y no te adaptas o quieres aislarte de la cultura, te costará diez veces más. Porque la idea no es aislarte porque eres del otro lado, al contrario: yo soy argentino, la gente sabe y entiende. Pero cuando tengo que representar a Estados Unidos, lo hago con orgullo también porque me lo dio todo.

Deberías leer:   Paris Saint Germain - Manchester City, por la Champions League: horario, TV y formaciones

-¿Te imaginaste alguna vez cómo sería tu vida si te hubieras quedado en Buenos Aires?

-Ya hablamos con mi padre, pero hay tantos chicos que juegan bien en Argentina, no podría decir que si me quedaba me pasaría a mí. Después de todos estos años, no me quejo porque hoy, de adulta, pienso en el esfuerzo que tuvieron que hacer para irse a otro país con una maleta. No cualquiera. Mucha gente fracasa. En ese sentido, mis padres son héroes, No sé si podría hacer tal cosa. Sí, amigos, fútbol, ​​falta mucho, pero no me puedo quejar.

-¿Por qué no volviste nunca?

-Durante muchos años no pudimos irnos. Cuando teníamos la residencia, sí, pero No tenia dinero para volver. Y cuando lo hice porque jugaba al fútbol, ​​no pude volver porque no tenía tiempo. Y luego los niños se enamoraron de mí, ¿ahora cómo lo hago? Lo que antes era un boleto, ahora son cuatro, porque mi esposa conoció Argentina en un programa de intercambio en la universidad, le encantó y quiere volver. Pero el deseo de ir y venir existe porque tengo muchos primos y tíos. La verdad es que es difícil, ves, explicar por qué parece que uno no quiere ir o no hace un esfuerzo. Mis padres fueron dos o tres veces. regresaron, lamentablemente, cuando mis abuelos no estaban bien o fallecieron. Un día será mi turno de volver a mí. Una de las cosas con las que a veces sueño es volver a la calle Concordia, donde crecí. Digamos que jugué al fútbol en esa calle, que fui al quiosco aquí, en la escuela allá. Y sin mencionar la comida. Esto me tocará.

Crecer en la ciudad “más futbolística” de Estados Unidos

Lucas Rodríguez tenía 14 años cuando se instaló con su familia en Kansas. Había dejado el Instituto Santa Rita en Buenos Aires y tenía que continuar el bachillerato en Estados Unidos. “Nos costó caro. ¡No sabíamos inglés!”, Confiesa.

“Gracias a Dios, las escuelas tienen un programa para niños internacionales que no hablan bien el idioma. Vas a la escuela todos los días como los demás chicos, pero si son las ocho, seis van a clase de inglés y dos van al gimnasio con otros, por ejemplo. Cuanto más aprendes, más te dejan ir a las otras clases hasta que te dejan y tomas las clases normales ”, explica.

Acostumbrado a la vida de club y a entrenar cinco o seis veces por semana, Lucas encontró una realidad diferente: no había poder en lo que llamaban allí. fútbol. “Mi padre registró, registró y registró. Y, para ser honesto con ustedes, en ese momento como el fútbol no se desarrolló, sentí que estaba un pie por delante de los demás porque venía de entrenar en Boca y no había tal nivel aquí en Kansas City. Esto me estaba ayudando a competir regionalmente, te llevan en avión, te hacen jugar contra un equipo sub-16, en el bachillerato puedes jugar al fútbol y representar a tu colegio ”, recuerda al principio.

“Para jugar al fútbol, ​​aquí te envían los famosos bolsos. Me enviaron de todas partes. Pero terminé yendo a una escuela secundaria en Kansas y me quedé con mis padres hasta que me gradué. Fui a la escuela a jugar, se ve un poco feo, pero pasa mucho aquí.. Podría haber sido médico, pero en ese momento me enfocaba en el fútbol ”, lamenta. Y luego fui a jugar en la NASL, que era como la segunda división aquí. Jugué en Minnesota, el club que actualmente está en la MLS. Y cuando terminó la gran temporada en canchas, se fue a la temporada bajo techo, que tenía un equipo en Kansas. Todo profesional. Algunas reciben más que otras, pero eso sí, eran ligas profesionales: Minnesota United, Portland Timbers, Montreal Impact, todas estaban en esa liga. “

-¿En qué se diferenciaba de la poderosa MLS ahora?

-Fue muy diferente porque ahora los equipos de la MLS tienen gimnasio, entrenan todos los días en lugares con estructura de equipo profesional. Es incomparable cuando llegué. Además, cuando estuve un tiempo en el bachillerato me invitaron a entrenar con First, algo que pasaría si tuvieras un buen nivel porque el club no tenía inferiores. Ahora los chicos que rompen juegan en sub 14 o sub 15 del club.

-Y en cuanto al fútbol femenino, ¿por qué crees que creció tanto o más que el masculino?

-Una de las grandes diferencias que tenía Estados Unidos con respecto a los demás es que las chicas se interesaban por el mismo deporte y tenían la misma edad que los chicos. Aquí empiezan a jugar a los 4 años. ¿Y que pasa? Se empieza a detectar talento. Cuando estás en la secundaria, tocas para 3.000 o 5.000 personas y cuando van a la universidad tienen más gente. Antes de ser profesionales jugaban con diez mil personas en la cancha, viajaban, estaban en un lugar con una infraestructura que lo tiene todo. Está estructurado de tal manera que usted es profesional antes que usted.

Noticia de Argentina

- Advertisement -
- Advertisement -
ultimas noticias
Notas relacionadas
- Advertisement -